opinión

El "cornejismo": ese fenómeno urbano que gana, pero que aún no enamora

El gobernador recibió un importante respaldo político, pero no se despegó del PJ como el propio Cornejo espera. En octubre esperan superar los 10 puntos de diferencia.

El cornejismo: ese fenómeno urbano que gana, pero que aún no enamora

 Alfredo Cornejo ganó, pero aún sin enamorar. Así como su proyecto político hace base en el pragmatismo, su electorado es igual de frío: lo respalda, "lo banca", pero no le da un cheque en blanco. 

El de ayer fue el primer tiempo de un proceso electoral que para el Gobierno es clave para medir el impacto de su desempeño. Una elección "sin candidatos" y donde la gestión es la que se puso sobre los escaparates electorales.

Con la misma plataforma política que en 2015 lo llevó al poder, Cambia Mendoza no sumó más caudal electoral, mantuvo la diferencia con el PJ y se constituye como un fenómeno urbano: el conurbano mendocino es donde está la base política de Cornejo. Guaymallén, Las Heras, Capital y Godoy Cruz son la plataforma. En los departamentos rurales y que requieren otra impronta para desarrollarse, tuvieron un resultado adverso.

Como es frecuente que ocurra en Mendoza, el oficialismo sufrió la volatilidad de las elecciones de medio término. Pero con una diferencia: Cornejo ganó esta vez, como no habían logrado hacerlo los dos últimos mandatarios en 2009 y 2013.

La UCR había sacado en 2013 el 45% de los votos, sin aliados. Pero en esa misma elección el Frente para la Victoria había sacado solo el 26%. Ayer el PJ superó la barrera de los 30 puntos y salvo una catástrofe electoral en octubre ganará algún escaño más en la Legislatura. Con las PASO y las generales de hace 2 años también hubo "fuga" para ambas fuerzas políticas. 

Cierre campaña Cambia Mendoza - Paso 2017

La percepción, quizá errada por parte de lo analistas, era que la diferencia podía ser mayor. Por el contraste de gestiones entre la de Paco Pérez y la de Cornejo; por el descalabro en el peronismo y por el intento de giro en la gestión. Cornejo pasó toda su primera etapa de gestión con la queja y el discurso del desencanto como eje. El hiperrealismo depresivo que usó en la campaña de hace 2 años, en la transición y también en el primer año hizo mella y le fue difícil revertir con el impulso a la obra pública y a los hechos de gestión que intentó mostrar en los últimos meses, con la campaña ya en marcha. 

Los 7 puntos de diferencia garantizan un triunfo real en octubre. Pero también le aparecen vías de fuga de electores clásicos de cambiemos: la clase media quejosa que en 2015 era "antipaquista" y que hoy no tiene problemas en mudarse a opciones pragmáticas como Protectora. El voto "protesta útil" no lo tiene cautivo Cornejo. 

Sin embargo creen que en octubre romperán la barrera de los 10 puntos de diferencia por varias vías. Por un lado apuestan al voto "cerebral" y menos lúdico que en las PASO. Por el otro creen que sumarán con el arrastre del triunfo nacional de Cambiemos y la posibilidad de mostrar más hechos de gestión que quedaron a mitad de camino. Ayer había radicales que, entusiasmados por el calor de los resultados parciales trazaban una línea de futuro un tanto ambiciosa: "nos quedamos por 20 años", decían. Tras el papelón del presidente de la UCR, que dijo que ganaban por 20 puntos, el baño de realidad también les sumó algo de humildad. 

Más allá del hilado fino, Cornejo recibió un importante respaldo. Ahora, tras el éxito en su plan político, le toca diseñar y ejecutar un modelo de provincia. El desafío para el Gobernador es lograr que el doble comando, el de la gestión y el político, no se entorpezcan. Es que comenzará, tras las elecciones de octubre, el difícil transitar de un gobernador que debe planear la sucesión. 

Históricamente han sido los pasos más turbulentos para cualquier mandatario mendocino. En el caso del actual "inquilino" del sillón de San Martín tiene como plus ser un gran estratega. Así como armó la arquitectura política para llegar al poder desde al menos 7 años antes de ser Gobernador, no dejará pasar la posibilidad de sostener ese poder, aún lejos del gobierno. Si no se tropieza con sus propias debilidades, es probable que haya "cornejismo" para rato. 

Opiniones (16)
22 de noviembre de 2017 | 17:58
17
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 17:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Noimporta: Insisto que su análisis es muy muy bueno. Otros podrán o no estar de acuerdo pero Ud es reflexivo y lo que dice es coherente. Análisis macro de la politica. Un distinto. Saludos !
    16
  2. otelo. Lo de Lilita es cuestionable, fíjese que al día siguiente de la elección se fue de vacaciones "para descansar". Fuma muchísimo, está obesa y tiene edad avanzada. No es buena candidata a Presidente desde lo físico. Sí creo que es el "Caballo de Troya" puesto que no hay forma de entender cómo es que está con Macri siendo que es a ese Grupo económico a quien denunció en el mismo Senado por "MAFIOSO". Su incoherencia política es sublime. El PJ nacional tiene un referente que nadie quiere ver y es Cristina, la que ganó la mayor elección del país y puso otro ganador en Santa Fé. Ningún peronista tiene tantos votos. Tendrán que ir al pie y entregarle el partido en bandeja. Cristina no va a ser candidata a Presidente, de eso estoy segurisimo, pero será la que "ordene" y "dé ordenes". Quien no quiera aceptarlo tendrá que ir solo, como Randazzo. Así le fue. No va a ser Macri, ni los radicales, y mucho menos los medios, quienes le van a decir a ella qué hacer y cómo hacerlo. Los peronistas que sigan leyendo Clarín y escuchando TN, seguirán perdiendo como hasta ahora lo han hecho. Lo de San Luis es muy particular porque quien ganó se pasó de bando y los Rodríguez Saa colmaron al pueblo "no puntano" que ahora vive en San Luis, muchos de los cuales son mendocinos. No obstante recordemos que acá en Mendoza Rodríguez Saa tenía peso político propio, pero en el peronismo, después de la fuga del "Presidente por 3 días", no lo quisieron más. Ya estaba descartado antes de esta elección y se unió a Cristina sólo porque era lo único que le quedaba para sobrevivir. No obstante ello se hundió más. A lo mejor por unirse a Cristina, habrá que analizar también eso. Pero Verna, en La Pampa no se unió a Cristina y perdió. El Movimiento Popular Neuquino igual. Como en Río Negro y en Santa Fé, igual que en San Luis, Neuquén, Chaco, Córdoba y algún otra provincia que se me escapa, perdieron los "oficialismos", me atrevo a hacer lecturas allí del castigo "al gobierno local" de los votantes que no ven mejoras en sus vidas. La baja de votos en Mendoza, Corrientes y Jujuy, de los "oficialismos", también puede deberse a lo mismo. Son, creo, "votos contra el gobierno local". Hay una lectura general que es imprescindible hacer: El 25% de los argentinos acepta a la "derecha" en el gobierno y quiere a la derecha en el gobierno. Es histórico ese número y fue siempre el respaldo que tuvieron las dictaduras, Menem y Cavallo. El otro 10% extra que sacó Cambiemos en esta elección legislativa, probablemente venga de sectores medios que votaron en contra de los gobiernos locales y no aceptan al kirchnerismo. Pero el 65% del pueblo argentino es netamente "socialista" y está buscando representación. En los K está casi la mitad de ellos, es decir un 30% del pueblo, pero no es K sólo por serlo, sino porque ahí encuentra representada de una manera más adecuada a su "ideología". Puede no estar Cristina, pero la ideología sostenida por lo K es seguida por ese 30% de la población, que fue la base peronista a nivel histórico. La otra parte de ese 65% "socialista", es decir el 35% que falta analizar, tiene referentes varios y encuentran en Massa al más destacado. Es la hora que los radicales se definan y decidan si van a seguir jugando como lo que son o no. Tienen la posibilidad de recuperar a gran parte de ese 65% "socialista" que alguna vez lo siguió cuando estaba Alfonsín liderándolos. De ellos dependerá. O se quedan como lo que son ahora, un partidito provincial (tal como fueron los gansos antaño) o se vuelven a sus fuentes y se hacen "socialistas" dejándose de joder con experimentar las boludeces que ahora hacen. Que ellos lo decidan. Pero siguien el curso histórico y sabiendo de que todos los períodos tienen un ciclo, estando ahora en el inicio del clímax "macrista", hay que esperar qué tan rápido termina este ciclo de "derechas" en función de la dinámica mundial. Creo que si el de Menem fue de 10 años, éste no podrá superarlo y calculo, en función de las decisiones que se han tomado en estos 19 meses, que no tienen mucho más combustible que para 2 años como máximo. Si es que tienen viento a favor a nivel mundial. Lo cual veo no ocurre. Estamos cerquita de una de las crisis del capitalismo, que bien sabemos son cíclicas e inevitables y tenemos un loco como Trump en el poder central. Eso es una tormenta perfecta que no vamos a poder sortear desde este liberalismo económico. Y si agregamos la crisis en Venezuela, que amenaza con la intervención militar directa de USA, la región explotará más temprano que tarde y con ello el liberalismo deberá abroqularse, lo cual significa "achicarse", para no desparecer. Los ricos de Latinoamérica llevarían sus riquezas fuera de la región y la abrupta salida de capitales hará que los pueblos se levanten de forma espontánea, liquidando cualquier intento de prevalencia del liberalismo. Todo es opinable y está supeditado a eventos que no han ocurrido y quizás no ocurran, pero si ocurren, así será.
    15
  3. Noimporta: Muy bueno su análisis. Lo que nadie dice es que Cambiemos ha creado un monstruo que se los puede devorar por que es una persona que camina y conoce mucho: Lilita Carrio. Hoy muchos analistas la ven como presidenciable 2019 y competencia de Vidal. El PJ nacional, debe urgente buscar un referente ya que se alejó de Kris. Y posiblemente a Massa se les escape algunos dirigentes porque no le ven futuro.
    14
  4. a quièn va a enamorar, si es un petiso soberbio y repugnante. y los giles lo siguen, jódanse muchachos
    13
  5. Perdió votos con respecto a las elecciones que lo hicieron gobernador y ni hablar de las legislativas anteriores, y sin tener en cuenta que en esas no estaban sumados (como ahora) el Pro, el PD, el partido de Massa y todos los otros partidos que conforman el frene Cambiemos. Cornejo no enamora a los votantes, es un hábil jugador de la política y los votantes lo están viendo, por ello la pérdida paulatina de votos.
    12
  6. Tengo la impresión, que han sido los propios dirigentes del partido -acostumbrados a otra forma de distribución del poder interno- quienes retacearon apoyo y no movilizaron como en otras ocasiones. Muchos de los funcionarios que acompañan la gestión del Gobernador, no llevan ni a sus hijos a votar! Una lástima! La capacidad de gestión, muchas veces se opaca, por la falta de visión política y compromiso. En octubre, seguramente, se pondrán más las pilas!
    11
  7. 1) Ganó Cambiemos a nivel macro. 2) A nivel micro no lo tengo claro pero creo que al ser una elección legislativa, no les alcanza para la gobernabilidad que necesitan en virtud de las reformas que le exigen los factores de poder. 3) Los K no murieron y los dejaron vivitos y coleando, aún sin Cristina esto es una realidad. El resultado de Rossi en Santa Fé lo confirma. 4) A los K, por sí solos, no les alcanza para gobernar en ningún lugar, pero sí para ser oposición de control y contrapeso. Algo bastante satisfactorio para el sector más vulnerable. Habrá cambios, pero con cuidados necesarios para que no se lastime demasiado a los que menos poder tienen. No todo lo que quieran los poderosos se podrá hacer. 5) El peronismo quedó como única referencia opositora, dado que Massa defeccionó y mucho. 6) Es esperable que la lectura política por parte de especialistas encuentren mejores expresiones que ésta, pero sin duda que la división ideológica argentina es real y contundente. 6) El radicalismo desapareció definitivamente y supongo que aún así están felices. Allá ellos. Que se contenten con los pequeñísimos triunfos de Mendoza y Jujuy, porque a nivel nacional no tienen ningún peso político y Macri se los va a hacer sentir. 7) La gobernabilidad en Mendoza quedó más que nunca en manos del peronismo y seguramente que la aportará por el bien del pueblo mendocino. Eso espero. 8) Cornejo no podrá modificar la constitución y, por ende, tendrá que gobernar un año y medio más a partir de ahora, porque el resto de su mandato, como ya sabemos, es de despedida y sin poder real. Luego será el radicalismo quien tendrá que imponerse políticamente a la manija que Macri le va a dar a sus propios candidatos locales y el dinero de la Nación que para ellos habrá pero no para los radicales. Ahí deberán unirse los radicales mendocinos con los peronistas mendocinos en contra del macrismo nacional, sino seremos boleta nuevamente. 9) Ahora no tienen más excusas, ni Cornejo ni los radicales, deberán hacer que una gran mayoría de mendocinos vivan mejor y que los que peor están dejen de estarlo, sino perderán las próximas elecciones ejecutivas en virtud de su inoperancia. Tienen el poder y los votos. Tienen el consenso de los poderosos. Tienen el consenso de los medios. Tienen un gran pueblo y una gran Provincia. NO TIENEN MÁS EXCUSAS.
    10
  8. El 3% q votó a Armagnague no va a votar ni borracho x Cornejo. Y si no arrasó en las PASO despues de agitar el fantasma de Paco Perez, no arrasa más.
    9
  9. En mi humilde opinión, si no fuera por lo impresentable del último desgobierno peronista, hoy el oficialismo tendría muchos motivos para preocuparse. Que los tendrá a corto-medio plazo si no hacen una mejor gestión (una de menos para la galería y más para lo concreto; cosa que dudo). Hasta ahora en Mendoza, eso de "Cambiemos" ha sido un cambiar de figuritas, manteniendo todo lo posible las mismas prácticas clientelistas, provincianas y vetustas que tienen postrada esta provincia. Siguen brillando por su ausencia los estadistas.
    8
  10. En mi opinión la gestión de Cornejo va bien encaminada, pero faltan inversiones privadas ?fuertes? para remontar económicamente la provincia. No puede ser que la única inversión más o menos decente sea Potasio Rio Colorado, que está recortada y que todavía está en ?veremos?. Lo único que veo inaugurarse son un par de bodegas boutique. Con esos no hacemos nada. Si no vamos a permitir la minería entonces hay que fomentar alguna otra industria. Algo nuevo, una multinacional grande. Cornejo debiera pedirle al Estado Nacional algún tipo fomento para que se instale en Mendoza alguna automotriz, alguna siderurgia, o alguna otra empresa de manufactura, pero ?grande?.
    7
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia