opinión

¡Chau María Martha! Yo enterré tus cassettes

Los medios que crucificaron a la cantante melódica que falleció en Miami, ahora ensayan una sentida despedida. Serra Lima dejó un tendal de declaraciones reaccionarias, homofóbicas y polémicas. La anécdota de un niño que sepultó sus cassettes.

¡Chau María Martha! Yo enterré tus cassettes

María Martha Serra Lima, la diva de la canción romántica argentina, falleció esta jueves a los 72 años en un hospital de Miami. Además de las dolencias lumbares y en las piernas, que la cantante venía sufriendo desde hace años, hoy Horacio Pérez Ugidos, exmarido y representante de la artista difundió a través de un comunicado, sin dar mayores precisiones, su "agradecimiento a Dios por evitarle sufrir con una enfermedad que apareció cuando nadie lo esperaba".

En estos últimos días, Serra Lima fue sometida a dos intervenciones quirúrgicas por su problema en la espina dorsal, que la mantenía con enormes dificultades para poder caminar. "Dichas cirugías han sido un éxito gracias a Dios, a la fortaleza de la Sra. María Martha, del apoyo y acompañamiento incondicional de toda la gente que la quiere y conoce. Ahora requiere de una rehabilitación importante, por lo que estará fuera de los escenarios por un término prudencial de tiempo, que lo determinarán los médicos intervinientes", rezaba el comunicado de anoche. Sin embargo, la cantante no logró sobrellevar las operaciones, y en horas de la mañana se conoció la noticia de su fallecimiento.

Más allá de que gran parte de la comunidad artística extendió su pesar a través de las redes, los programas de televisión, esos mismos que atacaron a María Martha en estos últimos tiempos por sus estridentes declaraciones, obviaron el tendal de polémicas opiniones ; para sumarse a una sentida y un tanto hipócrita despedida.

Desde lo artístico, obviamente María Martha Serra Lima construyó una carrera con varios éxitos a lo largo de cuatro décadas, siempre sostenida por versiones de clásicos, o bien apoyada en el talento de grandes compositores de la canción romántica. Con una voz tan personal como prodigiosa, conquistó una enorme popularidad, sin la necesidad de contar con la característica figura esbelta de toda estrella masiva.

Por fuera de lo artístico, y más allá de que cada cual es libre de decir lo que piensa, como figura pública Serra Lima no demostró prudencia ni filtro alguno, cuando lanzó durante este último año algunas declaraciones que la pusieron en el ojo de la tormenta mediática. Políticamente incorrecta, y en pleno momento en que durante 2016 se debatía el tema de la "justicia por mano propia", la cantante expresó en el programa Intrusos, su firme defensa hacia un tema sensible e inaplicable en el marco del cuestionado funcionamiento de la Justicia en nuestro pais, como el de la pena de muerte. Tal vez por tantos años residiendo en Miami, la estrella no recapacitó que tal como están las cosas en Argentina, sería más probable que le den pena de muerte a alguien que hurtó un producto en un supermercado, que a un homicida que cometió un crimen con alevosía.

"Me da una tristeza horrible pensar que en este momento el negocio más grande es hacer cárceles. Es el negocio del siglo. Porque si van a ir presas las personas que están siendo juzgadas, las cárceles no van a alcanzar. También por eso soy amiga de la pena de muerte", enunció sin reparo alguno Serra Lima. Para luego rematar: "No es solamente porque no hay lugar, sino porque realmente están manteniendo a una persona, y ¡carísimo! Me encanta que (los presos) tengan mejoras, que se diviertan, que hagan ejercicios, que tomen aire. Pero una persona que mata con violencia, tiene que morir. Porque sobra".

Luego, ratificó su postura sobre el punzante tema en el programa Intratables:

Un par de meses después, invitada al programa Debo decir, conducido por Luis Novaresio, la cantante esgrimió un anacrónico punto de vista sobre la homosexualidad, despachándose, frente a la mirada atónita de invitados como Jey Mammón, con expresiones como: "Ver dos chicas o dos hombres besándose apasionadamente en un café, a mí no me gusta. Me choca que estén mostrándolo adelante de la gente".

Las reacciones en contra no tardaron en llegar, y a través de Twitter el corredor Marcos Di Palma replicó: "Con todo respeto, si la señora María Martha Serra Lima dijo eso: ¡Andá a la re p... madre que te parió! Impresentable! Mejor escondete vos en EEUU". En tanto que el periodista y escritor Osvaldo Bazán fue más ácido y disparó: "La entiendo a María Martha Serra Lima. Me resultaría muy desagradable verla a los besos con lo que fuere".   

Más allá de la opinión de María Martha con respecto al mundo gay, resultó profundamente contradictorio que un ícono, que seguramente generó gran devoción en todo un sector de fans homosexuales de su generación, haya pasado por alto tamaño detalle. Es como si repentinamente, figuras emblemáticas de la comunidad gay, por ejemplo Valeria Lynch o Madonna, renegaran de esos seguidores que incondicionalmente han seguido fielmente toda su trayectoria.

Para completar el paso en falso, Serra Lima ensayó una pantanosa disculpa, esgrimiendo: No he sido homofóbica. La mayoría de mis amigos son gays, hombres, ¿no? Mi hermano murió de sida, era gay y lo amaba. La gente que me llevó al éxito cuando empecé fueron todos los amigos de mi hermano Alejandro, que eran mis amigos y lo siguen siendo". Días después el periodista Gustavo Pecoraro, destruyó a Serra Lima desde las redes sociales, al hablar de la "penosa situación espantosa sufrida por Alejandro Serra Lima a causa del abandono al que lo sometió su hermana".

Para coronar su derrotero "anti todo", María Martha a comienzos de este año despotricó por la movilización que se realizó en el Obelisco contra el machismo y en reclamo de la soberanía de los cuerpos. ""El 'Tetazo' me pareció espantoso, no cualquiera puede mostrar el pecho porque no todos son lindos", derrapó la cantante en un programa de La Once Diez/Radio de la Ciudad. También este año, Serra Lima removió el avispero en Desayuno Americano al referirse a un sector social como "negritos cabeza". "Lo de negritos cabeza lo dije porque relaté algo que me dijo un chofer mío, que me llevaba y que estaba aterrorizado porque temía que nos robaran a nosotros, eran dos muchachos tocando timbre en una casa a la 1 de la mañana", practicó la cantante a modo de descargo. Para luego redoblar la apuesta con: "yo no uso ese término, yo digo negro por ahí, pero no negro cabeza".

Más allá del imparable desfile de declaraciones, distantes de la sensibilidad que ha caracterizado a tantos artistas a la hora de comprender el mundo, en la mayoría de los programas de la tarde, esos que hicieron dulce con las impactantes declaraciones de la fallecida cantante, jugaron la carta "políticamente correcta" a la hora de su despedida. Se entiende que María Martha dejó un legado de éxitos y tocó la fibra emocional de multitudes con sus canciones. Sin dudas, quedará en la memoria de su familia y de legiones de fanáticos en el mundo. 

Pero también estamos los que preferimos una despedida "políticamente incorrecta". Cuando yo era un niño, en casa sonaban tanto los cassettes de José Luis Perales y María Martha Serra Lima, que en un momento en que mis padres decidieron transformar el jardín en patio y cochera, practiqué una travesura infantil, que consistió en enterrar dichas cintas bajo aquel césped luego devenido en espacio embaldosado. Creo que nunca más volví a esuchar a María Martha, al menos hasta hoy, cuando un eco de esos que quedan marcados a fuego, trajo una canción. 

María martha serra lima sentir cassette

Mi vida es cantar estaba en el cassette Sentir, una de aquellas cintas que quedó bajo las baldosas. Si mi memoria emotiva no falla, es la canción que sonó épicamente en mi sistema sensorial hasta que terminé de acomodar el pastito. "Porque cantar y cantar, es mi forma de vivir y de soñar. Aunque me cueste disfrazar este dolor. Quiero cantar, aunque tenga que olvidar mi gran amor. Así es mi vida, del principio hasta el final. ¡Hasta el final!", cantaba atronadoramente María Martha Serra Lima sobre el cierre de ese himno romántico de resistencia. Sin dudas, voy a recordarla tanto por la innegable emoción que me produjo esa canción, como por la travesura de haber sepultado sus cassettes, y también por todo lo que ella dijo durante su último año de vida. ¡Chau María Martha!

Opiniones (0)
25 de noviembre de 2017 | 07:38
1
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 07:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia