En foco

Poder sin freno: para qué quiere ampliar la Corte Cornejo

El Gobernador preparó el terreno para la medida más osada de los últimos tiempos. ¿Podría ser la puerta de entrada a otros cambios?

Lo había advertido, aunque con señales y no con detalles. A diferencia de sus antecesores, Alfredo Cornejo buscaría, tras las elecciones, mantener la iniciativa y no ser un espectador de la realidad. Con el impulso que él cree que le dio el resultado electoral, Cornejo encaró la maniobra política más osada de los últimos años intentando intervenir en el corazón de otro poder del Estado. Aumentar la cantidad de jueces de la Suprema Corte para llevarlos a 9 cambiará las relaciones de poder en el máximo tribunal. Las repercusiones serían inmediatas y con efectos políticos más que de gestión.

Cornejo, como lo hace con todo, tenía la decisión tomada y primero sembró el camino en la opinión pública con duros cuestionamientos al funcionamiento de propia Corte. La base estaba, pues el Poder Judicial se ha ganado la antipatía social por mérito propio y también por exageraciones impulsadas con algún interés particular. Antecedentes no faltan: es la misma Corte que tardó 10 años en fallar por la Constitucionalidad de la ley 7722; la que pospone decisiones para después de las elecciones, la que falló dictando la ilegalidad del ejercicio en el cargo de un grupo de legisladores y concejales luego de que terminaron el mandato y que tiene "freezadas" decisiones clave sobre el uso del agua, las tensiones con empresas de servicios y otros temas de orden público. 

La falta de autocrítica del Poder Judicial, que mantiene su idea de "Palacio" blindado y se resiste a la mirada externa, al control ciudadano y a rendir cuentas, le ha generado también vulnerabilidad política. La "familia judicial" actúa como tal: se protege a sí misma basada en lazos que parecen más afectivos que racionales; más corporativos que institucionales.

El titular del Poder Ejecutivo aprovecha esa coyuntura para intervenir.

Mimar a los enemigos

La estrategia que el Gobernador tuvo hacia el Poder Judicial fue distinta a la de sus antecesores y, hay que decirlo, tuvo éxito. Le asignó recursos, no se peleó por los sueldos y les pagó en término. Su intervención vino por otro lado. Ejecutó un plan de reformas estructurales que tuvieron como eje el área penal. A Cornejo le hubiera encantado tener la chance de que ese paquete incluyera la renovación de las segundas y terceras líneas de los juzgados, tarea en la que se le adelantaron Celso Jaque y Francisco Pérez, quienes gracias a las jubilaciones de privilegio fueron los que renovaron el staff del Poder Judicial.

En el Ejecutivo analizaban como alternativa "acompañar" al presidente de la Corte, Pedro Llorente, a su jubilación, tal como hicieron con el procurador Rodolfo González. Y no sería el único al que presionarían para su retiro. Así y todo, no le alcanzarían los votos. 

La saturación de la Corte es real porque la estructura legal de Mendoza tiene pocos filtros para la llegada de causas al cuarto piso de tribunales. Pero hay quienes creen que con una reorganización interna y mejor gestión podría solucionarse sin tener que acudir a la ampliación. De hecho entienden a los argumentos del proyecto reformista del Gobierno como una sobreactuación.

Hay una paradoja. Cuando Cornejo asumió, cuestionó duramente la visión de la Corte por el pedido de restricción a las prisiones preventivas. Ahora usa el mismo argumento de ese tribunal para nombrar más jueces, pues aseguran que Mendoza podría ser sancionado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la demora de la Corte en resolver las causas penales donde hay detenidos con prisión preventiva.

Versión taquigráfica

La propuesta de reforma de la Corte parece ir en contramano a lo pregonado por el radicalismo durante décadas, posición que ha quedado escrita, grabada y registrada en distintas plataformas. "Saludamos la decisión en orden a la calidad institucional de la Argentina". Con esa frase cerraba en el Congreso el debate para reformar la ley 23.774. Quien la dijo es Mario Negri, que hoy es presidente del bloque de Cambiemos en el Congreso y que hace justo 11 años apoyaba con su voto y el de todos los radicales la composición de la Corte Suprema; pero en la dirección contraria a lo que intenta Cornejo: la achicaron de 9 a 5 miembros. Antes, había sido otro aliado del Gobernador el que argumentaba de la misma manera en el Senado. Ernesto Sanz fue el que cerró el debate como jefe del bloque opositor, apoyando la propuesta de Cristina Fernández de Kirchner para achica la Corte.

Claro que el cambio de criterio de los dirigentes de ese partido es común. Sentado al lado de Sanz estaba Gerardo Morales, quien ahora como Gobernador de Jujuy primereó al propio Cornejo: también llegó a 9 los integrantes de la Corte y nombró en esos cargos a fieles alfiles políticos suyos.

Cornejo era legislador cuando comenzó ese debate y formaba parte del bloque oficialista K que impulsaba la reforma antimenemista.

El anuncio generó apoyos obligados en el oficialismo; como ocurrió con los intendentes más fieles a Cornejo. Otros tienen dudas, pero por ahora no se animan a hacer pública su opinión. Mientras, el Gobernador avanza sin negociar previamente, aunque se trata de un tema institucional trascendente. Igualmente hay también argumentos más sólidos para defender la ampliación del Tribunal, como la división en salas. "No necesariamente ampliar la Corte es malo. Hay países y provincias con Tribunales mucho más amplios y que tienen total independencia. La clave es que haya responsabilidades distribuidas, más agilidad y toma de decisiones", explicó uno de los defensores. 

¿Una puerta de entrada a la reelección?

La ampliación de la Suprema Corte tendrá una repercusión enorme en la vida institucional de Mendoza y hasta ahora el tema ha tomado poca dimensión. Quienes se oponen y conocen del movimiento en Tribunales tensan la cuerda hacia algunos extremos para darle marco a la importancia del tema ¿No será parte de una estrategia para buscar un objetivo político, como puede ser la reelección? 

Parece exagerado, pero no imposible. Después de todo es la propia Corte la que podría revisar sus fallos y rever intentos de reforma. Así, analizan, podrían pedirle al Tribunal de 9 miembros que revise el fallo Kemelmajer que impuso cuál es la mayoría necesaria para considerar aprobada una reforma Constitucional y dar por aprobado algún referéndum ya votado. La restricción a la reelección de los intendentes (aprobada por mayoría de los votantes) podría ser el primer paso y por qué no la reinterpretación del artículo 223; o la reforma votada en 2001. También podría pedirle a la misma Corte una interpretación del artículo 14 de la Constitución para buscar que los fiscales sean quienes autoricen los allanamientos, una idea que Cornejo tiene desde que asumió en el cargo.

La tensión interna en la Corte y más entre ese tribunal y el Gobierno existe y parece una guerra declarada. No es casual que Cornejo le ponga nombre y apellido a sus "enemigos", los jueces Alejandro Pérez Hualde, Omar Palermo y Julio Gómez. Los sube a un ring donde él se maneja con mucha más agilidad. Fue Pérez Hualde, nombrado en 2004 con el lobby de Cornejo, quien explicitó el año pasado las razones de la pelea: el juez acusa a Cornejo de intentar intervenir en otro poder. Lo mismo piensan muchos camaristas y otros funcionarios influyentes.

En el debate no hay que ser inocentes, pues cada corporación defiende sus propios intereses. Pero por el rol que tiene el Poder Judicial puede ser mejor una Corte "opositora" a otra que responda de manera automática a las órdenes de otro poder.

Opiniones (12)
19 de noviembre de 2017 | 12:06
13
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 12:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. todos los males de la corte nacen a partir de que es invevitable asociar a sus miembros con partidos politicos, es decir a la total falta de independencia que tienen, ya que deben su nombramiento a una decision partidaria aprovechando en ese momento que tenian los votos suficientes del senado palermo, gomez, llorente , nanclares valerio o, que si le faltaba alguno lo compraban - caso adaro- ya que no conozco en mendoza un abogado que diga que arado era capaz para la corte.Obvio que cornejo su mayoria legislativa automatica propondra radicales para tener su mayoria automatica judicial.
    12
  2. El planteo de Cornejo, ES DE TERROR.- No tiene diferencias con Menem, cuando aumentó el número de miembros de la Corte Nacional, para LOGRAR MAYORIA que le fallara a favor de todo lo que él quería.- Con otro nombre, es la "demokratización" de la justicia de CFK. La de los "KK" era manejada por "justicia legítima", la de kornejo no sabemos como se llamará.- Me pregunto si los "asesores" de los legisladores que proponen el proyecto, estudiaron Derecho o sólo son "punteros políticos" con sueldo, que desconocen los principios republicanos de la división de poderes y del control entre los mismos, en respeto de la "INSTITUCIONALIDAD".- Además, el Poder Ejecutivo no puede inmiscuirse en causas judiciales.- KORNEJO, ME PARECE QUE "TE FUISTE A LA BANQUINA"
    11
  3. De Gobernador a vulgar "tiranillo". Hace lo mismo que los K. Empieza a desilucionar. Cambiemos prometió mayor institucionalidad. No es compatible con eso cambiar las reglas del juego cuando no podes manejar el partido.
    10
  4. La genial frase "Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros." de Groucho Marx, aplica absolutamente al Führer mendocino.
    9
  5. Siga así Cornejo haciendo trabajar a los jueces que cobran sueldos exhorbitantes y trabajan muy poco
    8
  6. Se acuerdan del "vamos por todo" de Kris??
    7
  7. El ejecutivo, ya se ha metido demasiado donde no le corresponde y tiene mucho qué hacer, que no ha hecho. Le quedan dos años y es poco, para tanto que prometió y no cumplió.-
    6
  8. ¿A que uno de los candidatos es Jaliff? Vamos muchachos, que si quisieran hacer las cosas bien y por el bien de todos no andarían ocultando nada ni haciendo planes a escondidas. Esto es más de lo mismo, un intento de cooptación del Poder Judicial. ¿Por qué Mendoza es diferente a muchas otras provincias? Por ahora por tener de alguna forma un equilibrio de poderes y no haber reelección. Cuando perdamos eso, perdemos la provincia.
    5
  9. primo Vos debés ser De Marchi, o su mamá, sino no se entiende que te la pasés hablando de su canadidatura para 2019. Si tiene con qué que se presente y veremos cuántos votos junta. Por ahora no es más que intendente.
    4
  10. omar de marchi salvanos de esta por favor
    3
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia