opinión

El final de Uber no será por motivos políticos

El final de Uber no será por motivos políticos

 Uber fue creada en 2009 por Travis Kalanick y Garrett Camp (StumbleUpon). El primero acaba de renunciar a su puesto de CEO, y Camp sigue como presidente del directorio (Chairman). Uber opera en 48 países y en más de 400 ciudades del mundo. En 2016, fue avaluada en $62.000 millones de dólares.

Kalanick renunció por dos motivos: Las protestas de grupos anti Trump en el aeropuerto de New York, fue aprovechada por Uber para subir sus tarifas debido a la demanda de transporte, mientras que el sindicato de taxistas se adhirió a los protestantes. El hecho fue repudiado por los manifestantes y sus simpatizantes, que instaron a la eliminación de la aplicación de sus teléfonos celulares.

El segundo motivo es, que los revoltosos, se enteraron de que Kalanick es miembro del Consejo Consultivo Económico de Trump, lo que añadió carbón al fuego que los izquierdistas están encendiendo, en sus reproches contra el nuevo gobierno.

Pero, aunque ninguno de estos percances hubiese sucedido, Uber está condenada al fracaso. Hasta el momento no ha dado ganancias, pero ha hecho billonarios a sus dos dueños que gozan con más de $6.000 millones de dólares cada uno. Uber es una empresa privada (no cotiza en bolsa).

Los otros beneficiados, además de sus propietarios, son los pasajeros, que pagan entre una tercera y una séptima parte del pasaje que les costaría un taxi tradicional.

En 2015 Kalanick dijo, que los conductores en New York ganarían $91.000 dólares anuales, y en San Francisco $75.000. Ambas mentiras le llevaron a un juicio por el que tiene que indemnizar con $100 millones a quienes le creyeron. La ganancia máxima que puede obtener un conductor, en la mayoría de las ciudades de Estados Unidos, trabajando a tiempo completo, es de alrededor de $22.000 dólares anuales.

No solamente los ingresos están en el nivel de pobreza, sino que absolutamente todos los gastos de mantenimiento del vehículo corren por cuenta del conductor. Si sumamos la depreciación por el kilometraje añadido, más la gasolina, cambios de aceite, deterioro de las llantas, el seguro, las tarifas telefónicas de transmisión de datos, y daños que pueda sufrir el automóvil, tanto por parte de los pasajeros inciviles, como por la exposición desmedida al tráfico hostil, más de la mitad de lo que percibe un conductor de Uber se va en expensas.

El promedio real de ganancias brutas de un conductor de Uber, es de $300 a $400 dólares por semana, de los cuales le queda entre 50 y 70 por ciento, deduciendo únicamente los gastos por combustible. La remuneración no sólo es ínfima, sino que Uber instruye a los pasajeros a no dejar propina.

Los conductores, obviamente, duran poco tiempo en el trabajo, por eso, todas las propagandas de Uber se enfocan en buscar conductores, no pasajeros. Uber paga bonos extra ($100 a $150) a aquellos choferes que logran reclutar a otros.

Según analistas de Silicon Valley, Uber, que en 2016 perdió $3.000 millones, está aplicando la política de Jeff Bezos: "Primero hacerse grande para después ganar dinero". Un concepto completamente erróneo en este caso.

Cuando Bezos fundó Amazon, los consumidores no estaban acostumbrados al comercio electrónico, pocos se atrevían a usar una tarjeta de crédito online. Demoró una década conseguir que ese estigma desapareciese. Subir a un taxi, no es algo que alguien deba aprender, o tomar confianza en hacerlo.

Uber no tiene oficinas propias en casi ningún lugar. Alquilan, por horas, salas en hoteles, adonde se dirigen aquellos que buscan conducir y deben mostrar sus documentos personales para que sean aprobados por la empresa. Su servicio telefónico de atención al cliente y a los conductores es pésimo.

Seguramente, por falta de información, Trump, quien busca crear empleos, admitió a Kalanick en su Consejo Consultivo Económico. Kalanick explota a los conductores y quiere eliminarlos, usando vehículos auto-dirigidos. Curiosamente, habiendo disminuido al mínimo sus gastos y responsabilidades, abusando de los choferes y sus vehículos, quiere hacerse de los costes que implica tener automóviles propios.

Uber está andando por la ruta equivocada, con tantos baches en su recorrido, pronto estará fuera del camino.

www.josebrechner.com

Opiniones (1)
18 de diciembre de 2017 | 06:08
2
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 06:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Interesante artículo. no había leído nada similar. No sabía que la rentabilidad era tan baja para los choferes (aunque lo suponía). Creo que uber será mejor para trabajos part time, para hacer una changa en la mañana y algo en la tarde (y que te pague el combustible del día) más que vivir de eso 100%. inquietante uno de los párrafos finales donde dice que si sacan a los choferes del medio (autos autónomos, valga la redundancia) deberán correr con todos los gastos. El tiempo dirá. De momento es muy conveniente para los usuarios.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho