opinión

La gente no es tonta: obras son amores

Las PASO dejaron números que cada uno interpreta como más le conviene. En octubre tendremos más estadísticas y seguro todos le encontrarán la vuelta. Sin embargo, el proceso demostró que la gente premia a los que realmente hacen algo por Mendoza.

Nadie perdió en las PASO, o por lo menos nadie sale a decirlo públicamente. Entre todos los ganadores hay sectores que sí llamaron la atención y se trata del oficialismo y de los muchachos de Protectora. Estos últimos demostraron que "obras son amores" y sumaron un buen 7% para ser primerizos en este tipo de procesos, casi igualando a la Izquierda que -en la actualidad- cuenta con un aparato de propaganda financiado por las "donaciones" de los legisladores que tiene en la provincia y el país.

En el caso de Protectora, recuerdo una columna que hice hace poco más de un año cuando le pedía a algunos políticos oportunistas que no hicieran propio el freno al tarifazo del gas que logró la ONG a través de diversos recursos en la Justicia.

Muchos sectores, entre ellos el kirchnerismo y la CTA hacían propio un triunfo que no les correspondía. Casualmente eran los mismos que salieron en la foto junto al candidato Juani Jofré el domingo tras quedar relegados por la lista de Omar Félix.

El caso es que los votos obtenidos por José Luis Ramón y Mario Vadillo demuestran que el tipo de trabajo que ellos realizan es reconocido por un sector de la población. Eso más allá de que todo lo conseguido se debe ratificar en la general de octubre, donde ya se vota a un candidato para ocupar una banca y allí muchas personas no optan por alternativas o candidatos novedosos.

El desafío ahora es dejar de ser lo nuevo y posicionarse, pero más allá de eso, este modelo de candidato muestra que la población necesita de esos políticos a la antigua, los cuales recorrian las calles y se ganaban el voto con gestión. Hoy, la gran mayoría de los candidatos son ilustres desconocidos.

Me tocó recorrer los locales de votación el domingo pasado y un alto porcentaje de personas no tenía idea quienes eran los precandidatos a legisladores provinciales o concejales de sus departamentos. Incluso, bastantes ignoraban los nombres de los postulantes de la lista que sumó más votos en todo el recuento, la ganadora de Cambia Mendoza. Yo voto a la lista de Cornejo, decían, aunque muchos no conocían a los candidatos.

Volviendo a Protectora, el domingo los reconocieron y sabían quienes eran, por eso como elección permanente o alternativa de las PASO, lograron captar al votante por sus obras, ya que no tenían otra forma de llegar al no contar con una estructura político-partidaria importante. En cambio, otros candidatos sólo pudieron pelear el voto cautivo al interior de sus bloques partidarios y no salieron de ese número.

En el caso del oficialismo lo que se rescata es que ganó casi sin candidatos, porque ninguno de los miembros de la lista tiene un arrastre popular relevante ni una gestión conocida. En ese caso claramente el votante le dio su apoyo al goberndor Alfredo Cornejo, quien guste más o menos, es un político que llegó al lugar que ocupa mezclando la gestión y el manejo de las estructuras partidarias.

El impacto de las medidas en sus casi dos años de Gobierno, impopulares en algunos sectores gremiales, terminaron por posicionarlo como un político con gestión que terminó siendo la clave a la hora de lograr el caudal de votos en las PASO y proyectar la general de octubre. Eso a pesar que debe estar atento a la campaña para hacer una performance como las del 2015 para asegurar mayorías y quórum propio en la Legislatura.

En el resto de los casos, el justicialismo no tiene mucho para ofrecer y menos recordar sus obras de la últimas dos gestiones, por lo que se conforman con el voto histórico del bloque. La Izquierda la tiene complicada para mantener su cargo nacional y si hablamos de obras y logros es muy difícil encontrar alguno real y concreto en los años que tienen en el Congreso y la Legislatura.

El mensaje entonces es para todos los miembros de las listas que se están encaminando a una representación por el arrastre del partido o de sus figuras. La tarea no es otra que trabajar para el momento en que cambie el sistema electoral y cada uno tenga que valerse de sus propias obras para ganar un puesto. Seguramente un altísimo porcentaje no tendría que mostrar.

Lo cierto es que obras son amores y lo que trabajan y hacen suman el voto de la población. 


Opiniones (2)
12 de diciembre de 2017 | 14:16
3
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 14:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si obras son amores, que desamorados estamos. LA UNICA OBRA CON PROYECTO PROPIO DE ESTE GOBIERNO ES EL PUENTE QUE SE LLEVO LA CRECIENTE EN LA RUTA A CHILE QUE DESPUES DE CASI UN AÑO Y MEDIO PAREEEEECEE QUE VAN A EMPEZAR LAS OBRAS, y después deliran con túneles de baja altura, trenes trasandinos, CHARLATANES!!!!!. Casa del procrear que estaban al 70 % de construccion, la catedral del derroche (el estadio polideportivo cerrado del parque) que el chuqui calificó de una obra inútil y fuera de momento, coincidí, y después se patina la guita para terminarlo, etc,etc,. Yo también pienso que la gente no somos tonta y estoy esperanzado.
    2
  2. Si la función pública no existe para que se concreten obras y mejore la calidad de vida de los ciudadanos ¿Para qué está? ¿Cuál es la razón de su existencia?
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California