opinión

Recordar es parte de la salud de los pueblos

Recordar es parte de la salud de los pueblos

 Traer de la memoria a Luis Triviño implica remontarme a distintas etapas de mi vida estudiantil y profesional, en las que este destacado antropólogo y docente, y sobre todo excelente persona, dejó marcas.

Triviño finito interior

Olvidado por muchos y denostado por otros; amado y recordado por algunos, y no reconocido como lo merecía por otros en el campo académico, era un hombre que gustaba de tertulias en su casa de calle Chile. Muchos de sus alumnos concurríamos muchas tardes de sábado, compartiendo sus saberes y analizando la realidad, hace tiempo y a lo lejos. Era un verdadero placer escuchar esa voz ronca del hombre que a veces hasta parecía torpe en sus movimientos. Siempre tenía la palabra y el gesto justo para con sus alumnos. Entusiasmaba con su conversación, compartía libros y por sobre todo, estimulaba al estudio y a moverse en pos de ideales.

Su paso por el ámbito académico y político fue prolífico en aquellos años después de la recuperación de nuestra buscada y vapuleada democracia. Sin embargo, pocos lo recuerdan como lo merece.

Coincido con su amigo Edgardo Zotelo que es difícil de olvidar. Sin embargo, al momento de su partida, pocos recordaron a este hombre probo que dio e hizo tanto por la Universidad Nacional de Cuyo. Tuvo que pasar bastante tiempo, mucho a mi criterio, para que homenajearan a este profesor de fuste, a esta persona que hizo de la ética una forma de vida.

Me honró con su afecto y su ejemplo.

Luis Triviño siempre estará en el corazón de quienes como yo, tuvieron la suerte de conocerlo y valorarlo.

Opiniones (0)
20 de noviembre de 2017 | 05:35
1
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 05:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia