R. Valle

Políticos (y otros) sin filtro: piñas van, piñas vienen, los muchachos se entretienen

#Wok! de hoy: Urgente, licitación de tornillos para los deslenguados + Incógnitas: quién creó el universo y quién financia las campañas electorales + La comunicación política, entre lo clásico & lo digital.

{ Maridaje } Para musicalizar la lectura de esta columna, el autor propone The root, por John Patitucci & Jeremy McCoy


Nos falta un tornillo

#Desbocados. Tenía razón Enrique Cadícamo, "al mundo le falta un tornillo / que venga un mecánico pa' ver si lo puede arreglar". Tenía, y aún la sigue teniendo, 84 años después de haber creado otro de sus implacables tangos sociológicos.

El lenguaje sin filtro, de barricada, dejó de ser patrimonio de foristas y anárquicos usuarios de las redes sociales. Las lenguas de doble filo ya no son únicamente las de Moria, El Diego o Polino. La política entró en un proceso de pauperización en el cual se confunde el "hablar el lenguaje de la calle" con agredirse apelando a códigos de barrabravas o vedettes desbocadas.

Sin filtro alguno, políticos, candidatos, funcionarios y mediáticos no escatiman frases de alto calibre, epítetos hirientes, descalificaciones varias, para cuestionar al contrincante de turno. Lo que sigue es apenas un breve muestrario de esas miserias cotidianas, donde rara vez hay marcha atrás y pedidos de disculpas. Para ellos, urge una campaña de donación de tornillos. 

-Cristina K: "Bullrich está en curda".
-Lilita Carrió: "(Maldonado) Es como Walt Disney".
-Rubén López (hijo de Julio López): "Carrió me tiene las pelotas al plato".
Jones Huala: "Tiene que haber un estallido social para echar a la mierda a estos fachos asquerosos".
-Fernando Iglesias: "Lleral (juez de la causa Maldonado) está demente".
-Baby Etchecopar: "Dije que los mapuches eran unos hijos de puta, no los aborigenes".
-Nilda Garré: "En la Argentina se va a pudrir todo cuando la 'clase mierda' caiga a los quintos infiernos con la crisis de deuda".
-Cristina K a Mirtha L.: "Mirtha Legrand es mala persona".
-Mirtha L. a Cristina K: "Mala persona es dejar el país como lo dejó".
-Hebe de Bonafini: "Ellos (Cambiemos) son la muerte. Traen la muerte en la mano".
-Jorge Asís: "Walt Disney es el Cajón de Herminio de Elisa Carrió".
-Guillermo Carmona a Lilita: "Lágrimas de cocodrilo. Sos la vergüenza de la Cámara de Diputados y de la política argentina".
-Juan Carlos Schmid: "Hay que tener las pelotas para saber cuando correrse".

Aún resuena en el radar periodístico ese cross de sentido común que arrojó Sergio Maldonado, cuando propuso -en referencia al caso de su hermano Santiago- que si no hay con qué rellenar los espacios de información se apele a cubrirlos con música.  

Similar estrategia podría aplicarse cuando un debate político, una charla de temas de agenda o un ámbito de discusión de ideas, derivan en una contienda de sordos donde los agravios terminan siendo lo único recordable.

Como contracara, la política del vaso medio lleno no debería dejar de destacar que en esta última campaña, al menos en Mendoza, los candidatos de los distintos partidos se prestaron a más debates que en otras épocas y lo hicieron sin agresiones ni golpes bajos. Para algunos, era lo esperable, en virtud de nuestra personalidad conservadora y montañesa, poco explosiva. Para otros, lo meritorio es que aquí aún importan las formas. 

Más allá de lo que digan o dejen de decir, lo real importante para todos los mendocinos es lo que hagan en el Congreso. Que ahí sí exploten de proyectos e ideas.

Paraísos fiscales

#No aclaren que oscurecen. A  horas de un nuevo tête à tête con las urnas, seguimos sin saber cuánto cuestan las campañas electorales ni quién las financia. En este ominoso diagnóstico coinciden todas las organizaciones que estudian el financiamiento electoral. "No sabemos cómo se pagan la política partidaria y las campañas electorales. La mayor parte de los recursos que solventan la actividad de los partidos y las campañas provienen de fuentes no declaradas y del abuso de recursos públicos con fines partidistas", reconoce Julia Pomares, directora del Cippec. Hace unos días, en el Coloquio Idea, este fue uno de los espinosos temas de discusión, irresoluble por ahora. Se dijo allí que el 80% de los fondos de campaña no está blanqueado, pero tampoco hubo precisiones del otro 20%. Se estima que cerca de U$S 25 millones se gastan, cada dos años, en patrocinar las campañas. Por supuesto, estos números son difusos debido a la escasa o nula transparencia de la mayoría de los aportes. El organismo de control de los comicios, es decir la Cámara Nacional Electoral (CNE), ya se manifestó a favor de prohibir las contribuciones en efectivo por considerarlas uno de los principales escollos de la transparencia. Para el 2019 el gobierno nacional espera que esté en plena vigencia una ley para la cual se trabaja en la actualidad. Tendrá como objetivo prohibir las donaciones en efectivo, aceptar que las firmas privadas puedan contribuir a las campañas con un monto máximo y posibilitar el control online en tiempo real de las donaciones. Como diría Silvio Rodríguez, ojalá.

240 F 69681779 F7fUXwfEMd3ZT1B3N4Vf4YIxiqYzvRl0.jpg 382×240


#El resaltador

La inercia ya fue

"Estamos en un momento bisagra de la historia de la comunicación política, pero todavía no está dado el "sorpasso" de lo totalmente digital sobre lo no digital. Van a convivir. El éxito va a estar en el mix y convergencia de esas alternativas. Lo que perdió es la inercia. Lo que antes se hacía naturalmente en una campaña electoral ya no sucede así: un candidato puede casi no tener pasacalles, columneros o afiches en la vía pública y ganar una elección".

{ Gustavo Córdoba, politólogo & consultor político }


Twitter 2

#Se lo dijo

Luis D´Elía


Opiniones (0)
18 de noviembre de 2017 | 13:10
1
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 13:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia