Deportes
En foco

Del Titán al Pipa: diez años de espera Xeneize

Tras varios desencantos con sus centrodelanteros, Boca debió esperar una década para volver a tener al goleador del campeonato.

Del Titán al Pipa: diez años de espera Xeneize

Martín Palermo marcó a fuego al hincha de Boca Juniors. Sus goles lo convirtieron en el máximo goleador histórico de la institución y, consecuentemente, en uno de los ídolos indiscutidos del club aún sin ser del riñón del mismo. Es que más allá de la cantidad de tantos marcados, el Loco convirtió ante rivales de toda la vida y en partidos decisivos.

El Titán fue goleador del campeonato en dos ocasiones: en el Apertura ‘98, que ganó Boca, cuando marcó 20 goles en 19 partidos y estableció el récord en torneos cortos; y en el Clausura 2007, torneo que ganó San Lorenzo, anotando 11 tantos.

Los hinchas de Boca no imaginaban en ese momento que deberían pasar exactamente diez años para que el club de la Ribera volviera a contar con el goleador del torneo.

Darío Benedetto anotó ayer un doblete en el último partido del campeonato y llegó así a 21 dianas. El Pipa fue la gran figura del Boca campeón por sus goles, claro, pero también por su juego y por la garra que mostró en momentos clave, un elemento esencial para cualquier futbolista que aspire a enamorar a la hinchada Xeneize.

Darío Benedetto

Además el pueblo boquense se aferró a su centrodelantero, al que brindó una ovación especial en la fiesta por la obtención del título, ya que tras el retiro de Martín Palermo no había sumado más que desilusiones con los 9 que fueron vistiendo la azul y oro.

Palermo colgó los botines a mediados de 2011 y quien asomaba como un posible sucesor era Lucas Viatri, quien heredó la número 9. En el Apertura 2011 Boca se consagró campeón de la mano de Julio Falcioni y el goleador del equipo fue Darío Cvitanich con 5 tantos, muy por debajo de Rubén Ramírez, artillero de ese torneo con la camiseta de Godoy Cruz. Viatri apenas anotó tres goles.

Para el Clausura 2012 las cosas no cambiaron mucho. El goleador de Boca fue Pablo Mouche con seis tantos, mientras que los centrodelanteros de aquel plantel apenas se destacaron: Cvitanich marcó 4 goles, Santiago Silva y Nicolás Blandi hicieron dos y Viatri, apenas uno.

En el Inicial 2012 empezó a destacarse Santiago Silva. El uruguayo fue el artillero Xeneize con seis tantos, pero lejos de los 13 de Facundo Ferreyra, del Vélez campeón. Viatri marcó tres goles y Blandi, dos. Silva volvió a ser el goleador Xeneize en el Final 2013, con cinco goles. El máximo artillero de ese torneo fue Emmanuel Gigliotti, con 11 goles que lo pusieron en la mira de Boca Juniors.

Precisamente, Gigliotti fue refuerzo de Boca para el Inicial 2013 y terminó anotando 8 goles, dos menos que el Picante Pereyra, máximo goleador de ese campeonato con Belgrano. Blandi, quien se adueñó de la número 9 tras la partida de Viatri, marcó 3 y se despidió del club. En el Torneo Final 2014 Gigliotti agarró la 9 y volvió a convertir ocho tantos, cinco menos que Mauro Zárate, artillero del torneo con Vélez.

A finales de ese año se disputó el torneo de transición, el último campeonato corto del fútbol argentino. Allí llegó Jonathan Calleri, quien con 6 tantos fue el goleador de Boca en el torneo, seguido por Gigliotti con 5. La tabla de ese certamen, que ganó Racing, la lideró Lucas Pratto en Vélez, con 11.

Si bien los números de Gigliotti en Boca no fueron malos, será recordado por haber malogrado el penal ante River en la semifinal de la Copa Sudamericana 2014. A partir de allí, el clásico rival se envalentonó para lograr, al año siguiente, uno de los ciclos más exitosos de su historia.

El año 2015 fue el de la ampliación del campeonato a 30 equipos. Gigliotti se fue al fútbol chino y le dio lugar a Jonathan Calleri para que mostrara su mejor versión. Y el surgido en All Boys fue una de las claves para que Boca ganara el título a fin de año anotando 10 goles, aunque quedó muy lejos de los 21 que hizo Marco Ruben en Rosario Central. Daniel Osvaldo, quien jugó el primer semestre, apenas marcó tres goles.

Para 2016 se modificó nuevamente el torneo, que duraría seis meses para luego volver al formato anual y adaptarlo al calendario europeo. Daniel Osvaldo regresó tras la salida de Calleri pero apenas jugó tres partidos y no marcó goles. Boca no tuvo un centrodelantero definido en ese campeonato y los máximos artilleros fuero Tevez, con 4, y Andrés Chávez, con 3.

Guillermo Barros Schelotto asumió antes de la finalización de ese torneo, en el que Boca ni siquiera logró la clasificación a una copa, y en su primer mercado de pases como DT Xeneize pidió a Darío Benedetto, quien se desempeñaba en el América de México.

El resto es historia conocida.

Opiniones (0)
22 de noviembre de 2017 | 12:49
1
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 12:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia