opinión

La dualidad en el recuerdo de Luis Triviño

La dualidad en el recuerdo de Luis Triviño

Hoy se puede ser y mañana ya no, y así fue como aceptó su muerte después de una vida intensa. La dualidad conviviente se patentiza cada vez con mayor fuerza, aún cuando aparezca paradójicamente imperceptible. Era uno de los temas preferidos de mi amigo. Como ejemplo al que puedo acceder, traigo los sucesos que tienen que ver con lo sucedido con los

Trabajadores de Vendimia: los queremos, los mimamos y necesitamos en días como los pasados, y durante el año, mayormente, ni los acompañamos, ni financiamos, discutiendo sus pretensiones económicas en tiempos de estas fiestas.


Lo escrito, escrito está, y cada año ratifico lo que del él dije, porque la razón y el afecto nos unieron. También en dualidades. Hoy lo recuerdo no porque "el face" me lo dice... Hoy lo evoco porque se lo extraña. Mi cariño de siempre para con él, en estas líneas.

"Hay cosas que cambian tanto... que cambia todo".  Así pensaba Luis Triviño, y esto me lo comentó en la sala de espera de una clínica, previo a un estudio médico!. Un par de palabras, y años que esos chispazos siguen haciendo pensar. Todo un ejercicio al que él se apegó sin importar el lugar. Pensar para demostrar que la humanidad puede ganarle a la animalidad de nuestra condición!

El hacer era la constatación de cuan lejos o cerca, estábamos de una de éstas dos condiciones! Tan importante ejercicio, que no produce desgaste, no contamina, y que además de ser saludable, hace sobreviviente a la finitud del tiempo a quien la ejecuta. Amigo de muchos y enemigo de otros, aún admiro su coherencia sin extravagancias y simple, entre ese pensar y su hacer. Hoy el almanaque nos recuerda el día que Luis dejó un modo de ser, para adquirir otro, distinto y no en un cielo, sino a través de lo que nos dejó. Su biografía es extensa, y cualquier sitio web, recoge archivos y datos que seguramente son más completos que éste modesto recuerdo, que debiera ser más que eso. Re-vivificarlo no es pedir milagros o imposibles sobre-naturales. Es sencillamente demostrar que la muerte acaba con la vida pero no con el vínculo. Que su obra sencilla, profunda, transformadora, sustentada por un coherente estilo de vida, no nos sea indiferente. Hacer y pensar.

Podrán imaginar que la idea que recuperé al inicio de éstas líneas se referían a los modos de escuchar música? Que él me hablaba pensando que el cambio de los discos a CDs y luego a mp3 obligó a cambiar totalmente los equipos reproductores? "Hay cosas que cambian tanto, que cambia todo...". Cuántas cosas más se ajustarán a ésta reflexión?! No nos privemos de disfrutar de la vida con todo lo que ello implica, y menos si estamos dispuestos a sumarle humanidad... Así vivió el Luis, y como gran maestro, su clase decisiva fue la más magistral de todas: nos enseñó a vivir y también a morir. "Porque la vida pasa y pasa hasta que la muerte llega..."

Opiniones (3)
21 de noviembre de 2017 | 00:28
4
ERROR
21 de noviembre de 2017 | 00:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¡Un grande de verdad!
    3
  2. Luis hizo de la humildad, del desapego y de la fraternidad no sólo una cuestión ética, sino un imperativo de la razón.Cuan lejos están hoy algunos maestros de aquel MAESTRO-
    2
  3. Merecido recuerdo de un Gran Hombre de la Provincia de Mendoza.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia