opinión

¡Qué gracioso! La derecha argentina descubrió que Trump es populista

¡Qué gracioso! La derecha argentina descubrió que Trump es populista

 Debo reconocer que hay dos cosas que nunca hubiera pensado pasarían en este, nuestro país. La primera de ellas sucedió en los dos últimos años de gobierno kirchnerista. Fue cuando la mas rancia derecha local, encabezada por el diario La Nación, en su oposición a Cristina, no tuvieron mas remedio que cuestionar al jefe del Ejército que esta había encumbrado, el General Cesar Milani, por los mismos motivos que nosotros: haber participado en los años setenta en la desaparición del conscripto Ledo. Esa derecha, que promovió y apoyó la represión de los militares en la dictadura, justificando las miles de desapariciones con el "algo habrán hecho", ahora tuvo que cuestionar nada menos que al jefe del Ejército por aquellos crímenes. Como les habrá dolido tener que hacerlo. La necesidad tiene cara de hereje se habrán dicho a sí mismos en la intimidad.

La segunda sucede en nuestros días. La misma derecha, lamebota de los yanquis desde 1955 a la fecha, sumisa al imperio como pocas, que siempre se deshizo en alabanzas al la "gran democracia del norte" y le abrió las puertas a que sus empresas multinacionales y bancos nos saquearan, ahora, tragando saliva, dice que el nuevo presidente de aquella nación, Donald Trump, es un "populista". O sea, una persona que -según el credo neoliberal- no respeta las instituciones, la prensa independiente y por sobre todo el sacrosanto libre comercio internacional. Ni quiero pensar la angustia existencial que debe sentir esa derecha que hoy nos gobierna, al tener que cuestionar y criticar nada menos que al gobierno de los EEUU!!!

No puedo dejar de reconocer también, lo placentero que me resulta ver a la derecha vernácula tener que tragarse el discurso con que maceró a esta sociedad por décadas.

Pero iré un poco mas allá y buscaré desentrañar qué busca con su posicionamiento frente a Trump. Digamos, para empezar, que cuando Macri se jactaba hace un año de que la Argentina volvía al mundo, refería al de la globalización "victoriosa"; al que lo convocaban a ser parte Obama y sus pares europeos, como Merkel (convengamos que, casas mas casas menos, es el mismo mundo al que nos llevó alguna vez Carlos Menem, con las consecuencias conocidas). Pero el problema fue que perdió Hillary y Donald decidió patear el tablero. No porque sea "populista", como pretenden vendernos, sino porque expresa al agresivo sector del establishment norteamericano que decidió tratar de recuperar a como sea el dominio mundial para ellos; posición que paso a paso venían resignando. Reflejado este objetivo muy clarito en la consigna principal de la campaña presidencial del extravagante empresario:"Make América Great Again".

Claro, el camino para lograrlo que han elegido, es el proteccionismo. Es decir, fortalecer primero la economía propia: "compre estadounidense y contrate estadounidenses". Mientras debilitan a sus competidores, China y Europa (de esta particularmente Alemania). Gran problema para nuestra derecha, que a diferencia de la de los países imperiales poco entiende de interés nacional y siempre vendió que el libre cambio es el dios intocable de la economía; de allí el supuesto horror que les produce el proteccionismo.

Por supuesto han escondido cuidadosamente que el librecambio en el capitalismo es la política económica que los fuertes imponen a los débiles, ya sea que hablemos de empresas o de países. Pero sucede que los EEUU, los mismos que nos impusieron en su momento la globalización neoliberal, destruyendo nuestras economías con el Consenso de Washington o intentándolo con el ALCA, ya no son tan fuertes, hay otros jugadores de peso en el mundo. De allí el cambio de rumbo.

Baldazo de agua fría entonces para los neoliberales de por aquí. El gobierno de los EEUU, repudiado por doquier por facho y reaccionario, les dijo de buenas a primeras: muchachos ustedes nos interesan poco, no entrarán sus productos a nuestro mercado y tampoco invertiremos en su país. ¿Qué hacemos, se dijeron entonces los de Cambiemos y sus amigos de La Nación muy preocupados? Listo, se auto respondieron, lo acusaremos a Trump de ser igual a Perón, a Kirchner y Fidel, a Pinochet también, para hacer mas creíble el paquete. Todos "populistas", palabrita de moda, en definitiva. Con eso piensan zafar políticamente.

Claro, peligroso es quedar pegados al actual mandatario yanqui, muy reaccionario y encima causante de una respetable cantidad de los males que se nos vienen (suba de la tasa de interés mundial, baja del precio de las comodities, dólar fuerte, etc). Buscan por ende despegarse a como sea los macristas.

Pero, están en problemas Houston: ¿es tan distinta la derecha nuestra a la norteamericana que hoy está en la Casa Blanca?

Veamos: a) El gobierno de Trump es de multimillonarios, el de Macri también; todo un dato de para saber a favor de quiénes van trabajar. b) La administración del norte se plantea achicar el Estado, privatizar la salud, la educación, se opone al aborto, descree de las libertades públicas, promueve la mano dura, la guerra a las drogas, reivindica la tortura y estigmatiza a los inmigrantes; la de acá también, abiertamente o con cierto disimulo en algún caso. c) El de allá es firme adherente de la libertad financiera para que los grandes bancos se hagan un festín, para ello puso a un hombre de Goldman Sachs de Secretario del Tesoro; el presidente de acá tiene CEOS de todos los bancos en puestos claves, a Sturzenegger en el Central y liberó el movimiento de capitales. d) En los EEUU van a precarizar el trabajo para aumentar las ganancias de las grandes empresas, eso les garantizarán para que vuelvan a invertir allí en lugar de hacerlo en Méjico o en otro lugares de mano de obra barata; Macri acá ofrece exactamente lo mismo, con el acuerdo de Vaca Muerta como emblema. e) Trump usará los servicios de inteligencia del Estado para control de la sociedad norteamericana, dándole una vuelta al proceso que se inició con Bush luego de las torres gemelas; acá tienen parecidos planes, que ya están en marcha acorde a múltiples evidencias. f) El nuevo presidente de los EEUU dice que el cuidado del medio ambiente lo tiene sin cuidado y puso en la Agencia correspondiente a uno que sostiene que hay que disolverla; acá lo nombraron al rabino Bergman. g) Allá lo pusieron al jefe de la Exxon de Secretario de Estado, por estos pagos Macri lo sentó al de Shell en el Ministerio de Energía.

¿Dónde está el supuesto "populismo" de Trump? Difícil de ver. ¿Dónde están las grandes diferencias con la administración de Macri? Sarasa para la gilada. La derecha de allá es igual que la de acá, los mismos intereses, la misma ideología, los mismos métodos. Defienden siempre a los que tienen mucha plata, joden al resto.

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 12:19
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 12:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia