opinión

El 50 aniversario de la Franja Morada

El 50 aniversario de la Franja Morada

En homenaje a Santiago Pampillón (primera víctima estudiantil, de la dictadura de Juan Carlos Onganía, las agrupaciones de la Unión Nacional Reformista, adoptaron la denominación Franja Morada, allá por el año 1967. En realidad, recién en 1972 se convierte en el brazo universitario de la UCR.

Sin embargo, lo más trascendente, es que su ideario se remonta a los agitados días de la Reforma Universitaria, en 1918, cuando los estudiantes cordobeses hicieron flamear como bandera, las cortinas y las estolas "moradas", propias de los sacerdotes. Acción simbólica, que expresaba la expulsión de la aristocracia academicista y del discurso cerrado y elitista del clero, que hasta entonces, gobernaban anacronicamente la Universidad.

Cada cual con su historia y en su territorio, (en mi caso desde 1976 a 1981, me cobijaron las aulas y los patios inolvidables, de aquel rincón de Santa Fe, ubicado en calle Cándido Pujato, conocido como "La Facultad de Derecho").

Quienes para aquel entonces, también éramos jóvenes, atravesamos, por muchas de las borrascas de un país, que no se privó de padecer, todos los rigores y adversidades institucionales. Ningún interés subalterno, ninguna promesa demagógica, ninguna especulación personal. El salto sin red, por el bien común y colectivo- era la característica de aquella etapa- donde el único objetivo totalizador, era recuperar la democracia.

La Franja se identificó desde su génesis, con dos tradiciones fundacionales: la UCR y la Reforma Universitaria, con el célebre Manifiesto Liminar de Deodoro Roca!! Ambas tradiciones se parieron, a contrapelo de dictaduras militares, de demagogias populistas y de los cantos de sirena, de un izquierda que -como los años lo demostraron- significaron para el país, una emboscada, más que una alternativa.

Ser radical en la universidad, fue siempre, una elección del corazón, pero fundamentalmente de la razón, frente a los discursos exaltaltados y las desmesuras ideológicas, de los años 60/70!! Para los intolerantes del discurso único y sus primos snob de la lucha armada, el radicalismo se presentaba como un plato desabrido.

No era fácil la prédica, a favor de la democracia, la paz y las transformaciones graduales. No era fácil ser radical en un universo culturalmente violento.

Sin embargo, se pudo!! Talento y sensibilidad fueron la fórmula. Algunos provenían de familias radicales, otros aprendimos a serlo. Éramos críticos de Perón, pero no nos gustaba que nos dijeran gorilas. No simpatizamos con el comunismo, pero era una falacia que nos acusaran de macartistas. Sin ser peronistas leimos a Arturo Jauretche a Puiggrós y Abelardo Ramos. Los libros eran nuestro refugio y jamás los consideramos antagónicos, a las alpargatas.

Señalados por la derecha autoritaria y clerical, e impugnados por una izquierda violenta, el espiritu de la reforma, sobrevivió gracias a las convicciones de líderes y masivos grupos estudiantiles que encontraban en esos paradigmas, la satisfacción de sus expectativas como estudiantes y futuros profesionales.

"Reforma y laicismo," o, "Un solo grito, gobierno tripartito", fueron las consignas de una épica laica, que apostaba a las reformas progresivas, en el campo del saber y en el campo de la sociedad!! Camino equitativo y racional, frente a la proletarización estudiantil, propuesta por la izquierda y su opción armada, o al compromiso villero, alabado por las versiones socialcristianas, en algunas de las cuales abrevaron, quienes luego se habrían de definir como Montoneros.

El reformismo enseñó, las virtudes de la democracia y el compromiso con las causas justas, pero no exigió, desnaturalizar la esencia del ser estudiante, con su sueño profesional.

Itinerarios insólitos de la política autóctona!!

La derecha de la izquierda o la izquierda de la derecha!!

Sin embargo en estos cincuenta años Franja Morada atravesó por todas las temporadas del infierno, en un país en permanente destemplanza.

En este medio siglo, resulta notable que una agrupación estudiantil, haya sobrevivido a dictaduras militares y gobiernos peronistas.

Pero más loable que sobrevivir a Onganía y Lanusse, a Perón y Videla, a Menem y Kirchner, es para "La Franja", la tarea de fortalecer el ideario, en los propios gobiernos partidarios!!

Una verdadera hazaña política, para una práctica juvenil, donde la interpelación y el rechazo a los beneficios del poder, es la esencia de la rebeldía generacional y por tanto, el oficialismo debe ser siempre, el lugar más incómodo!!

No ser dóciles soldados de causas verticales, es el desafío!!

No lo fueron, ni en los períodos de mayor identificación, con sus jefes políticos.

La cultura de la libertad individual, impide alinearse mansamente y sin juicio crítico, detrás de personalismos!!

No es sano ocultar los acuerdos, pero jamás hay que disimular las disidencias!! Protestar, levantar la voz, desobedecer, con la inusual virtud, de no sacar los pies del plato!!

La permanencia política de Franja Morada, se legitimó siempre, a través de elecciones transparentes, en las que ninguna expresión política fue proscripta y todas ejercieron las libertades más amplias para participar. Un dato no menor, frente a la opacidad reinante!!

En un país lastimado por la fragmentación social, la grieta política, el derrumbe de las ideologías, la gangrena de la corrupción y el vaciamiento de valores, que un proyecto solidario, con la mística de la Franja Morada, haya cumplido 50 años, resulta absolutamente conmovedor!! 

Opiniones (0)
18 de enero de 2018 | 15:41
1
ERROR
18 de enero de 2018 | 15:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El ciclón que congela a los Estados Unidos
    4 de Enero de 2018
    El ciclón que congela a los Estados Unidos