opinión

La cuestión Malvinas y el Brexit

La cuestión Malvinas y el Brexit

 Por ahora, en el ámbito de la Unión Europea, las Islas Malvinas pertenecen al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte. Sólo por ahora.

Su estatus jurídico es el de "territorio británico de ultramar", conforme a lo establecido en el "Tratado de Lisboa" en su Anexo n° 2, denominado "Asociación de los Países y Territorios de Ultramar".

Dicho tratado fue firmado en el año 2007 por los veintisiete países miembros que por entonces integraban la Unión Europea. Luego se incorporó Croacia (2013), con lo cual sumaron veintiocho miembros, pero ahora volverán a ser veintisiete, con la salida del Reino Unido.

Aquel tratado sirvió para reemplazar otro tratado que no prosperó. En efecto, en el año 2004 se intentó avanzar con la firma de una Constitución europea para lo cual se requería de la aprobación de la iniciativa en procesos eleccionarios en cada país.

Pero en el año 2005, frente al impacto del rechazo de tal iniciativa por parte de votantes franceses y de los Países Bajos (Holanda), se suspendieron otros procesos eleccionarios previstos en otros países.

Se buscó entonces una alternativa que permitiese sustituir aquel proyecto de Constitución, por otro proyecto de vinculación comunitaria menos controvertido y más aceptable para todos los países miembros, hasta que fuese oportuno volver a intentarlo.

De allí surgió entonces la firma del mencionado "Tratado de Lisboa" en el año 2007 y en el cual los británicos lograron que la Unión Europea les reconociera como propias, no sólo las Islas Malvinas, sino también parte del territorio antártico.

La Cancillería argentina de entonces protestó ante las autoridades de la Unión Europea y sus Estados miembros, rechazando la pretensión británica de incluir parte del territorio nacional argentino en la lista de países y territorios a los que cabe aplicar el régimen de "Asociación de los Países y Territorios de Ultramar del Tratado de Lisboa".

Incluso el entonces embajador británico en nuestro país - John Hughes - se comprometió a elevar dicho planteo argentino a Londres, pero no se privó de señalar que "El Tratado sólo refleja que la realidad es la realidad y que las islas son británicas".

Ahora bien, el "BREXIT" - término con el que se ha popularizado la salida de los británicos de la Unión Europea y cuyo proceso de negociación se inició recientemente y culminará en dos años - nos lleva a preguntarnos que, si pese al retiro como miembro de la Unión Europea, lograrán los británicos mantener aquel reconocimiento.

La respuesta a priori nos lleva a plantear dudas, porque en dos años, el Reino Unido habrá dejado de ser formalmente miembro de la Unión Europea.

Por lo tanto, si antes, como miembro de la organización internacional, lograron el apoyo de todos los países que la integran, la otra pregunta pertinente es qué llevaría a esos veintisiete países a seguir reconociéndoles a los británicos el estatus jurídico de nuestras Islas Malvinas como "sus territorios de ultramar", teniendo en cuenta que ya no serán parte de la Unión Europea.

Podríamos señalar al respecto - sólo al margen y cuasi burdamente - que aquello se logró por "disciplina comunitaria".

Pero ahora, en principio, y frente a tan sustancial cambio de escenario, es posible imaginar que la Unión Europea - como ente colectivo - deje de reconocerle a los británicos dicho estatus, dado que, como señalamos, finalmente dejarán de pertenecer a dicha organización, y por lo tanto, la cuestión Malvinas pase a ser algo estrictamente inherente a la política exterior de cada país, en forma individual, o eventualmente cambie la posición comunitaria anterior del bloque. No lo sabemos. Ni podemos saberlo tampoco. Por ahora.

Lo que está claro es que no hay certezas. Sólo son conjeturas, porque el proceso de negociación del retiro de los británicos de la Unión Europea puede eventualmente incluir esta temática en las negociaciones.

Sí en cambio hay certezas de que en dos años, el Reino Unido, tal como lo hemos conocido hasta ahora, habrá dejado de ser un par de todos los miembros comunitarios, porque habrá formalizado su retiro del bloque.

Si bien es previsible que algunos países de la Unión Europea, por las razones que fueren, sigan apoyando al Reino Unido, también es previsible que otros modifiquen su postura y decidan apoyar a la Argentina en sus reclamos de soberanía.

Los isleños están preocupados por el BREXIT. No hay dudas de ello. Poco antes de que se formalizara el referéndum que terminó con el triunfo de los partidarios por la salida del Reino Unido de la Unión Europea, habían señalado - los isleños - que esperaban un voto por la permanencia. El BREXIT se percibe en las Islas como un serio revés.

Todavía no pueden dimensionar el impacto. Por cierto que están muy alertas al proceso.

En rigor de verdad, hoy por hoy, nadie puede dimensionar la magnitud de los efectos. Pero habrá efectos en general, y en particular, en relación a la Cuestión Malvinas.

Diversas son las preocupaciones para los isleños. Una es de estricta naturaleza económica. Temen perder beneficios de la Unión Europea.

Basta señalar algunos números. El "Fondo Europeo para el Desarrollo" ha previsto para el período 2014 - 2020 ayuda para las Islas Malvinas por un monto de seis millones de euros. Por su parte, aproximadamente el 70 % del PBI de las Islas son exportaciones a la Unión Europea.

La otra seria preocupación es indudablemente el tema soberanía. Antes del referéndum por el BREXIT, William Hague, ex canciller británico, había advertido que en caso de triunfar el BREXIT, la posición británica se debilitaría.

Decía por entonces el diplomático británico que perderían la "garantía solidaria" de los países miembros de la Unión Europea, "incluyendo la de aquellos que tienen fuertes vinculaciones históricas con América latina".

Naturalmente el diplomático británico se refería particularmente al caso de España y Portugal.

Cabe recordar aquí - una vez más - que frente a la histórica usurpación británica de nuestros territorios, el reclamo de la Argentina no es solamente por la soberanía de las Islas Malvinas; incluye también la soberanía en las Islas Georgias del Sur, Sandwich del Sur, los espacios marítimos circundantes y el Sector Antártico Argentino.

En suma, con el "BREXIT" es posible que se abra para la Argentina una oportunidad no prevista hasta hace poco tiempo atrás.

Es cierto que se trata de una situación extremadamente compleja e incierta. Pero debemos estar muy atentos a las negociaciones, porque conforme avancen las mismas, tendremos un panorama más claro respecto de nuestros intereses en juego, en relación a la cuestión Malvinas.

Para el año 2019, cuando haya concluido el proceso de retiro del Reino Unido de la Unión Europea, los ingleses deberán enfrentar otra situación compleja.

Se trata de un nuevo referéndum que los escoceses quieren impulsar, para decidir si siguen perteneciendo al Reino Unido o se independizan del mismo.

Si bien el Partido Nacional Escocés (SNP por sus siglas en inglés), requiere de la aprobación de ambas cámaras en el Parlamento británico para convocar a una nueva votación que sea legalmente vinculante, no debe dejarse de lado que Escocia, respecto de la permanencia en la Unión Europea, votó mayoritariamente por el sí.

Aquella votación fue 62% a 38%. Irlanda del Norte también votó abrumadoramente por la permanencia.

No es desatinado entonces pensar en un eventual desmembramiento del Reino Unido y, consecuentemente, una mayor debilidad externa.

Más allá de la extrema complejidad de estos asuntos, tanto la independencia de Escocia como de Irlanda del Norte como integrantes del Reino Unido están en carpeta.

Recordemos que el referéndum realizado en el año 2014 en Escocia dio un 55% de aval a la postura de seguir siendo británicos y quienes se oponen y promueven la independencia lograron un 45%. Pero hoy la situación es de empate técnico. La salida del Reino Unido de la Unión Europea está generando efectos directos en este cambio de tendencia. Volverán las autoridades escocesas a consultar a sus ciudadanos si permanecen dentro del Reino Unido o se independizan.

Si esto llegase a ocurrir, Escocia tendría no sólo libertad para decidir su permanencia como miembro de la Unión Europea, sino que en relación a la "Cuestión Malvinas", tendrían también la misma libertad para decidir, en tanto como país independiente que define su política exterior y al mismo tiempo, en tanto Estado independiente miembro de la Organización de las Naciones Unidas.

Más allá de cómo terminen las negociaciones de salida del Reino Unido de la Unión Europea de aquí a dos años, y siempre en el terreno de las conjeturas - pues lo que planteamos debe interpretarse en un contexto aún incierto, largo y complejo - no debemos soslayar que hoy por hoy, las pasiones nacionales en el Reino Unido - y eventualmente nacionalistas, por caso - discurren por ahora, en otros ámbitos igualmente sensibles.

Por ejemplo, si hablamos de fútbol, cada país posee su propia Federación, lo cual hace que no sólo integren la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) como federaciones independientes unas de otras sino que, en los torneos por la Copa Mundial, se enfrentan ocasionalmente defendiendo los coloreas nacionales de cada país.

Lo mismo ocurre con el rugby, sea cuando disputan el "Torneo de las Seis Naciones" o cuando juegan la Copa del Mundo.

En ambos casos hay rivalidades extremas.

¿Seguirá el Reino Unido unido?

(*) Marcelo Zanettini es miembro del Observatorio Interuniversitario Cuestión Malvinas de Mendoza por la Universidad de Congreso. 

Opiniones (2)
25 de noviembre de 2017 | 05:38
3
ERROR
25 de noviembre de 2017 | 05:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No siendo leguleyo, apelo al sentido común: Cómo puede un sujeto declarar propio algo que la Justicia ha establecido como "en litigio"? Y cómo podrían otros así aceptárselo? La ONU se ha manifestado y manifiesta clarito al respecto de la cuestión Malvinas y en términos que no viene al caso ahora repasarlos.
    2
  2. Muy interesante opinión. Debemos estar atentos a todas estos avatares de la política interna y externa de Inglaterra y continuar con el objetivo irrenunciable (tal vez uno de los pocos que compartimos todos los argentinos) de recuperar los territorios usurpados.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia