S. Montiveros

¿Quién es el intocable que está por encima del "Pata" Medina?

Arriba del titular de la Uocra de La Plata, que fue detenido esta semana, hay un espía de la dictadura. Fue menemista, kirchnerista y, lógicamente, hoy es macrista.

En marzo de 1982, los trabajadores sindicalizados veían la luz al final del camino. La dictadura agonizaba y, con ello, la intervención militar de los gremios. Eran días convulsionados donde se organizaba la histórica movilización de la CGT que se realizó el día 30 y que marcó un antes y después en el gobierno militar. A nivel político nacional, el clima de tensión apresuró el desembarco en Malvinas, última carta de la Junta Militar para eternizarse en el poder. Sin embargo, mientras que algunos sindicalista dieron la vida por el retorno de la democracia, como el mendocino Benedicto Ortiz, hubo otros que se mantuvieron al margen: el régimen de facto les trajo beneficios y le fueron serviles hasta el día de la asunción de Raúl Alfonsín.

El 1 de marzo del '82, Gabriel Antonio Mansilla ingresó al Edificio Libertador, en Callao y Viamonte de la Ciudad de Buenos Aires, para empezar en su nuevo trabajo. El lugar dependía de la Jefatura de Inteligencia del Ejército y allí funcionaba el emblemático Batallón 601, uno de los engranajes de la represión de aquellos años, una especie de "comunidad informativa" de la dictadura necesaria para secuestrar, torturar y asesinar. Aquel joven trabajó allí hasta el 10 de diciembre de 1983, pero en los registros oficiales su nombre no aparece, y es lógico. "Gabriel Antonio Mansilla" era el alias que utilizó como espía de la dictadura el actual secretario general de la Uocra, Gerardo Alberto Martínez.

gerardo Martinez

Martínez está oficialmente al frente del sindicato desde 1990 y, desde entonces, se llevó bien con todos, o al menos con los que se tenía que llevar bien: fue menemista, kirchnerista y su presente lo muestra cercano a Mauricio Macri, principalmente por su excelente relación con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca: en el '89, fue jefe de Gabinete del padre del actual funcionario, quien ocupó el mismo cargo que su hijo. Sin embargo, su vinculación con el sindicato de obreros de la construcción surgió mucho tiempo antes, incluso previo a ingresar al Batallón 601. En 1978, con apenas 22 años y sin nunca haber trabajado de albañil, fue llevado al gremio por el interventor militar de aquel entonces, el teniente coronel Pedro Armando Coria.

Desde hace 27 años, Martínez encabeza un sindicato donde algunos representantes regionales han llevado a cabo maniobras ilegítimas y, en todo caso, contrarias a un régimen democrático. Más allá de la situación del platense Juan Pablo "Pata" Medina, detenido esta semana con varias causas judiciales pendientes (asociación ilícita, coacción agravada, extorsión reiterada e intimidación pública), se observa acá nomás, en Mendoza, cuestiones llamativas. Hace algunos años, quien era secretario general del gremio a nivel provincial, Fernando Anaya, fue acusado de pedir coimas para contratar a determinadas empresas de catering y su sucesor, José Luis Lemos, tuvo que explicar el porqué de consignas antidemocráticas: "Lemos conducción, por las buenas o por las malas", reza un de las banderas que lo acompaña en cada acto.

Martinez joven

Para comprender la gravedad de la permanencia de Martínez al frente de la Uocra, es necesario tener presente qué hacía el Batallón 601 que él integró. Quien lo explicó detalladamente en uno de los juicios de lesa humanidad fue el propio Guillermo Suárez Mason. En primer lugar, esta central de inteligencia de la dictadura se infiltraba en universidades, fábricas e, incluso, sindicatos, entre otros organismos. La información recabada era analizada en la "Central de Reunión del Batallón" y desde allí se ordenaban las operaciones ilegales de represión (secuestros o asesinatos) que debían llevar a cabo los grupos de tareas asignados. Su función incluso se extendió al exterior: uno de los objetivos fue el exmontonero Roberto Perdía -uno de los responsables de la "contraofensiva" de los '80 en donde murieron varios jóvenes militantes que regresaron al país-, a quien fueron a buscar a Lima.

Nunca quedó claro qué rol jugó Martínez dentro del Batallón, pero su sola pertenencia a la central informativa de la dictadura le valió una denuncia penal en 2011 por parte de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados de la Nación. El juez federal Ariel Lijo ratificó que el titular de la Uocra fue espía de la dictadura, pero lo sobreseyó de la causa en la que se lo acusaba de haber participado en la desaparición de albañiles. El argumento principal fue que el sindicalista ingresó al Edificio Libertador en 1982, tiempo después de que ocurrieran los secuestros por los que se lo investigó. De todos modos, entre el '78 y el '82, formó parte de la intervención militar de la Uocra. Además, se suele defender a Martínez sosteniendo que los secuestros, torturas y asesinatos ya habían cesado en el '82 y '83, dato erróneo: las tareas de espionaje, secuestros, torturas y asesinatos, a diferencia de lo que se piensa, continuaron hasta 1983: tal como remarca Marcelo Larraquy en su libro "Los '70", en abril y mayo de ese año mataron a los peronistas Raúl Yaguer y Eduardo Pereira Rossi, entre otros.

La carrera política de Gerardo Alberto Martínez permite apreciar cómo la Uocra es un sindicato malparido, con un conductor que se formó bajo paradigmas que avalaron los métodos más terribles que haya implementado un gobierno en la historia argentina. Sólo un gremio con esta historia podría haber anidado a los "Pata Medina".

"Bonus track": el álbum de Martínez con todos

Martinez cristina
Martinez macri
Martinez macri jose lopez
Martinez scioli
Martinez triaca

Opiniones (7)
23 de noviembre de 2017 | 10:34
8
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 10:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. SON TODOS LOS SINDICALISTAS IGUALES, INGRESAN CON UNA MANO ADELANTE Y OTRA ATRAS, LUEGO DE UN TIEMPO SON INTOCABLES Y MULTIMILLONARIOS. HAY QUE INVESTIGARLOS A TODOS!!! ESPECEMOS YA A DEPURAR Y HACER JUSTICIA!
    7
  2. La mafia gremialista. son TODOS iguales y cada gremio, sindicato y sus integrantes conforman en si una Asociacion Ilicita.
    6
  3. primo : LA INFAMIA TE OCUPA TODO EL CRANEO Y TE PRODUCE ENCEFALITIS DE IMBECIBILIDAD...
    5
  4. TODOS LOS SINDICALISTAS SON IGUALES!!!!!!!! Si hay alguna excepción, es tragada o borrada del mapa sindical, ,muchos conocemos a sindicalistas que empezaron como delegados, que no tenían ni casa ni autos, y ahora viven en grandes barrios privados, forman partes de empresas y viven la gran vida.....
    4
  5. Estuvo con kirchner y con macri, bien podría ser cornejo
    3
  6. Tanta gente trabajo para el gobierno de facto, que este en apariencia parece un 4 de copas. Trabajaron para los servicios, empresarios, periodistas, políticos, en fin y en los no servicios, había 90 intendentes en todo el país que pertenecían al partido justicialista y cerca de doscientos que eran radicales. Y otros tantos de distintos partidos provinciales. Pareciera ser que la dictadura bajo de una nave espacial de otra galaxia y que aquí vivíamos en el país de las maravillas y vinieron estos androides a comerse los chicos crudos. Hasta cuando la progresía va a seguir usando ese nefasto periodo de nuestra patria para seguir justificando su ineptitud. Y lo peor que hay periodistas que se supone son tipos informados le dan cuerda a esta calesita de nunca acabar.
    2
  7. Gordo cerdo hdp!
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia