En foco

Épica mata estadista: una arenga motivacional para su propio equipo, primero

Una mirada sobre el discurso del presidente Macri ante el Congreso, en su segunda oportunidad de echar a andar su gobierno y el país.

Épica mata estadista: una arenga motivacional para su propio equipo, primero

 Lo que Mauricio Macri intenta está bien: provocar, movernos de nuestro eje para que salgamos de la inercia a la que nos condena tantos años de una vida política y económica autosatisfactiva y ajena a un plan de país. Sin embargo, la utilización del discurso épico del "ahora empieza todo lo bueno" eclipsa ese digno objetivo. Macri probablemente no sea el único culpable de pretender impulsar el cambio con la misma herramienta discursiva de siempre. Es que los argentinos hemos abusado de ese estilo a lo largo de la historia y probablemente sea necesario recurrir al sobredimensionamiento del tono épico autoreferencial para despertar atención en un pueblo culturalmente acostumbrado a ello.

Ese entusiasmo que muestra el presidente requiere, en todo caso, del acompañamiento de su propio equipo, de los que son funcionarios técnicos, de quienes son sus incondicionales amigos de la vida empresaria y también de sus aliados. 

Cuando así ocurra -ya que todavía no es evidente que suceda- es probable que el espejo le devuelva al mandatario argentino la imagen que quiere ver, y no esta incómoda mueca que, se nota, sigue molestando en su camino.

El mensaje de Macri fue, a pesar de esta observación que supera al acto mismo de hablar ante el Congreso para dejar abierto el año legislativo, una arenga motivacional todavía en vestuarios.

Pero si es capaz de conmover a los propios en serio, como parecieron emocionarse ante sus palabras en el recinto del Congreso, y revolear a tiempo todos los sayos con acusaciones diversas en su contra que pudieran caberle, es probable podrá aprovechar suficientemente un contexto histórico que dice que es tiempo de otra cosa, otra política y también de otros empresarios y por qué no, otra ciudadanía.

La tarea por delante es titánica y comprende la imperiosa necesidad de que los actores de la democracia dejemos de ser clientes de tales o cuales, para ejercer como actores ciudadanos de la República. Eso también depende de que Macri logre atravesar viejos cueros curtidos por las mañas y logre mover a un triunfo de largo aliento, que nos englobe a todos los argentinos, como si se tratara del seleccionado de fútbol.

Claves: Macri
Opiniones (2)
18 de noviembre de 2017 | 09:13
3
ERROR
18 de noviembre de 2017 | 09:13
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No es el hombre adecuado. Sin ninguna dudas. Hay que seguir esperando. Una vez más se equivocó la derecha al elegir "su hombre". Para que alguien le crea a un mentiroso hacen falta más condiciones culturales de las que este pobre hombre tiene.
    2
  2. Con esa arenga, quien primero se entusiasma y se motiva es la familia de Mauricio, en especial Franco Macri, por todos los beneficios e intereses que su hijo defiende. Estamos acostumbrados los argentinos, entre otras cosas, al altísimo endeudamiento que los político realizan y luego lo pagamos con sudor y sangre todo el pueblo.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia