Deportes
En foco

¿Se puede elegir al mejor deportista de la historia argentina?

Tras la muerte de De Vicenzo, uno de los mejores de todos los tiempos, se reaviva el debate. ¿Se puede elegir al mejor de todos? ¿Y al más importante?

¿Se puede elegir al mejor deportista de la historia argentina?

Hace unos días en una charla informal entre colegas, asado de por medio y con la NBA en el televisor, el tapón de Manu Ginobili a James Harden para la victoria de los Spurs ante Houston Rockets puso sobre la mesa una vieja pero interesante discusión. ¿Quién es el mejor deportista argentino de todos los tiempos? Aunque no nos pusimos de acuerdo, el debate giró en torno a un puñado de nombres: Diego Armando Maradona, Lionel Messi, Emanuel Ginóbili, Guillermo Vilas, Luciana Aymar, Juan Manuel Fangio y Roberto De Vicenzo.

La muerte de De Vicenzo, nombre obligado a la hora de hablar de los más destacados del deporte nacional, reaviva aquél viejo debate pero surgen algunas preguntas. ¿Es posible elegir al mejor deportista argentino de todos los tiempos? ¿Y al más importante?

Vilas Fangio De Vicenzo El Gráfico

A las figuras mencionadas se pueden sumar los nombres de Pascual Pérez, Carlos Monzón, Delfo Cabrera, Paula Pareto, Gabriela Sabatini, Hugo Porta, Adolfo Cambiaso, Juan Martín Del Potro y una larga lista de deportistas destacados. Pero, a fines de ahondar en el análisis propuesto, acotemos la nómina a los siete primeros.

Ante la primera pregunta vale hacer foco en los puntos en común. En plena actividad, cada uno de ellos llegó a ser el mejor de su disciplina. Algunos no sólo a nivel nacional, sino que también lograron ser el número uno del mundo. Si quisiéramos determinar quién es el mejor deportista, entonces debemos centrarnos únicamente en lo deportivo. Allí nos encontraremos con un sinnúmero de estadísticas que nos revelarán cuándo llegaron a la cima, durante cuánto tiempo se mantuvieron en ella y, claro, la cantidad de títulos que obtuvieron ya sea a nivel individual o por equipos y la importancia de tales títulos.

Pero, siempre dentro de la nómina inicial, ¿bajo qué criterios podríamos afirmar que un futbolista es mejor que un basquetbolista, o que un tenista es mejor que un golfista? Cada quien, en lo suyo, supo izar la bandera argentina hasta lo más alto, pero es imposible ubicar a uno por encima del resto si se destacaron en disciplinas diferentes. Incluso hasta llega a ser injusto.

Como es imposible elegir al mejor de todos los tiempos, entonces apuntemos a la segunda cuestión. ¿Se puede señalar al deportista más importante de la historia del país? Claro que se puede, pero aquí habrá que tener en cuenta otros aspectos que acompañen a los netamente deportivos y a la frialdad de las estadísticas.

El debate siempre estará abierto, pues en primer lugar habrá que ponerse de acuerdo sobre cuáles serían esos aspectos "extra deportivos" a tener en cuenta. Aquí se puede mencionar la disciplina, el respeto por el rival, el sacrificio para llegar a lo más alto y el liderazgo en el caso de los deportes de equipo, entre otras características.

A título personal, lo más relevante radica en la capacidad de influir, generar alegría y servir de fuente de inspiración para el resto de las personas. Para sus pares, para el público en general y, sobre todo, para las generaciones más jóvenes que los adoptan como ejemplos a seguir. Y aquí corren con ventaja los deportes de equipo, pues tienen la capacidad de crear un sentido de pertenencia que no provocan las disciplinas individuales, al menos no de forma masiva. Así, y sin desmerecer ni un ápice de sus carreras, quedarían afuera Fangio, Vilas y De Vicenzo, quienes sí son los mejores y a la vez los más importantes de sus respectivas disciplinas para la historia del país.

Luciana Aymar logró poner al hockey sobre césped nacional en la élite mundial, aunque sólo le faltó el Oro olímpico. Fue la gran responsable de sostener en el tiempo el fenómeno de Las Leonas y, además de lo conseguido deportivamente, se convirtió en una de las principales fuentes de inspiración para miles de nenas que se anotaron en sus clubes más cercanos soñando con vestir la celeste y blanca. Sin dudas, es la figura femenina más importante del deporte argentino.

Emanuel Ginóbili logró lo mismo que Lucha a la hora de ser un faro para los pibes que empiezan a jugar al básquet. Y en lo deportivo labró una carrera de ensueño. Se consagró internacionalmente y conquistó la NBA en cuatro ocasiones, sosteniéndose durante más de una década como una figura indiscutible para poner un pie adentro del Salón de la Fama. Además, el Oro logrado en Atenas con la Generación Dorada le dio el título de leyenda: desde Barcelona '92 hasta Río 2016 se disputaron siete Juegos Olímpicos. Los ganó todos EEUU, potencia mundial indiscutida, excepto Atenas 2004 que fue para Argentina.

Pero, en términos de popularidad, somos un país futbolero. La pelota es el regalo más lindo que podés recibir en tu niñez, sin distinción de géneros. Y si no hay pelota siempre se puede improvisar con una latita, una botella de plástico, un bollo de papel y hasta el borrador en los recreos del colegio.

El mendocino Rodolfo Braceli lo plasmó con precisión en su libro De fútbol somos: la condición argentina. "El fútbol es una patria, y mucho más. En cuanto patria es un fervor más sostenidamente intenso que la patria misma, la explicitada por mapa, bandera e himno", dice el lujanino.

"Todas las religiones, encontradas en armonía, funcionando en sinfonía ecuménica, no convocan tanta intensidad y desvelo como el fútbol, y más a propósito de los mundiales (...) Eso que pasa con y por el fútbol es así para bien y para mal, para goce y para martirio, para éxtasis y para horror. Y, ¿por qué no?, para aprendizaje", agrega.

Y entrando en el terreno social, Braceli explica que "el fútbol no causa ni agrava. Es un espejo (...) En todo caso el fútbol, como ninguna otra actividad y/o divertimento, muestra cómo somos y cómo no somos. El espejo no tiene la culpa de lo que refleja. La radiografía no tiene la culpa de los tumores".

Por todo lo dicho, resulta casi inconcebible pensar que el deportista más importante de la historia argentina no sea un futbolista.

Pero por ahora no haremos comparaciones, pues aún no es cosa juzgada.

Opiniones (7)
22 de enero de 2018 | 23:06
8
ERROR
22 de enero de 2018 | 23:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. TODOS EXCELENTES PERO ME QUEDO CON EL DIEGO QUE FUE EL QUE MAS GLORIA LE DIO AL PAIS
    7
  2. Por talento, permanencia, trayectoria, logros, capacidad de influir, servir de fuente de inspiración, conducta y apego a las reglas: Fangio, Ginóbili y Vilas, se disputan el primer lugar. Pero los que inscribieron su nombre en la cúspide del deporte mundial de todos los tiempos, fueron, además del inolvidable chueco, Diegote y Messi. Por lo que creo que es un tanto opinable.
    6
  3. Ginobili , y le agregaría Messi
    5
  4. "No creo que sea justo compararme con Fangio, pues ahora los autos son más seguros, y logró sus campeonatos a una tremenda velocidad teniendo en cuenta los vehículos que existían en su tiempo. Fangio fue muy superior a nosotros". Michael Schumacher Ginobili.....................4 anillos de la NBA Luciana Aymar...........8 veces elegida mejor jugadora del Mundo. Messi y Maradona...........grandes deportistas, geniales......
    4
  5. Emanuel Ginóbili aunque la burrada vea mas fulbo que otra cosa y quizas ni lo conzcan.
    3
  6. Elegir al mejor se puede, pero no con una encuesta porque los más jóvenes no votarán a quien no conocieron, y los viejos que votarían a los antiguos ya no están. Le pasa eso a Fangio, a Distéfano, a De vicenzo... Habría que fijar pautas y parámetros objetivos: logros, dificultad, trascendencia y también circunstancias. Nadie puede dudar de las circunstancias especiales en las que Maradona nos regaló el mejor gol de la historia de los mundiales e incluso aquella mano de Dios, aunque haya sido tramposa... Además del campeonato Mundial fuera de nuestra tierra y sin sutilezas. La dificultad no es la misma tal vez en un deporte tan popular como el fútbol... Y en ese rubro sin dudas lo de Fangio es incomparable. Y podríamos seguir... Habría que ponerse de acuerdo sobre los parámetros y después elegir al mejor. Pero, y esto es para mí lo más importante, tenemos a muchos que pueden ser elegidos. Un lujo para un país que en otros aspectos no sobresale, por cierto... En fin: el tema da para mucho, para un buen debate... Y eso es posible por la notable calidad de nuestros deportistas. Me animaría a hacer una pregunta: ¿Cuál es el logro deportivo más importante que un argentino/a haya logrado jamás? Yo me animo a postular a Delfo Cabrera ganando la maratón...
    2
  7. GINOBILI. Otro no hay
    1
En Imágenes