En foco

¿Chau grieta?: llegó la hora del ciudadano

Cada vez son más los argentinos que no se ponen la camiseta de Mauricio ni de Cristina. Desde pequeñas organizaciones o individualmente, dan señales que la vieja política aún se niega a escuchar.


El ciudadano, no ya esa entelequia llamada "gente", se está empoderando. Palabra fea si las hay, pero decidora en este particular momento de la Argentina donde la sola mención de "la grieta" invita al rechazo o a la reacción de fastidio. Son miles, millones tal vez, los que no son ni Boca ni River. Ni Macri ni Cristina. Son, sin camiseta a la vista ni ímpetu de barrabravas, San Lorenzo, Lanús, Talleres de Córdoba o Godoy Cruz. Ni una orilla ni la otra.

Lo decía a su modo en la Mesa MDZ el empresario y alma páter de la Fundación Nuestra Mendoza, Adolfo Brennan, cuando planteaba que los partidos políticos no deben apropiarse del otro lado del mostrador. Su deber, indicaría la lógica, es escuchar lo que demandan y proponen los ciudadanos. Estos ya no están en una posición pasiva esperando que les resuelvan todo los gobernantes de turno. Primero, porque morirían en la espera. Segundo, porque la visión desde donde se cocina la realidad "real" es absolutamente distinta. 

La actitud proactiva de muchos despista a buena parte de la dirigencia que sigue pensando que a la sociedad hay que darle todo masticado, sin importar si sus políticas sirven o no. 

La construcción de una política pública tiene que estar abierta a los aportes que las distintas organizaciones ciudadanas están gestando hoy, silenciosamente la más de las veces, pero con una constancia y compromiso que difícilmente se perciba en los partidos tradicionales, ergo en la vieja política.

Una encuesta nacional realizada en mayo por la consultora OPSM del mendocino Enrique Zuleta, acerca de las expectativas socio-económicas, da valiosas pistas para quienes están cocinando las candidaturas para las próximas PASO, pero también para aquellos que hoy están gestionando.

Siempre poniendo el foco en la gestión del presidente Macri, hay respuestas que ya sitúan a muchísimos argentinos por fuera de la grieta.

Planteado "si tuviera que definirse a favor del gobierno o a favor de la oposición", la adhesión al oficialismo es de 38,8% frente al 20,3% de la oposición, pero el 40,3% se inclina por "ni una cosa ni la otra". En criollo, ni por Macri ni por Cristina.

Ya no es de cajón defender a una de estas dos posiciones antagónicas. Por eso cuando se les plantea "Comparando los gobiernos de Cristina Fernández y de Mauricio Macri, ¿con cuál de los dos usted se siente más identificado?", la respuesta es a favor del líder de Cambiemos 47,5% a 27,6%. Pero si se consulta "¿Con cuál de los dos estima que su calidad de vida fue mejor?", la balanza se inclina a favor de la expresidenta: 37,2% a 22,4%.

El ciudadano al que le empiezan a poner la lupa consultores políticos, candidatos en ciernes y gobernantes de toda laya, que no se casa ni con Cambiemos ni con los K, empieza a asomar por en medio de la grieta y a confirmar, nos guste o no, el principio de Duran Barba de que el 80% que está fuera del círculo rojo es el que está llamado a mover la aguja. Un camino medio que, también vale decirlo, tampoco es el que el massismo se arroga como propio.

Opiniones (1)
18 de diciembre de 2017 | 03:50
2
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 03:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Argentinos caretas. Estaban mejor antes, pero como eso no garpa socialmente, dicen que están en contra de los K. Ajajajajja. Más boludo e inmanudro no se puede ser. La grieta, Sr., no es un invento actual, sino que empieza con el país mismo y antes, por cuanto en 1810 existía el mismo dilema, el cual recorre la historia argentina por completo, pero claro, como ud. no abreva en esa historia, le parece que va a cerrarse porque un grupete de caretas inmaduros opinan en unas encuestas. Va de suyo que ud. no sabe realmente nada de nada y no lo oculta.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho