opinión

Docentes y alumnos, rehenes de las drogas

Es una realidad: hay estudiantes que llegan con estupefacientes a los establecimientos educativos. Los maestros se ven en una encrucijada al intentar mantenerlos en la escuela.

Docentes y alumnos, rehenes de las drogas

En el Gran Mendoza, acá nomás, hay chicos que van a la escuela con droga. El panorama es fuerte: son adolescentes que en lugar de buscar crecer culturalmente, se causan daño. Lo que agrava este panorama es que quienes deben educarlos, contenerlos y guiarlos no saben qué hacer. Incluso, algunos cuentan que no tienen más remedio que conformarse con que los chicos les entreguen la marihuana al menos mientras están en el aula.

Algunas escuelas pierden alumnado por esta problemática social; otras, conviven a diario con la presencia de drogas.

Una historia como ejemplo:

Ella es profesora de un colegio secundario, comienza su día motivada hasta que llega al aula y percibe que uno de sus alumnos le comenta a otro acerca de algunos cigarrillos de marihuana que ha llevado a la escuela. Al presenciar esta escena, se acerca y le pide que le entregue lo que tiene a la vista. El alumno se lo entrega e inmediatamente ella lo guarda para devolvérselo al finalizar la clase: ése es el trato.

Ella sabe que no está haciendo lo adecuado, pero está convencida de que si toma otro camino, ese adolescente no regresará a la escuela. Claramente la profesora está cometiendo un delito al retener la droga y no denunciar la situación. Sin embargo, prioriza mantener al alumno en el aula.

La incomodidad de esta docente refleja una realidad diaria de la educación mendocina.

Hoy en día, en algunas escuelas de la provincia, hay celadores, preceptores o docentes que ven a los alumnos ingresar a los establecimientos educativos con algún tipo de drogas y a veces se ven obligados a guardarla y entregarla a la salida del colegio.

Lo que sucede en las escuelas primarias y secundarias, se replica aún con mayor intensidad en los CENS (Centros Educativos Nivel Secundario) y CEBJA. (Instituciones de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos), donde asisten mayores de edad.

Si bien existe una "Guía de Procedimiento ante Situaciones Emergentes", que responde a tres resoluciones de la Dirección General de Escuela (DGE) del año 2014, no todos parecen conocerla, menos aún sentirse capacitados para saber cómo aplicarla.

Una de las deudas pendientes es conocer qué hacer exactamente frente a este tipo de situaciones que posiblemente antes no existían o se daban en menor medida en las escuelas e institutos de la provincia.

Lo que ya no debería sorprendernos es la realidad. Un protocolo o procedimiento conocido por todos resulta fundamental, así como su debida comunicación para quienes deben aplicarlo día a día, afrontando situaciones que los incomodan y pueden llevarlos a cometer un delito al "guardarle" la droga.

El año pasado, el director general de Escuelas, Jaime Correas, habló sobre "el abandono social" de los establecimientos educativos y explicó que trabajan con el Ministerio de Seguridad contra esta problemática. "La droga está en la puerta de las escuelas, está en los barrios y los directores son quienes no la dejan entrar", dijo.

Opiniones (6)
16 de diciembre de 2017 | 00:06
7
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 00:06
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. La docente, hace eso porque esta presionada por el directivo. Hace años, cuando se me presentaba esa situación, llamaba a la policía o al (fonodroga), aun en contra de mi autoridad y permitía que la justicia se hiciera cargo del problema. Aquí hay un error conceptual, retener temporalmente la droga a un alumno para "no perderlo", ¡pero si ya lo ha perdido desde el momento que el alumno eligió drogarse y no puede salir de esa enfermedad!. Ya no está en sus manos como docente, porque el alumno no comprende lo que ella enseña, ya tiene su mente enferma por el vicio, ya no es alumno, sino adicto que debe ser tratado.- Por supuesto, para los demás en aquellos años, yo era el malo de la película, pero años después, esos alumnos ya recuperados, me lo agradecían. No hay que ceder ante la droga o la corrupción, porque si lo hacemos, no sólo somos cómplices, sino que no solucionamos nada, al contrario, ayudamos a que aumente.-
    6
  2. Otro ejemplo: si te hacen la cama para que la vas a hacer vos. Así te volver vago. Toda sustancia que hace por vos lo que vos tener que hacer te hace vago. Si la droga te hace lo que vos tenes que hacer sin ella, tu cuerpo se debilita.
    5
  3. ? Un ejemplo para aclarar: Si un joven se casa porque tiene al futuro suegro con una escopeta en la espalda en la ceremonia, no se casa en libertad. La libertad es elegir ante la ausencia de presiones en la acción (escopeta).Una persona que se droga (esta con la escopeta en la espalda) la necesita, no es libre. No es el derecho pensante a decidir si me drogo o no, la libertad es la consecuencia de la elección, que después de elegir, me hace libre o más esclavo. El protocolo debe tener de base la premisa que dice ?más libre es el que menos necesita de la droga?. El colegio esta para hacer libres de necesidades que esclavicen a sus alumnos, si el sistema no es capaz de hacerlo, pues habrá que hacer un nuevo paradigma educativo, basado en la verdadera Libertad. ?más libre es el que menos necesita de la droga?.
    4
  4. Cuando se presentò ese protocolo (pobrìsimo) planteé mi preocupaciòn por chicos que consumìan marihuana y luego se subìan a su moto para ir a la escuela con el peligro que eso implicaba, y la señora que había traìdo Vollmer de SEDRONAR me respondìó "Si a èl no le molesta, por què deberìa molestarle a ud.?". No me molestaba, me preocupaba y me preocupa las consecuencias para su integridad fìsica, pero tambièn su falta de atenciòn, concentraciòn, etc, que ni el màs defensor puede negar. Pero pese a esto la respuesta era hasta el 2015 era NO ESTIGAMATICEN. HOY ES HASTA AHORA EL SILENCIO.
    3
  5. El protocolo que hay de actuación para estos casos es un papelón y no ha sido modificado por los iluminados de esta gestión.
    2
  6. dekada ganada...
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho