opinión

La injusticia también mata

Viviana Espina, la luchadora madre de Lucas Carrasco, asesinado a la salida de la cancha de la Lepra, fue hallada muerta.

La injusticia también mata

No existe nada más doloroso e inconsolable que la muerte de un hijo. No estamos preparados para ello. Pero si además sucedió en forma violenta, incidental o accidentalmente, ya no resulta solo un dolor o una fatalidad para quienes lo trajeron al mundo, sino mucho más y, por ello, la compañía del resto de las personas cercanas resulta imprescindible. Para casos como el de Lucas Carrasco, que fuera asesinado a la salida de la cancha de Independiente Rivadavia, el caso adquiere -como en lamentablemente tantos otros- que la atención y el compromiso de "todo el mundo" para su esclarecimiento, porque no hacerlo implica un peligro latente para todos los demás hijos de esta tierra. Que haya justicia, que se juzgue y condene a los culpables es parte de un proceso que no repara, pero que significa mucho para la continuidad del contrato social: no se puede matar, no se debe tolerar que eso ocurra.

Es difícil rendirle homenaje a Viviana Espina, una madre que pasó por todo esto y que, además, tuvo que aprender a sobrellevar que se admitiera tácitamente la ruptura de esa conveniencia social que es la justicia. No hubo justicia por el asesinato de su hijo Lucas y por más que muchas personas a su alrededor intentaron acompañar su dolor e inclusive, tomar la bandera de la lucha por ella iniciada, ninguno pudo haber igualado jamás cabalmente su sensibilidad de madre a la que le quitaron a su hijo, violentamente.

Hay dos agregados tristisimos, horrendos y a la vez inaceptables a una historia ya de por sí cruel: el Estado no funcionó dos veces: Lucas murió ante la Policía, que debía protegerlo, y el Poder Judicial no condenó a nadie por una cuestión técnica. Y si el Estado funcionó mal (deliberadamente o por azar) con Lucas Carrasco ni con su madre Viviana Espina, que fue encontrada sin vida en el Acceso Este el sábado pasado, tenemos que comprender que los huérfanos de justicia somos todos y no solo sus dos nuevas víctimas fatales.

La injusticia mata.

(PD: Tengo los chats en donde Viviana me pedía todo el tiempo que no me olvidara de su hijo. Ahora tampoco nadie tiene que olvidar su lucha).

.....

Abajo, algunos recuerdos de quienes quisieron y acompañaron a Vivivana Espina:

Espina
Espina
Espina
Espina

Opiniones (3)
25 de Julio de 2017|17:47
4
ERROR
25 de Julio de 2017|17:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ahi esta lo que se venia dando, el Juez Valerio, ahora cortista, apañado por todo el poder politico cuando se fue a dar clases a pesar de estar "enfermo" para proseguir el caso judicial que esta madre lucho. Debiera darles verguenza a todos.
    3
  2. GRACIAS JUEZ VALERIO, llevás una muerte más encima. seguro ni te importa. gracias cornejo por haber puesto a valerio en la corte. seguro ni te importa.
    2
  3. Que asco da la justicia mendocina
    1
En Imágenes