opinión

Jornada internacional por el trabajo decente

Jornada internacional por el trabajo decente

El próximo 7 de octubre se celebra en todo el mundo la Jornada Internacional por el Trabajo Decente.

El concepto de "trabajo decente" fue acuñado por el Dr. Juan Somavia, -primer Director General -proveniente del hemisferio sur- de la Organización Internacional del Trabajo y que se traduce en "un trabajo productivo para hombres y mujeres en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana".

Significa que para la OIT el trabajo debe ser más que digno.

Trabajo Decente es un concepto aceptado por la comunidad internacional para determinar los parámetros que debe mantener una relación laboral (empleador-trabajador) cumpliendo con los estándares laborales internacionales. Por debajo de ellos, se debe entender que los derechos humanos del trabajador/a han sido violentados y entonces, no existe un trabajo libre. Asimismo, supone también que hombres y mujeres tengan oportunidades para realizar su aporte diario productivo por un salario justo, ofreciendo mejores perspectivas de desarrollo personal, social y de buen trato.

Una política pública acertada de trabajo decente debe:

1- Estimular las oportunidades de empleo creciente y de ingresos, donde la remuneración recibida por el trabajo realizado sea justa y a que las condiciones en las que se desempeña el mismo sean de calidad y seguridad.

2- Sostener que todas las personas que posean un puesto de trabajo puedan acceder a los sistemas de seguridad social, como salud, pensión y subsidio por desempleo, un mayor control al sistema de riesgo de trabajo, para garantizarles así un nivel mínimo de protección y bienestar al trabajador y su familia.

3- Posibilitar el efectivo y libre ejercicio de los derechos fundamentales del trabajo y las normas laborales internacionales, previniendo fuertemente el trabajo infantil, la explotación y/o trata laboral, la discriminación en todas sus formas

4- Posibilitar el Diálogo social entre partes involucradas: Que los gobiernos, empresarios y los trabajadores dialoguen constante y conjuntamente sobre sus necesidades y problemáticas, basados en un modelo de concertación en el que todas las partes resulten beneficiadas.

Al considerar la OIT que el trabajo no es una mercancía sino la principal actividad de los seres humanos y una preocupación fundamental de los distintos grupos poblacionales (sin importar su género, edad, condición étnica, identidad sexual, lugar de origen o su tendencia ideológica), la puesta en marcha de esta política es una oportunidad para instalar un nuevo paradigma en la construcción de una nueva política pública laboral a largo plazo con amplia participación de todos los actores involucrados.

Por eso, en un contexto nacional, donde Argentina está anunciando una reforma laboral, más que nunca deben los responsables de la misma hacerse eco de los postulados que la OIT, siempre vigentes, nos indica.

Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 19:10
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 19:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia