En foco

Tras el discurso de Macri, ¿quién debe ceder?

El enviado de MDZ a Buenos Aires para cubrir los anuncios del presidente Mauricio Macri, Mariano Bustos, analiza lo que vivió en el CCK.

Tras el discurso de Macri, ¿quién debe ceder?

 Así como en la famosa película de Jack Nicholson ("Alguien tiene que ceder") era necesario que se produjeran cambios drásticos para que funcionara su romance con Diane Keaton, para la Argentina es imposible convertirse en una economía pujante si los sectores que ostentan el poder no ceden en sus ambiciones sectoriales en pos del bien común. A grandes rasgos, ese fue el mensaje que Mauricio Macri le dio a los argentinos en los 45 minutos de discurso que pronunció este lunes. "No sé trata de sacar o ajustar. Es poner para crecer. Ceder en algo", aseveró el presidente ante gobernadores, diputados, senadores, sindicatos, empresarios y referentes de otras instituciones clave como la Iglesia, el Ejército y la Justicia.

 alguien tiene que ceder jack nicholson

Pero por más que todos estén de acuerdo en que hay que enderezar el rumbo para poder salir a flote y dejar de dar vueltas en un círculo histórico, no parece sencillo que quienes se han visto privilegiados durante años, accedan a renunciar a esos privilegios. En la Casa Rosada lo saben, pero el resultado de las últimas elecciones les ha surtido el mismo efecto que la espinaca en Popeye. Solo que en vez de una lata de vegetales, el origen de la fuerza del Ejecutivo son los votos que consiguieron en las urnas.

Es indiscutible que si el resultado el 22 de octubre era otro, Mauricio Macri no hubiese tenido suficiente espalda como para confrontar con los sindicatos, amenazar a las provincias y poner en jaque la "divinidad" de la Justicia. En cambio, con la balanza a su favor tomó la decisión de poner en marcha el plan que desde hace tiempo viene maquinando y que aguardaba el momento oportuno para empezar a rodar.

"Tenemos que avanzar en reformas donde cada uno ceda un poco, empezando por los que tienen poder. Y no solo hablo de la política", aseveró el presidente en un tono demasiado tranquilo para lo que estaba proponiendo.

Por ejemplo, apuntó directamente a uno de los principales tesoros del aparato sindical argentino: las obras sociales. Sin evasivas, aseguró que hay que replantearse el esquema que hoy existe en Argentina, donde de las 280 obras sociales que existen, 230 representan solamente al 30% de los ciudadanos. En otras palabras, anticipó que plantearán la necesidad de reducir el número de prepagas. No solo eso, sino que también reiteró que en el país existen demasiados sindicatos y argumentó que de los 3.000 que existen, solo 600 se sientan en las mesas paritarias.

Pero el gremial no fue el único sector que se sintió incómodo en su silla. Lo mismo ocurrió con los representantes de la Justicia, que tuvieron que oír como el presidente cuestionaba la feria judicial de 45 días y las jubilaciones de privilegio que cobran los magistrados. "No deberían existir", dijo el jefe del Ejecutivo nacional.

Además de ello, también hubo dardos hacia viejas prácticas de la política que también procura desaparecer. No solo la corrupción, sino algo ya naturalizado a nivel nacional, provincial y municipal, como lo es el acomodo de amigos, parientes y militantes en el Estado.

Esto también es un dolor de cabeza para las provincias, muchas de las cuales están acostumbradas a sobrevivir gracias a la ayuda nacional, ya que tienen una estructura deficitaria en la que el dinero se va en pagarle salarios a una planta estatal sobredimensionada. De todas maneras, no es la única preocupación de los gobernadores.

Si bien Mendoza ha sido tomada como ejemplo en materia de equilibrio fiscal, también se ve amenazada por el plan reformista de Macri. De confirmarse que se analiza la posibilidad de aumentar los impuestos a las bebidas alcohólicas, el sector vitivinícola podría verse seriamente perjudicado.

Todo ello demuestra que para que las reformas que plantea el presidente se hagan realidad, no sólo deberá batallar contra estructuras viciadas que se resistirán al cambio. También tendrá que lograr consensos con sus propios aliados a sabiendas que lo que beneficia a una provincia, puede perjudicar a otra.

Prácticamente no hay dudas de que son pasos que la Argentina debe dar para recuperar un rol importante a nivel mundial. Lo interesante es ver si estamos dispuestos a darlos.

Opiniones (2)
15 de diciembre de 2017 | 17:40
3
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 17:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Todo lindo. Podrian empezar las mineras.
    2
  2. TODOS, COMENZANDO CON LOS EMPRESARIOS QUE SON LOS MAS BIENES POSEEN, Y PONIENDO EL HOMBRO LOS POBRES QUE BUSCAN DIGNIDAD Y TRABAJO, NO UN SUELDO REGALADO.- sIGUIENDO CON LOS AYUDANTES QUE TIENE EN ECONOMIA ,QUE NO SIRVEN ABSOLUTAMENTE PARA NADA. y TERMINANDO CON LOS ABOGADOS Y jUECES COIMEROS Y CORRUPTOS.-
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho