L. Manson

Mendoza, la reina del show que empieza impuntual

Recitales que comienzan una hora después de lo pautado, falencias en las salas, y por sobre todo: la eterna impuntualidad del público mendocino. Las aristas de un fenómeno difícil de erradicar.

Mendoza, la reina del show que empieza impuntual

El lunes de la semana pasada, el talentoso y multipremiado Gustavo Santaolalla, ofreció un show frente a un repleto auditorio Ángel Bustelo. El periodista de espectáculos de MDZ Online Gonzalo Arroyo, hizo una exhaustiva cobertura de este recital, que se extendió durante 2 horas y media, repasando 29 creaciones de la extensa trayectoria del artista argentino que conquistó un merecido triunfo internacional.

Más allá de la calidad de este concierto en vivo, que consta en las elogiosas palabras de Arroyo, que fueron replicadas y agradecidas por el mismísimo Santaolalla, hubo un detalle a destacar en este aclamado evento: el show comenzó pasadas las 22:20, cuando estaba anunciado y programado a las 21:30. Es decir, casi una hora de demora para dar inicio a un recital de larga duración en pleno comienzo de semana. Gustavo Santaolalla y sus músicos bajaron del escenario, ovacionados por el público cerca de la 1 de la mañana. Más allá de la felicidad y el disfrute incomparable que produce ver a tamaño artista en escena, es de suponer que a más de un espectador le habrá costado madrugar a las 6 o 7 para ir a su trabajo.

Gustavo Santaolalla

Hablando con mi co equiper Arroyo, y con tantas otras personas que fueron al recital, se repitió el mismo latiguillo: el público mendocino que llega sobre la hora, o mejor dicho después de hora. Santaolalla ha ofrecido miles de shows alrededor del planeta a lo largo de su carrera, obviamente el retraso de su presentación en Mendoza, no respondió a ningún tipo de falta de oficio o profesionalismo. La pronunciada demora se produjo por la habitual impuntualidad del público mendocino, y su caprichosa voluntad de dar vuelta los roles. Pareciera que en nuestra provincia, la estrella fuera el espectador y no el artista que se presenta en escena. Por lo tanto, en muchas ocasiones, el espectáculo comienza cuando el público/estrella se digna a depositar su culo sobre la butaca.

Las orquestas, las únicas que marcan el tiempo

En términos generales, las únicas propuestas que comienzan con rigurosidad horaria en Mendoza, son las que ofrecen la Orquesta Sinfónica de la UNCuyo en la Nave Universitaria y la Orquesta Filarmónica de Mendoza en el Teatro Independencia.

Orquesta sinfónica uncuyo

Es conocida la tradición que existe a nivel mundial de que los conciertos sinfónicos empiecen a horario. Por lo tanto, todo espectador remolón, sabe que llegar tarde a una de estas veladas, implica perder la primera parte del programa y quedar esperando el segundo tramo del programa en el hall, como aquel niño que hizo algo impertinente y la señorita de la escuela lo mandó al rincón del aula.

Las bandas locales, dueñas de la corona de la impuntualidad

Si hay un planchón que cuenta con honrosas excepciones, es la larguísima demora de las bandas locales antes de hacer sonar el primer acorde. Las previas más extendidas se producen habitualmente en recitales de rock y toda variante de expresión musical indie, en donde si bien es parte del ritual una cervecita helada, o el encuentro con esos amigos que también son motivo de celebración; el retraso en el inicio de varios de estos shows puede llegar a rondar entre una y dos horas. Hay que decir que este círculo vicioso del inicio tardío, ha sido labrado entre músicos y público: las bandas demoran el comienzo del toque hasta que llegue más gente, y a su vez los espectadores como saben que el evento no empezará a horario, llegan relajadamente tarde. En cambio, los festivales en los que tocan varias bandas, por una cuestión de grilla y extensión, tienden a tener un poco más ajustado el tema horario. A su vez, las demoras son menos pronunciadas cuando los conciertos se presentan en espacios institucionales como el Le Parc o la Nave Cultural. En los pocos bares que sobreviven con habilitación para shows en vivo, podés llegar a palmar una siestita pre show sobre las sillas, empachado tras una suculenta picada.

El teatro mendocino, una conquista horaria que merece el aplauso

Hace poco más de una década, era bastante habitual que los telones de las salas locales se abrieran con notoria tardanza. A la tradición de la impuntualidad del público mendocino, se sumaba la espera de los elencos por el milagro de que llegaran más espectadores. Lo cierto es que a puro motor de una diversidad de propuestas, y de un creciente caudal de público que se ha dispuesto a incursionar en la oferta teatral de nuestras tablas. Hoy, una obra local empieza más a horario que cualquier montaje comercial llegado de la porteña calle Corrientes.

En estos últimos años, crece además la tendencia de incorporar funciones, que comienzan a punto o con apenas unos 10 minutos de retraso, en días como martes o miércoles. El público ha respondido favorablemente, y hoy es posible ver una sala llena no sólo durante el fin de semana.

Oración portada

El cine y la sabrosa trampita de los trailers

En cuanto a las salas de cine en los complejos comerciales, al igual que en todo el mundo, las funciones están indicadas en diversos horarios, pero es sabido que la película que uno va a ver comenzará unos 15 minutos después de la hora programada. De esta manera, aquellos que no estén interesados en ver los avances de los próximos estrenos, saben que cuentan con ese margen para llegar a su butaca a tiempo. Para la mayoría del público, ver los trailers con balde de pochoclo en mano, es ya de por sí una parte de la propuesta.

Sala de cine

No sólo de espectadores rezagados se trata la demora

También es muy justo decir que en varias ocasiones, los espectáculos comienzan tarde, o bien el espectador ingresa cuando ya ha iniciado la función, por falencias de las salas comerciales o espacios culturales, que van de la escasez de boleteros o fallas en los sistemas de venta online; hasta las pocas bocas de ingreso en recintos con gran capacidad.

El camino hacia el comienzo de un show disfrutable

Cuando la pasamos bien en un espectáculo, y salimos plenamente eufóricos por la propuesta que nos han brindado, muchas veces olvidamos el pequeño o extendido calvario previo al comienzo del show. El desafío de artistas, productores y público, podría ser el de generar un saludable cambio en Mendoza, para que la experiencia de asistir a un espectáculo sea disfrutable, desde el mismísimo momento en que salimos de casa.

Opiniones (3)
25 de noviembre de 2017 | 07:43
4
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 07:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es por eso que Mendoza no deja de ser una aldea o un pueblito con gente muy careta y con una aristocracia que ya no tiene ni títulos ni méritos. Ojalá empecemos a madurar y sepamos que estar en el primer mundo no es solo andar en un auto de alta gama, sino elevar le ética y la cultura.
    3
  2. El 18 de octubre fui a ver a Ian Anderson al Arena Maipu y y empezó exactamente a als 21,30 que era la hora anunciada.
    2
  3. Mendoza Impuntual??? nooooo, debe ser una joda...........
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia