opinión

La gata en celo: el poder de una actriz excepcional

El unipersonal que esta noche presenta su última función, ofrece una actuación deslumbrante de Valeria Portillo, en una perfecta síntesis de fuerza carismática y técnica prodigiosa.

La gata en celo: el poder de una actriz excepcional

El origen y el recorrido de La gata en celo son verdaderamente particulares. Surgido como un trabajo que se estrenó en el ciclo Cortodramas, este unipersonal dirigido por Andrea Cortez y protagonizado por Valeria Portillo, sienta sus bases sobre dos enormes preguntas: ¿qué es el amor? y ¿cuánto dura?

Presentada el año pasado en La Casa Violeta, y con una segunda temporada que arrancó con funciones a sala llena en el mismísimo fin del mundo, es decir en Ushuaia; La gata en celo se despide esta noche en El Living; y desde aquí recomendamos fervientemente una sola cosa: no se la pierdan.

El texto, craneado por la dupla Cortez-Portillo, es un paseo intimista y confesional en el que una mujer en plena crisis, tanto conyugal como integral; se plantea múltiples interrogantes. El telón de fondo es una boda, con todos sus consabidos e inevitables momentos kitsch: los sanguchitos, el alcohol, el portaligas, el lanzamiento del ramo, la torta con las cintas y el anillo; entre otros tantos eslabones de una ceremonia que se perpetúa en el tiempo sin importar demasiado su verdadero sustento.

La gata en celo

En términos de dramaturgia, La gata en celo por momentos es desconcertante. Puede saltar del grotesco típico de un unipersonal de café concert, a un monólogo sumamente introspectivo y desgarrador. A pesar de ciertos desajustes, sobre todo evidentes en el tramo final, en el que las autoras buscan explicitar las respuestas a sus preguntas; la obra se impone con un grado de autenticidad pocas veces visto en nuestras tablas durante los últimos años.

Más allá de su logradísima perspectiva de género, este trabajo exuda las vivencias y pensamientos de estas creadoras, que se animan a explorar los pliegues más recónditos de su intimidad; para luego lanzar en escena y sin inhibiciones el producto de esa huracanada búsqueda.

Para que esta experiencia llegue a buen puerto, sin lugar a dudas hacía falta la presencia de una actriz solvente y carismática; y ambas coordenadas se cruzan en la luminosa performance de Valeria Portillo

Una de las conquistas más complejas para un intérprete, es la de aunar prodigio técnico y motor visceral. Portillo ofrece una perfecta síntesis entre ambos vectores, y con absoluta definición logra transitar desde un tango de Ada Falcón, cantado en vivo y con lágrimas cayendo de los ojos; a proseguir estoica con el devenir del texto. Ese momento, esa canción titulada Nada más, es la plena confirmación de que el teatro mendocino puede seguir creando genuinos milagros.

La gata en celo

Ficha:

La gata en celo

Última función: sábado 16 de septiembre a las 22

Lugar: El Living (dirección y reservas llamando al 155 923 585)

Entrada: $120

Dirección: Andrea Cortez

Dramaturgia: Andrea Corte y Valeria Portillo

Colaboración autoral: Sebastián Raspanti

Actuación: Valeria Portillo

Diseño sonoro, lumínico y escenográfico: Valeria Portillo y Andrea Cortez / Realización sonora, lumínica y escenográfica: Carlos Croci / Técnica: Carlos Croci y Guadalupe Carnero / Diseño Gráfico: Pablo Sánchez / Colaboración Musical: Luciano Serpa / Ph: Cristian Martínez / Prensa: Mariela Encina Lanús • ARGOT Prensa

Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 16:02
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 16:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho