opinión

Señales mixtas no interrumpen por ahora el crecimiento global sincronizado

El informe económico mensual del IAE Business School. Transcurridos ya diez meses de la elección del presidente Trump, los únicos indicadores que han empeorado son el valor del dólar

El pasado jueves 14 de septiembre ocurrieron dos hechos cuya simultaneidad era inimaginable hasta hace poco. Corea del Norte redobló a límites sin precedentes sus amenazas en la región y, sin embargo, los mercados financieros de la República de Corea y de Japón siguieron su ruta, como si nada pasara. La amenaza de Corea del Norte a Japón fue muy explícita: "ya no es necesario que Japón exista cerca de nosotros y las cuatro islas del archipiélago deben ser hundidas en el mar por la bomba nuclear ". Por ahora con diplomacia nipona, Japón contestó que "si Corea del Norte sigue el curso que lleva quedará cada vez más aislada del mundo". Pero tratando de dar realismo a sus palabras, Corea del Norte reiteró al día siguiente un misil que sobrevoló Japón. Pese al lenguaje terrorífico y al misil, los mercados financieros de Japón y de la República de Corea no se inmutaron. El yen y el won coreano seguían valiendo casi lo mismo que un año atrás, con una leve apreciación, y los índices bursátiles de ambos países continuaron su tendencia alcista. Quedó claro que los mercados financieros miran más las tendencias de la economía global, con un crecimiento sincronizado que no cesa, que a las amenazas norcoreanas y suponen, como parece probable y todos deseamos, que ellas no se concretarán. Un dato positivo del último mes fue la revisión hacia arriba del crecimiento anualizado de EEUU en el segundo trimestre, ahora estimado en 3%.

Transcurridos ya diez meses de la elección del presidente Trump, los únicos indicadores que han empeorado son el valor del dólar, el del peso argentino y la soja (más otros granos, que no aparecen en el cuadro), junto a una leve suba del rendimiento de los bonos de EEUU a diez años. En las bolsas se destaca la suba del Merval que, aun medido en dólares se incrementó un 21,8%, casi lo mismo que el Nikkei. Las bajas de los granos obedecen a grandes aumentos de la producción, por una sucesión casi ininterrumpida de cosechas record en los últimos cinco años que pudieron más que una demanda muy sostenida. Por lo demás, el resto de las monedas, las materias primas y las bolsas han aumentado significativamente y, lo que es muy importante, el riesgo país de los mercados emergentes cayó significativamente, incluyendo el de la Argentina que con 374 puntos acaba de tocar su mínimo en diez años.

Desde diciembre pasado, había un curso alternativo que era el de la economía global 2004-2008, favorable a las materias primas y a los países emergentes. A esto se agregaron tendencias deflacionarias que postergaron las subas de las tasas de interés de política monetaria y casi anularon el aumento del rendimiento de los bonos. Por cierto, este marco es el mejor para la Argentina. Se oscurece en parte por las súper cosechas globales que transforman el "viento de cola", que disfrutó y malgastó el anterior gobierno, en una suave brisa favorable. Ayudará, en cambio, una recuperación de Brasil cuyo crecimiento superará muy probablemente al proyectado por el FMI (1,3%), peses a que también aquí aparece una sombra, y es la audaz reforma laboral votada por el Congreso, que será un imán para la atracción de inversiones a nuestro vecino y le dará una significativa ganancia de competitividad, ´tal vez parcialmente compensada por una revaluación del real que puede ayudar al balance comercial bilateral. 

Opiniones (0)
23 de noviembre de 2017 | 12:58
1
ERROR
23 de noviembre de 2017 | 12:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia