En foco

Gran Hermano somos todos

Ya no es un solo ojo ni los miles de las redes. Son muchos más los que observan a funcionarios, periodistas y legisladores que sacan los pies del plato.

"Necesitamos más rigor en el laburo". Como dirían en los pasillos de Tribunales, a confesión de parte relevo de prueba. Es que este tremendo ejercicio de autocrítica (o boutade) salió de boca del jefe del bloque de diputados del PJ, Javier Cofano, a una semana del escandalete en la Legislatura que soltó la lengua afilada de Alfredo Cornejo y despertó un aluvión de críticas de los mendocinos de pie en los medios y en las redes sociales.

La sesión que se había caído por falta de quórum y faltazo de cuatro radicales llevó al gobernador a azuzar a los legisladores con la implementación de un ítem banca. Desde la oposición, además de tacharlo de demagogo, lo cruzaron echando mano a la ley. En la Cámara Baja ya existe un reglamento interno que prevé sanciones para el caso de aquellos legisladores que, sin previo aviso, se ausenten de las sesiones ordinarias y/o extraordinarias. Lo cierto es que ese castigo (es un decir), tal como está planteado, no le hace ni cosquillas al bolsillo de los susodichos.

Pero el sainete no quedó ahí. El peronismo redobló la apuesta y presentó un proyecto que impondría multas de hasta $8.000 de descuento para los legisladores que falten a una sesión. Ante faltazos infundados a las sesiones cobrarían un 10% menos de su sueldo y un 5% menos si brillan por su ausencia en las reuniones de comisiones.

El mismo legislador que cuestionaba que el gobernador se valió del desprestigio de los legisladores para tenerlos de "rehenes" es el que admitió sin ponerse colorado "necesitamos más rigor en el laburo".

La productivo en este y tantos otros casos similares sería poder sortear la tentación de la chicana fácil para reconocer que en la Argentina que necesita reconstruirse hace falta más rigor en el trabajo. Y también en el estudio, en los servicios públicos, en la gestión, en las políticas de Estado, en los medios de comunicación...

Los argentinos nos reconocemos hijos del rigor, pero a la luz de los resultados (o su falta) estamos mucho cerca de ser los padres de la derrota o la madre de todas las excusas. 

Esta súbita autorregulación de los legisladores no llega por una genuina necesidad de autocontrol, pero sin dudas muestra que acusaron recibo de lo que la calle (léase votantes) opina de ellos.

Hoy, más que nunca, el control ciudadano es fundamental. No alcanza con las espamódicas explosiones y demandas en las redes sociales. Nadie debe estar ajeno a ese ojo alerta, a esa lupa implacable que no busca más que hacerle rendir cuentas a quien tiene una impostergable responsabilidad con la sociedad. 

Esa suerte de Gran Hermano que debe velar por el conjunto, somos todos. Ya no es más aquel manipulador ojo único que vigila y castiga al resto como en 1984, la mítica novela de George Orwell. 

Opiniones (3)
14 de diciembre de 2017 | 14:27
4
ERROR
14 de diciembre de 2017 | 14:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Este columnista del valle, que ya es bastante grandecito, por lo que denota la foto, tendría que tener en claro que es un error imperdonable, el medir a otros con su propia vara. Gran hermano será el, porque yo no lo soy, ya que gran hermano son una manga de imbéciles encerrados al pedo sin hacer nada más que seguir un libreto global, para entretener a la gilada; evidentemente a este sr, le cae bién la comparación con esos salames, pero no es sano decir todos somos. MAS HONESTO SERIA QUE PONGA SOY GRAN HERMANO Y VAMOS A SABER QUE ES UN DOLOBU IMPORTANTE Y LISTO.
    3
  2. Hace falta rigor en el trabajo, rigor en sancionar a los corruptos, rigor en cumplir las leyes laborales, rigor en que se distribuya la riqueza más equitativamente, rigor en terminar con la evasión fiscal. Sí Rubén, hace falta rigor. La apelación a Gran Hermano es poco feliz, mirá la peli El Círculo y verás por qué.
    2
  3. A Cofano el rigor le faltó toda su vida. Desde que era profesor en la UNC san rafael. Ya hace 20 años se notaba que el laburo duro no era lo suyo. Y ahi está, diputado, igualito a los otros que lo rodean
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho