opinión

Defender el vino es defender a Mendoza

Defender el vino es defender a Mendoza

 El 16 de abril de 2016, cinco jóvenes murieron en Costa Salguero víctimas del consumo de estimulantes sintéticos. Frente al descontrol y la falta de supervisión de las autoridades de la ciudad, la reacción fue pendular e improvisada. Tolerancia total o tolerancia cero.

En este sentido la legislatura porteña se apresuró a sancionar una ley que prohíbe la publicidad callejera de bebidas alcohólicas. Medida cuyos efectos benéficos son, por lo menos, difícilmente mensurables pero que atenta contra la industria madre de Mendoza, la vitivinicultura.

Hay varios puntos que es necesario resaltar en defensa del vino y su consumo responsable:

  • El vino es una bebida que, en el 90% de los casos, se toma puertas adentro, en la mesa familiar o en reuniones de amigos. El otro 10% está directamente asociado al consumo en restaurantes. Es decir que, en su totalidad, se vincula a la gastronomía. No está presente en las previas, en los boliches ni en las esquinas. El contexto en el que se bebe tiene formas de control social que no están presentes en otras bebidas.

  • Es la única bebida alcohólica que forma parte de una economía regional. Su elaboración constituye una cadena de valor que va desde el surco hasta la vinería y que es mano de obra intensiva. Si bien existen grandes bodegas que participan de una porción importante del mercado, la mayoría de los productores y bodegueros son pequeños y medianos y de capital nacional.

  • En general, cuando se habla de alcohol no se diferencia entre los distintos tipos, sus diferentes formas de consumo y sus efectos. Lo que sí se hace cuando nos referimos a las drogas ilegalizadas. No es lo mismo la política que puede aplicarse a la marihuana que al paco, sin embargo se pretende tratar al vino de la misma manera que a la cerveza o a los destilados.

  • El vino es por ley la bebida nacional. Este honor deviene de que forma parte indisoluble de nuestras tradiciones e identidad. Los españoles trajeron esta actividad desde los primeros tiempos de la colonia y, luego, los inmigrantes italianos y franceses contribuyeron a su desarrollo y evolución.

  • La ley a la que nos estamos refiriendo se contrapone a otras leyes nacionales que regulan la publicidad y el comercio de alcohol y vino.

  • Esta ley prohíbe la publicidad callejera pero no la publicidad en otros medios. Siendo este tipo de propaganda más barata que la de los media, obstaculiza la labor de las empresas más débiles y vulnerables. No hay fundamento alguno que justifique esta prohibición y no otras.

  • Por otra parte, el consumo de vino viene en declive, sólo el año pasado cayó el 12%, mientras que el consumo de otras bebidas alcohólicas subió, justamente, el %12. La problemática del consumo excesivo de alcohol es real, especialmente entre los más jóvenes. Sin embargo, no debería responsabilizarse al vino por esto. Por el contrario, es una bebida que facilita el consumo responsable.

  • También son conocidos sus efectos benéficos para la salud ya que posee componentes antioxidantes y anticolesterogénicos. Forma parte fundamental de la dieta mediterránea, recomendada por todos los nutricionistas.

  • Y por último, pero no menos importante. Es necesario analizar también a quiénes beneficia esta medida. Las grandes ganadoras son las gaseosas, cuya composición está claramente demostrado que es sumamente nociva para la salud. La enorme cantidad de azúcar y de jarabe de maíz de alta fructuosa que contienen produce obesidad y diabetes No podemos dejar de destacar que el maíz utilizado es transgénico y está fumigado con glifosato, léase Monsanto y otros. Ya nos encontramos en una emergencia sanitaria que sólo irá agravándose e impondrá grandes costos sobre las arcas del Estado y las cuentas familiares. Sin embargo, lejos estamos de regular su publicidad, especialmente la destinada al público infantil.

Todo lo dicho muestra cómo los sucesivos gobiernos poco se han interesado por proteger y estimular el federalismo a través del desarrollo de las economías regionales. Por el contrario, la concentración cada vez mayor va de la mano del agronegocio: los verdaderos dueños de la Argentina.



Lic. Graciela Cousinet

Diputada de la Nación

Bloque Libres del Sur

Opiniones (0)
16 de diciembre de 2017 | 14:15
1
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 14:15
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho