opinión

El Día del Profesor

El abogado y docente universitario Roberto Grillo Solanilla pone en foco la fecha que se recuerda en la jornada, en primera persona.

El Día del Profesor

Cuando uno ama lo que hace, la docencia, es un privilegio y una inmensa alegría. Ayudar en la formación de quienes tienen una vida llena de ilusiones por delante, es un maravilloso desafío.

¡No hay grises!

O se utiliza la vocación, para generar pasión por el saber y por el camino que eligieron nuestros alumnos, o se pierde el tiempo.

No sólo hay que transmitir conocimientos. Hay que enamorar, despertar entusiasmo.

Acompañar a los jóvenes -desde de su propio mundo- en el ejercicio de pensar, para abordar los nuevos paradigmas. Estimular el juicio crítico, es la gran tarea!! El razonamiento individual y fundado, debe prevalecer sobre la repetición mecánica y memoriosa de elaboraciones y relatos ajenos.

Durante mucho tiempo se desparramó en nuestro país, una profunda degradación cultural y educativa.

Eso ha sido, también, corrupción en su más amplio significado. Populismos demagógicos, que devastaron y anestesiaron a nuestra sociedad - y en mayor medida- a los sectores más vulnerables.

Por eso, en este día -que representa quizás, mi vocación más acentuada- siento la necesidad de enaltecer los valores intelectuales y éticos, de todos aquellos, que fueron pensadores excepcionales y desparramaron su talento, por toda la Patria. Argentina, no puede dejar de apelar al coraje cívico, de quienes estuvieron al frente de las reivindicaciones educativas. El problema del adiestramiento, la elección del trabajo fértil, la educación "integral", tiene que desvelar a los gobiernos y debe mantener alerta la mente, de todos los que intervenimos en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Las verdaderas pruebas, no deben cifrarse en las respuestas de nuestros alumnos y futuros discípulos, sino en sus interrogantes. De la desnuda y oportuna pregunta de ellos, debemos inferir su curiosidad, su capacidad, su aptitud, la calidad de su espíritu y su grado de saber. Un fraternal abrazo, para todos los próceres -tantas veces devaluados- que han sabido resistir, el facilismo, las simplificaciones, las consignas y las "frases hechas", que nos tomaron por asalto, como los "realities shows" de la TV.

¡La incubadora del futuro, es nuestro sistema educativo!

Esa debe ser la trinchera, para que la soberbia, la vanidad y lo vulgar, no se confundan más, con la inteligencia, el legítimo orgullo y el supremo valor de la educación pública y la cultura popular

Opiniones (0)
13 de diciembre de 2017 | 03:18
1
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 03:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California