opinión

Teens decididos: la red social que desplaza a Facebook y a WhatsApp

A pesar de que se agregan herramientas y hay modificaciones, el universo joven se está mudando a mansalva a otro espacio y cada vez más usa estas dos redes en forma básica. ¿Por qué? ¿En qué red social muestran sus vidas?

Hace un par de años en EE.UU. se les preguntó a un gran grupo de jóvenes si eran amigos de sus padres en Facebook, en el marco de la conferencia Business Insider's Ignition --un importante simposio sobre el futuro de la era digital- y varios de ellos lo negaron en voz alta.

Me llamó la atención este dato, y en Mendoza pregunté a través de redes sociales y personalmente a algunos jóvenes entre 14 y 17 años sobre sus "vidas digitales" y hábitos. Estas son algunas de las respuestas:

"Odio Facebook . Ya me aburrió", dijo un adolescente, antes de declarar su lealtad a Instagram. "Antes sí, solía desplazar el scroll hacia abajo en Facebook y leer estados de mis amigos, o las noticias; pero se me ha ido pasando"", comentó otra.

Una chica de 15 años confesó que su mamá tenía más del doble de la cantidad de amigos de Facebook que ella. ""Empecé a limpiarlo de gente, y de pronto descubrí que mi vieja estaba llena de amigos, en su página"".

Facebook, por su parte, admitió en sus últimos informes de ganancias que los adolescentes más jóvenes son menos activos en el sitio que antes. Si bien la mayoría de los chicos con los que hablé dijeron que todavía utilizan Facebook, sobre todo "para dejarles por el Facebook Messenger mensajes a sus amigos, porque los pueden leer en el celu", también aseguraron que otras redes sociales les parecen mucho más atractivas.

"El que mucho abarca, poco aprieta": la equivocación de las stories

Hay una realidad: ahora en Instagram podés crear una suerte de reality con las ya archiconocidas "stories". Lo ves más rápido, tiene mucha más onda. Para paliar la amenaza de las aplicaciones del estilo de Snapchat, o el éxito de Instagram Stories que permiten un nuevo estilo de mensajería en el que podés enviar videos temporales con una cantidad insana de efectos, Facebook y Whatsapp (que pertenecen a los mismos dueños que Instagram) también lo incorporaron pero han sido un fracaso.

Es así: los estados de Whatsapp siguen vacíos de contenido para la mayoría de los usuarios, que casi nunca ven actualizaciones por parte de sus contactos. Y lo mismo pasa con las historias de Facebook. En contrapartida, lo que aumentan son las quejas en las redes sociales. 

Las causas del fracaso pueden haber sido muchas, pero hay algunas que se me ocurren que son casi obvias: primero y principal, la saturación. Es ridículo hacer los mismo videos, o postear los mismos videos en tres redes distintas. 

La gente usa WhatsApp para comunicarse, y no solo con amigos o con su familia, sino también con contactos de otro tipo. ¿Realmente me interesa ver a un cliente o a mi jefe en cantando en el auto, o en pijama, o en el cumpleaños de su hijita haciendo payasadas? La respuesta es NO. Y Facebook... es Facebook: una página personal, en donde a la gente le interesa ver lo que postees, lo que opines, lo que compartas. Si ya podés subir ahí un video, ¿cuál es el sentido de agregar la herramienta de video temporal?

Vamos con la lógica: 

- Quien tiene cuenta de WhatsApp y no de Instagram ni de Facebook... pues no está interesado en subir historias temporales ni en mostrar su vida o sus opiniones.

- Quien tiene WhatsApp, Facebook y también Instagram, ya tiene dónde subir historias temporales: en Instagram concentrará esta actividad.

"A Facebook ya lo tiene mi vieja"

"Ya al Facebook lo aprendieron a usar nuestros viejos. ¡Imaginate que tenés un comercial en donde te muestran que una abuela se volvió súper tecnológica y ahora es adicta al Facebook! Si tenés entre 14 y 20 años, ya es medio ‘anti-cool' el Facebook"", resume Lorena, que estará cursando quinto año del secundario.

""El otro día me escraché solo, porque me fui a bailar con amigos, y en mi casa había dicho que solo nos juntábamos en la casa de otro a ver pelis y me quedaba a dormir allí. Me olvidé que mi mamá tiene Facebook, subí un par de fotos -tranqui, pero se notaba que estábamos adentro de un boliche, y cuando volví, estaba ‘en el horno': ya tenían hasta el castigo preparado"", contó Fernando, que tiene 16 años y va a uno de los colegios de la U.N.Cuyo. "A partir de ahí, me pinta más Instagram", explicó.

Por otro lado, los que ponderan a "Instagram dicen que es mucho mejor a la hora de mostrarte cool, divertido, sofisticado y artístico: "Tenés herramientas, filtros que te dejan divina. No podés ser una ‘'chica selfie'' y no tener Instagram, es casi un contrasentido"", dice Sabri, una aspirante a bloguera de moda.

¿Se viene el furor de Instagram?

MDZ consultó a la Licenciada en Psicología Liliana Alicia Encina, -mat. 0538-, quien explicó que "la red social Instagram pertenece a las nuevas tecnologías que nos conectan. "Hoy en día la gente, y sobre todo los adolescentes, además de tener computadora tiene iPod, iPad, celular inteligente e incluso más de uno. La paradoja es que mientras más posibilidades de comunicación, menos comunicado está"", dice la profesional.

""La comunicación real, con una persona real, requiere tiempo, presencia, escucha y mirada. Dialogando con jóvenes de alrededor de 18 años pude comprobar que esta tecnología de Instagram ha revolucionado a los adolescentes. Se ha vuelto una obsesión colocar fotos todo el tiempo o contar su vida día a día con videos de 15 segundos. Una buena aplicación que sirve para compartir momentos especiales que se han tenido en la vida a través de fotografías, se desvirtúa"", siguió la profesional.

"Otra característica atractiva de Instagram es que las fotos que allí se colocan pueden ser editadas, mejoradas, hay filtros para verse mejor y esto sin duda es un plus que seduce. A pesar de que existe la posibilidad de hacer comentarios, es absolutamente visual"", opina la Lic. Encina. 

Al respecto de la negativa de los teens a la hora de aceptar a sus padres como amigos en el Facebook, Liliana explica que "es muy simple: "Los jóvenes no quieran tener a sus padres en Facebook, porque ellos seguramente quieren ocultar ese mundo privado, ese ‘segundo mundo'. Piensan que si los padres están aceptados en esa red social como ‘amigos', los van a censurar, a controlar. Es hasta lógico que no quieran compartir este espacio virtual con ellos"".

Finalmente, la Lic. Encina considera que "es muy posible el éxodo de los jóvenes desde Facebook hacia Instagram, porque impera la cultura de la imagen. Ellos quieren nutrirse de fotos que les parecen divertidas, y mirar la vida del otro a través de la inmediatez de las stories: es una red social mucho más rápida". 

Opiniones (4)
22 de enero de 2018 | 17:37
5
ERROR
22 de enero de 2018 | 17:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Exacto, "Imparcialidad": como le decía, en EEUU hay un límite de 13 años como condición mínima para tener una cuenta personal de Facebook, fundamentado en una ley federal de ese país. En Europa, es de 16 (comentaba en el post anterior que el caso de las jurisdicciones diferentes). En Argentina después de los 13 años si se permite tener Facebook (que sea recomendable o no, es otra discusión).
    4
  2. Estimado Fcroce, algunas jurisdicciones son las que tienen el registro mínimo de 14 años, para toda la unión europea hay que ser MAYOR a 16.
    3
  3. Estimado Imparcialidad: Facebook requiere que los usuarios tengan una edad mínima de 14 años para crear una cuenta (en algunas jurisdicciones, el límite de edad puede ser superior). En esta dirección está la posibilidad de denunciar una cuenta de un menor de 14 años: https://es-es.facebook.com/help/contact/209046679279097
    2
  4. Entre 14 y 17 años no podés tener Facebook, si tenés es porque mentiste en la fecha de tu nacimiento.
    1
En Imágenes