opinión

Argentina afuera de emergentes: cómo posicionarse para pasar la tormenta

Argentina afuera de emergentes: cómo posicionarse para pasar la tormenta

 Argentina deberá esperar un año más para que el MSCI considere su vuelta al mundo emergente.

Si bien MSCI considera que el país reúne todos los requisitos para conseguir la re categorización, adelantó que hace falta "tiempo". El mensaje impactó rápidamente en los mercados y si bien la bolsa local no operó el martes por feriado nacional del Día de la Bandera, en Wall Street las acciones argentinas se desplomaron en hasta 10% después de darse a conocer dicha información. Los bonos, mucho más moderados, sufrieron caídas de entre el 0.5% y el 1%. Esto tiene que ver con que, en realidad, la noticia se relaciona directamente con las acciones: La inclusión de Argentina en este índice implicaba potencial flujo de entrada hacia papeles que serían incorporados al ETF de emergentes que cotiza bajo la sigla "EEM". El peso argentino se depreció casi 2% tocando $16.50, aunque logró recuperarse sobre el cierre de la sesión.

Según afirmó la compañía en un comunicado, la re categorización de mercado de frontera a emergente deberá esperar, por lo menos, otro año más. Entre las razones, el organismo hizo hincapié en que los cambios administrativos incorporados por el Gobierno deberán mantenerse en el tiempo para considerarse "irreversibles". Puede deducirse que el MSCI está haciendo referencia al riesgo político: Un resultado adverso para el oficialismo en las elecciones de agosto podría cercenar las posibilidades de Argentina de terminar de insertarse en los mercados financieros internacionales como país emergente, probablemente aumentando las primas de riesgo de los títulos públicos y por ende acomodando a la baja las valuaciones de las acciones.

En los últimos días se dieron a conocer algunas novedades en el mercado de renta fija, que abren el abanico de instrumentos disponibles para los inversores:

Bono en dólares a 100 años

La emisión cayó por sorpresa para la mayoría de los inversores, este lunes, a un día de la decisión del MSCI sobre Argentina: El Gobierno colocó USD 2.750 millones a 100 años de maturity en la plaza de Nueva York. Se recibieron ofertas por USD 9.750 millones, demostrando un gran apetito del público por este título.

El bono pagará un cupón del 7.125% anual en dólares, y devolverá la totalidad del capital al vencimiento (bono bullet). La emisión del bono fue a un rendimiento del 7.9%. La duration del bono ronda los 14. Esto se da por la estructura del flujo de pagos, que hace que difiera enormemente de los 100 años de plazo al vencimiento y que el precio del título tenga una sensibilidad a la tasa de interés apenas superior al AA46 (hasta la semana pasada, el bono más largo de la curva).

Cf16 1

Bono del tesoro en pesos, atado a tasa de política monetaria al 2020

Este bono, con vencimiento a junio 2020 pagará cupones trimestrales en función a la tasa de política monetaria que fija el BCRA mensualmente: la tasa de pases que actualmente se encuentra en 26.25%. El capital también será devuelto al vencimiento. El título fue emitido la semana pasada, a un precio de corte de $101 por cada 100 VN, lo que suponía una tasa interna de retorno del 28.33% y una duration de 2.

Ayer comenzó a cotizar en el mercado secundario bajo el ticker "TJ20", ya en torno a los $102.50, ajustando el rendimiento hasta 27.41%.

Cf16 2

Analizando el rendimiento de este título contra otros bonos a tasa variable (los ajustables por tasa BADLAR) puede verse que ofrece un spread de algo más de 200 puntos básicos vs el AM20x, de similar duration. Esto implica que en caso que ajuste dicho spread para quedar arbitrado en la curva (supongamos a 25.5%), ofrecería una ganancia de capital del orden del 3.5%, dando una oportunidad interesante a inversores que busquen capturar este diferencial.

Federico Furiase, Economista de Estudio Bein y Profesor en la Maestría de Finanzas en UTDT, propone que una buena estrategia para pasar la "tormenta financiera" en el corto plazo podría ser posicionarse en el tramo corto de la curva de bonos en dólares y aprovechar la corrección para encontrar puntos de entrada más favorables en el carry trade del peso argentino (vía LEBAC), así como en el tramo largo de la curva de bonos en dólares. "De esta manera, el inversor busca aprovechar el efecto de la mayor duration para capitalizar una potencial ganancia de capital por compresión de spreads, en un escenario donde se mantienen las tasas bajas de los US Treasuries", comenta Furiase.

La volatilidad de las últimas jornadas en el mercado argentino, que probablemente continúe durante los próximos días, hace que sea necesario adoptar una estrategia de protección, a la espera de mejores oportunidades, tanto en bonos como en renta variable.

(*) Manuel Carpintero en Carta Financiera. Leé más haciendo clic aquí.

Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 05:31
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 05:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia