opinión

Neuronas Espejo: las células de la empatía

La misión de las neuronas espejo es reflejar lo que estamos observando, son células encargadas de que nos encontremos imitando un gesto de alguien cercano a nosotros, sin saber por qué.

Neuronas Espejo: las células de la empatía

 Licenciados en Psicología

Carina Saracco | Facebook

Mauri Girolamo | Facebook

Los seres humanos somos criaturas sociales. Nuestra supervivencia ha dependido de entender acciones, intenciones y emociones de los demás. Los cerebros se han ido organizando a lo largo de años de evolución para responder a las claves sociales, consiguiendo así ser aceptados por el grupo al que se pertenece o al que se desea ingresar. De forma muy general, se podría decir que nos gusta pasar tiempo con personas que se parecen a nosotros: que tienen las mismas inquietudes y valores, que piensan y sienten como nosotros. El ser humano evolucionó hacia habilidades que le permitieron aprender a "ponerse en el lugar del otro". Una manera de "hacer de cuenta" por un momento, lo que podría llegar a sentir o lo que implicaría estar, en el lugar de nuestro semejante, a lo que se denominó técnicamente: "empatía". El hombre tiene en general, una capacidad innata para la empatía, aunque también es algo que se cultiva y se puede desarrollar. Esta habilidad para compartir los estados emocionales de los demás se la debemos a un grupo de neuronas presente en nuestro cerebro, a las que se les dio el nombre de "neuronas espejo". Son un grupo de células que fueron descubiertas en 1992 por el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti y que parecen estar relacionadas con los comportamientos empáticos, sociales e imitativos. Se trata de neuronas del sistema piramidal, que están relacionadas con el movimiento en general. Su particularidad es que se disparan con el movimiento propio y ajeno. En los seres humanos se encuentran en la corteza frontal inferior.

La misión de las neuronas espejo es reflejar lo que estamos observando, son células encargadas de que nos encontremos imitando un gesto de alguien cercano a nosotros, sin saber por qué. El nombre es bastante ilustrativo de cómo funcionan: "hacen de espejo", reflejando en el cerebro del observador, las acciones de quien tenemos delante, respondiendo a la acción, imitándola. La imitación es una capacidad innata, pues los bebés de apenas unos días de vida son capaces de imitar movimientos faciales como abrir la boca o sacar la lengua (conductas que están en el repertorio del recién nacido), lo cual indica que la capacidad está presente desde el nacimiento. Así es como si los demás ríen, sonreímos; si una persona habla de determinada manera, tendemos a imitarlo; tal como sucede en el "contagio" del bostezo. Cuando se ve a la persona que se tiene delante mover el brazo, se activan en nuestro cerebro las neuronas que controlan el movimiento del brazo, las mismas que se activan en el cerebro de la persona que lo está moviendo, pero con menor intensidad. Esto mismo sucede con las emociones. Pero el proceso es un poco más complejo, porque es fácil ver un bostezo o un gesto, sin embargo no siempre somos tan explícitos y claros a la hora de expresar nuestras emociones.

Ramachandran llama a las neuronas espejo "neuronas de la empatía" por ser las implicadas en la comprensión de las emociones de los otros, ya que desarrollan procesos cognitivos fundamentales en las relaciones humanas. A partir de este descubrimiento sobre las neuronas espejo, los científicos llegaron a la conclusión que entendemos las sensaciones y las emociones de los demás de una manera bastante directa y no a través de algún proceso cognitivo extremadamente complejo. El aprendizaje por imitación, tiene un rol fundamental en la conducta de ayuda a los demás, demostrando una vez más que somos seres predominantemente sociales. Sin dudas la empatía, relacionada con las neuronas espejo, es uno de los principales mecanismos en las relaciones sociales. Las experiencias de una tercera persona sintiendo una emoción concreta, provoca una actividad neuronal compartida cuando observamos su expresión facial, de tal forma que esta percepción nos lleva a experimentar algo similar, como son el ejemplo de las expresiones de asco o placer.

Basados en este grupo de neuronas que reflejan la realidad de nuestros congéneres en un espejo interno, es que se nos estruja el pecho, se anuda la garganta o se nos escapa una lágrima, al figurarse cómo podría sentir una persona cercana ante necesidades básicas como el hambre, la desprotección, la inseguridad o hasta otras como la falta de trabajo, el trato indigno o la pérdida de salud. Todos aspectos que nos llegan a lo más hondo de las entrañas cuando en sus extremos, lo vemos representado en la vida de un niño o un anciano. Así llevamos a cabo acciones que coherentemente nos impulsan a la conducta solidaria de ayuda, escucha, comprensión, contención o de acompañamiento sencillo y profundo, compartiendo junto a nuestro par en respetuoso silencio.

Nada es tan intenso en la vida como las emociones. Esencia que posee al hombre y éste a ellas, para llevarlas a cabo en el contacto con sus semejantes. Pero donde queremos poner el foco es en la bisagra sobre la que gira todo éste entorno, esa capacidad que hace al humano sensible: la empatía. Capacidad que, factible de ser ampliada, trabajada, desarrollada y magnificada en su aprendizaje, necesita de la decisión comprometida de involucrarnos activamente con quien tenemos al lado, enfrente o detrás nuestro. Un giro en el crecimiento personal que nos elevará como personas hacia zonas de plenitud y bienestar. Pues pocas cosas nos regocijan tanto como tener la oportunidad de empatizar con alguien y hacer algo para desplegar acciones comprometidas con ese ser. Un camino de doble vía, ya que a la vez que nos comprometemos con su situación, nos regodeamos en el placer de sentir que aportamos un rayo de luz en las circunstancias del otro. Y consecuentemente, como todo espejo, tal como manda el funcionamiento de este grupo de neuronas, nos devuelve en forma de gratificación interna, el saber que por lo menos una vida brilló un poco más al haber aportado alguna acción en esa dirección. 

Opiniones (0)
24 de noviembre de 2017 | 19:52
1
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 19:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia