Deportes
opinión

¿Más tranquilos? Ahora a pensar para llegar a Rusia

Habrá que recurrir al fuego sagrado y al aspecto psicológico para sacar este panorama adelante.

 ¿Más tranquilos? Ahora a pensar para llegar a Rusia

En caliente es verdaderamente traumático, contraproducente y hasta superfluo escribir, al menos en esta materia. Hasta un profesional podría esbozar palabras innecesarias. El empate de la Selección argentina ante Venezuela por las Eliminatorias Sudamericanas camino a Rusia 2018 dejó la puerta abierta para "largar", como si estuviésemos atragantados de ira, un montón de cuestiones que en este momento delicado es preferible evitar en busca del objetivo que aun es posible y que dentro de menos de un mes se puede conseguir en Buenos Aires o Quito.

La llegada de Jorge Sampaoli al conjunto nacional le puso paños fríos a un proceso trunco de Edgardo Bauza que con el correr de los partidos se volvía más complicado. Difícilmente podremos decir que Sampaoli no es un DT de elite dentro del universo de entrenadores que existen, más allá de los gustos futbolísticos de cada uno. Pero pensar que un tipo puede cambiar la historia en dos meses parece utópico.

Sampaoli Uruguay Argentina

Lo cierto es que la impronta del ex adiestrador de Sevilla por ahora ha dejado dos empates y nada más en el haber. El primero en Montevideo en un partido que ojalá no quede en la historia por no haber sabido cómo ir a buscar la victoria. O no querer ir a buscarla. Y el otro en una verdadera calamidad como fue el empate ante la Vinotinto, un equipo sub 20 que marcha último en la tabla de posiciones. Y decir que es lamentable futbolísticamente hablando no es faltarle el respeto a nadie. Aunque debemos dar vuelta la página rápidamente en busca del anhelo que siempre, o casi siempre, le ha resultado tortuoso a la Albiceleste.

Ya es tarde para cambiar en cantidad. Se debió modificar hace unos años. Pero ahora, cuando el cronograma aprieta y la tabla de posiciones nos pone nervioso habrá que confiar en esos mismos futbolistas que estuvieron cerca de la gloria en Brasil 2014, Chile 2015 y Estados Unidos 2016; aunque sean los mismos que hoy nos trajeron hasta este momento de incertidumbre y desesperación.

Nadie niega del poderío individual de estos futbolistas, mega estrellas en sus distintos clubes en Europa. Tampoco nadie podrá negar la diferencia de rendimiento en sus clubes y en el seleccionado argentino. Claramente no se trata de nombres; tiene que ver con un funcionamiento colectivo que no aparece. Por ahora, nulo por donde se lo mire.

Argentina no le pudo ganar a una selección de tercera categoría en la actualidad pero que será de fuste en un futuro; porque Venezuela, con estos jugadores, claramente busca alcanzar la gloria arribando a Qatar en 2022. El trabajo de Rafael Dudamel es notable (este equipo casi en su totalidad se consagró subcampeón del mundo juvenil). Pero eso será en un futuro, hoy es inadmisible no poder superarlos con Messi y compañía y en nuestra casa. Pero pasó y la Argentina se compromete. Pero pasó y ya se debe pensar en lo que vendrá, Perú y luego Ecuador.

Habrá que recurrir al fuego sagrado y al aspecto psicológico para sacar este panorama adelante. Ya no hay tiempo de lamentos. 

Opiniones (1)
24 de enero de 2018 | 00:44
2
ERROR
24 de enero de 2018 | 00:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. yo llamaria a Del Potro!!!
    1
En Imágenes