opinión

"En el fondo, corruptos somos todos"

En el fondo, corruptos somos todos

 Si nos limitamos a explicar el significado lingüístico de estos términos, tropezamos en seguida con una dificultad inesperada: resulta casi imposible encontrar, en un diccionario, la definición adecuada que corresponda a las conductas y al hecho social de la "corrupción", tal como todo el mundo habla de ella.

Y tal como la estamos viviendo. Las ciencias sociales llegan, casi siempre, con retraso. Primero se producen los hechos. Luego, cuando esos hechos se analizan, se les encuentra la adecuada definición. Es lo que está sucediendo ahora.

En efecto, en las últimas décadas, se ha generalizado el fenómeno social de la corrupción, que preocupa, indigna e irrita cada día más y más a la mayoría de los ciudadanos. No es posible, como es lógico, analizar (aquí y a fondo) este asunto tan grave y de tan graves consecuencias. Sobre todo, si pensamos que se trata de un estado de cosas en el que entran en juego la política, la economía, el derecho, la moral, la religión, la educación y tantos otros factores, imposibles de analizar y desentrañar hasta el fondo.

Por eso, en esta breve reflexión, me limitaré a destacar un hecho que, según creo, es capital para que nos demos cuenta de lo que realmente está pasando. Me explico.

Por supuesto, que hay corrupción porque hay corruptos. Pero, con decir eso, nos quedamos a medio camino. Porque la corrupción no es solamente la suma de los corruptos, tal como se suele entender el calificativo de "corrupto". Tenemos tanta corrupción porque tenemos unas instituciones sociales (derecho, economía, política, educación, religión...) que no están ni pensadas, ni preparadas, para remediar (y menos, evitar) un fenómeno como el que estamos sufriendo.

Pero no sólo esto. Lo más grave, que está ocurriendo, es que nos quejamos de los gobernantes corruptos, pero el hecho es que la mayoría de los ciudadanos los siguen votando. Con lo que, sin darnos cuenta, lo que la mayoría estamos diciendo es: "siga Vd robando, que yo le seguiré votando". Lo cual quiere decir que, en el fondo, corruptos somos todos. Unos, por acción; otros, por permisión, y casi todos, por omisión.

Concluyo: desde el momento en que el propio interés y la propia ganancia es el valor dominante en la sociedad, se hace inevitable que se haya generalizado el criterio según el cual, aquí el que "no se aprovecha", es que es tonto. Así, ¿qué podemos esperar?

Para leer todos los artículos del autor,hacé clic aquí:

Opiniones (6)
17 de noviembre de 2017 | 22:36
7
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 22:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si usted mide con esa vara, es porque evidentemente usted, es corrupto. Yo, ni me acerco a sus opiniones, no tengo nada, que no haya sido tras el esfuerzo diario. El problema, es que corruptos como usted hay mas de los que trabajamos como yo.-
    6
  2. nbc: Si buscás para atrás en la historia de la corrupción solo te vas encontrar dos pequeños períodos presidenciales sin corrupción, pero con serios boicots de los corruptos en cuanto perdieron el poder: Frondizi y en mayor medida Arturo Illia. Si a Alfonsín no le hubiera aparecido el problema de los pollos de Mazzorin, estaría ahí nomás. Entonces, miremos el resto de los gobiernos desde el golpe a Yrigoyen para acá: Con Alvear muy casado con la oligarquía, y luego la primer década infame, donde te miraban por la ventana del cuarto oscuro a ver si votabas conservadores o eras boleta, pasando por la corruptela generalizada de Perón (agravada por su pedofilia comprobada con Nelly Rivas, los negocios de Eva y sus joyas, su hermanito suicidado por Juan Domingo en cuanto pudo (Juan Duarte), los negocios de la Standard Oil, los primeros trenes chatarra comprados a los ingleses, la inmunda represión a opositores y el tono fascista de todo su gobierno, me ahorran el resto de los comentarios. La autodenominada Revolución Libertadora, haciéndole el favor de convertirlo en víctima cuando se venía abajo y su indiscriminada y criminal represión, salteando a los dos presidentes electos que zafan de la condición de corruptos a todo nivel, llegamos a otro golpe propiciado por Perón y sus sindicalistas preferidos, casi sin mas justificativos que los chistes de desprestigio contra Illia avalados por los medios. Aplaudiendo la creación del tristemente célebre comando Montoneros (todos catolicos de derecha) luego de su valiente accionar para asesinar a otro tipo solo y sin defensa, logró lo que no consiguieron los que debieron hacerlo olvidar, jugar a derecha e izquierda y lograr la mayor matanza entre peronistas en Ezeiza. Hizo como que los echaba de la plaza mientras a su costado el brujo mayor ya había organizado y empezado la verdadera represión de Estado, el inefable Lopez Rega, caído del cielo para dominar la escena ante la inutilidad demostrada por la última conquista femenina de Perón, a quién irresponsablemente dejó en lugar para reemplazarlo, la bailarina Isabelita o María Estela. Y el primer escalón de inflación galopante por parte de Rodrigo, la primer hiper verdadera. Se llevaron todo en medio de una guerra entre ellos y contra los militares, que todavía disfruta en Madrid, ciudad donde engendraron la Guardia de Hierro (que parecido a Puerta de Hierro, ¿no?, donde se expresa la derecha filonazi de Perón, de la cual fueron parte Bergoglio, Bárbaro, Grabois padre, Grabois hijo, el inefable Moreno y Gustavo Vera. De ahí saltamos previo Alfonsín y su manchita de Mazzorin, al jefe feudal de La Rioja, entonces disfrazado de Facundo, que nos terminó embocando de todo en diez años, cada privatización un negociado y como no le alcanzaron, hubo que piratear armas a Ecuador y hacer saltar por el aire a Río Tercero. Esos mismos, que tenían fotos de Cavallo y Menem abrazados a ellos, salieron los dueños de la decada cagada, ya enriquecidos con negocios muy raros al principio en Río Gallegos y luego en todo Santa Cruz. Y se trajeron toda la banda con ellos, tan extasiados de lo fácil que es hacer plata por y desde el Estado. Se trajeron al cadete del Banco, al secretario personal, a la secretaria amante, al jardinero, al binguero y los hicieron dueños de la Patagona, todo COMPROBADO CON GUITA DE TODOS NOSOTROS. Obras sin empezar cobradas, obras sin terminar cobradas, negocios con Iraníes, con venezolanos. La mina hasta se dio el lujo de hablar mal de las maestras por cadena nacional, o de la Universidad de La Matanza en Harvard. Todo eso no importa. Doce años de Afano, así con mayúsculas. Y bueno, después de putearlo a Menem en dieciocho idiomas, en la primer vuelta del 2003, ¿no salió adelante del Tuerto enamorado de las cajas fuertes? En la Argentina todo el posible, incuyendo en que en algún momento pase una cosa diferente.
    5
  3. Coincido con el autor de la nota en su aseveracion de que al votar corruptos los legitimamos, entrando en plena contradiccion porque al dia siguiente de votarlos, si hay una encuesta la clase politica tiene una magra aceptacion pero ellos se defienden diciendo que los votaron.Me parece que habria que pensar en terminar con votar el menos malo o contra de, y propiciar una gran abstencion , si no hay nadie que nos convoque, por ejemplo si solo votara un 30% del padron quien ganara y todos los que participaron como candidatos , verian que la gente esta cansada de ellos , que quieren otras propuestas otra caras , como en las licitaciones ante una gran abstencion se deberia declarar desierto el comicio y llamar de nuevo a elecciones, hasta que aparezca mayor apoyo de la gente. en concreto debe aparecer el partido abstencionista, y los otros partidos deberan esmerarse en sus candidatos para ganarle a esa mayoria abstencionista , sino hacemos algo seguiremos en manos de corruptos individualistas que solo piensan en el poder para enriquecerse y figurar rodeados de chupamedias la mayor cantidad de tiempo posible, justificandose que los votaron
    4
  4. Tendencioso y falaz Se sabe que los unicos corruptos son KKKKK JAMAS UN SEGUIDOR DE GLOBOS Y PASITOS DE CUMBA NI CEO NI EMPRESARIO FUE, ES NI LO SERÁ.
    3
  5. Yo no puedo creer que los candidatos a votar sea ex presidente, dos ex Jefe de Ministros (Massa y Abal Medina), y cientos de ministros, intendentes y legisladores del gobierno más corrupto que tuvo la historia argentina. El problema lo tiene primero el partido peronista que antes que la ética priorizó las estadísticas, y el más grande, y sobre todo triste, los ciudadanos argentinos que pasamos de estar entre los primeros entre las potencias del mundo (antes de 1945) a estar entre los países con más pobreza (desde hace años), salvo cuando la sra. mentía sobre esto. Mientras no digamos TOLERANCIA CERO A LA CORRUPCIÓN de cualquier color político, y no ACEPTAR EL TODOS ROBAN, O LOS OTROS TAMBIÉN ROBAN. NO TODOS SOMOS CORRUPTOS Y NO TOLERO QUE ME COMPAREN CON ELLOS, POR ESO NO LOS VOTO.
    2
  6. Sí, claro, ahora la corrupción es culpa de todos
    1
En Imágenes
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia