opinión

Colombia y la Jurisdicción Especial para la Paz

Colombia y la Jurisdicción Especial para la Paz

Uno de los pilares fundamentales del tratado de paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es el sistema de justicia a implementar a fin de garantizar reparación y justicia a las víctimas del largo conflicto armado y sancionar a los autores de crímenes y delitos. El sistema escogido fue el llamado Justicia Transicional, un conjunto de medidas jurídicas y políticas que permitan administrar justicia en un caso tan particular y sensible como el colombiano. Para implementar ese sistema de justicia es menester una ley del congreso. Esa ley, de Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), fue aprobada hace dos semanas por el senado, pero su aprobación continúa trabada en la cámara baja del congreso. Esta semana que pasó, el día que el proyecto de ley iba a ser tratado, algunos representantes se encargaron de dejar sin quorum la sesión como modo de hacerle ver al oficialismo su desacuerdo con el punto tal vez más discutido y resistido por los opositores cual es el de la participación política de los desmovilizados, punto que hace a la esencia de los acuerdos de paz. ¿Para qué desmovilizarnos y entregar las armas si no podremos participar políticamente?, se preguntan en las filas de las FARC. Además, ese punto ya había sido discutido, aprobado y firmado con el gobierno del presidente Santos en La Habana.

El año entrante hay elecciones generales en el país caribeño y la campaña electoral ya empezó. Es en esta discusión legislativa sobre la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y, en general, en todo lo atinente al tratado de paz con las FARC, que los candidatos y posibles candidatos hacen campaña en un ambiente de gran polarización.

El proceso de desmovilización en el marco del proceso de paz firmado entre el gobierno y las FARC ya ha comenzado. Para ello el gobierno dispuso de veintiséis zonas de concentración distribuidas por todo el país. En dichas zonas los desmovilizados se concentran, dejan las armas e inician el proceso de reinserción en la sociedad, todo bajo la supervisión de Naciones Unidas. Ahora bien, ¿qué pasará con quienes hayan cometido crímenes y delitos de lesa humanidad? Es este precisamente uno de los puntos más controvertidos en la implementación del acuerdo.

El texto del acuerdo dice que quienes se acojan a los tribunales especiales que se creen y reconozcan su responsabilidad en los hechos que se les atribuya recibirán penas menores o penas alternativas tales como servicios a la comunidad o prisión domiciliaria. Quienes no lo hagan, arriesgan penas de prisión efectiva de hasta ocho añosi.

La discusión parlamentaria radica ahora en la participación política de quienes acogiéndose a la JEP mientan o de cualquier modo no cumplan con las condiciones exigidas por el sistema de justicia especial. El senado ya aprobó la ley de Justicia Especial, pero la cámara de representantes todavía no. Allí el proyecto ha encontrado fuerte resistencia entre los opositores quienes ven en lo acordado en La Habana el pasado año un pacto de impunidad. La semana pasada los representantes del recalcitrante Centro Democrático (partido de derecha liderado por el expresidente Álvaro Uribe) y los de otros partidos se ausentaron de la sala dejando sin quorum a la cámara. Estos últimos pretenden excluir de la participación política a quienes no cumplan con el sistema de JEP a lo cual las FARC, obviamente, se oponen tenazmente. Es de esperar que por esas cosas de la política la semana que comienza, con o sin reformas, la ley sea aprobada y los tribunales especiales puedan ir conformándose.

Las elecciones presidenciales en Colombia son en 2018, pero está muy claro que la campaña electoral ya comenzó. Nadie en la oposición quiere aparecer ante la opinión pública como apoyando un "pacto de impunidad". Mientras tanto el presidente Santos sigue sosteniendo que lo acordado en La Habana y firmado primero en Cartagena de Indias y luego en Bogotá es el mejor acuerdo de paz posible.

Jorge Millán

Abogado

i http://www.mdzol.com/opinion/695861-los-acuerdos-de-paz-o-la-refundacion-de-colombia/

Opiniones (0)
15 de diciembre de 2017 | 17:53
1
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 17:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho