opinión

El ambicioso plan que comenzó tropezando

Lo que pasó, lo que pasa y lo que pasará. La columna de cada domingo de Carlos Burgueño, para MDZ.

El ambicioso plan que comenzó tropezando

Lo que pasó. El dato tranquilizador. 2,07 billones de pesos. Un 34,6% más que el 2015. Ese fue el resultado de la recaudación impositiva del año pasado, la variable más importante en términos reales para medir la evolución de la economía. Si el dato crece de manera sistemática y constante, la economía funciona bien. Si comienza a dar signos de alzas importantes, hay motivos para ser optimistas. Si mengua, estamos en problemas. El 34,6% representará seguramente unos puntos porcentuales menos que la inflación final para este año (se ubicaría cerca del 40%), pero no se trata en definitiva de un mal número; teniendo en cuenta que el 2016 será un año recesivo. Hubo entonces cierto clima de tranquilidad al conocerse el dato desde las oficinas de la Administración Federal de Ingreso Públicos (AFIP) que maneja Alberto Abad; y, desde ya, desde el escritorio del flamante ministro de economía Nicolás Dujovne. Sin embargo, el dato sólo sirve para cerrar el año con ingresos, inferiores al alza de precios, pero no problemáticos. No hay margen para desbordes. Gran parte de esos 2,07 billones de pesos, cifra récord, habrá que agradecérselos a un factor absolutamente estacional y puntual: el blanqueo impositivo. Unos 106.769 millones de pesos fueron los que provinieron del pago de penalidades de parte de contribuyentes que ingresaron al proceso de Sinceramiento Fiscal o blanqueo de capitales. Sin ese dinero, el crecimiento hubiera sido aún menor y las diferencias contra la inflación difíciles de explicar. Ahora, tanto desde Hacienda como desde la AFIP, será el turno de comenzar a diseñar el año fiscal para que, ahora sí, en 2017 la recaudación supere el alza de precios y se demuestre que la economía arrancó.

Lo que pasa. El ambicioso plan que comenzó tropezando. Siete entrevista a siete medios diferentes. Así comenzó esta semana de gestión el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, repitiendo en cada uno de esos diálogos cuál es su primer plan como funcionario de Mauricio Macri: una reforma de las leyes laborales que reduzcan drásticamente el costo de contratar nuevos trabajadores en el país. Según la visión que el ministro detalló con detenimiento, sólo bajando este costo se conseguirá hacer de la Argentina un país competitivo. Puso incluso la reducción de los costos laborales, por encima de otros impuestos afamadamente distorsivos como el IVA, Ganancias, Bienes Personales o el odiado impuesto al cheque que para estos tiempos ya cumple 15 años (iba a durar sólo tres meses). Sin embargo el clima de optimismo que rodeó el anuncio chocó contra una barrera esperable. El triunvirato director de la CGT se puso en alerta y a horas del anuncio ministerial proclamó que "la Reforma Laboral del Gobierno, recorta y reduce derechos laborales fundamentales y garantiza a la patronal menores costes en las contrataciones y en los despidos". Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, a quienes en estos tiempos el gobierno no puede calificar de opositores ya que fueron quienes destrabaron el serio conflicto de fin de año desatado por Ganancias; le aclararon con esa frase al gobierno que no están dispuesto a avanzar en los primeros lineamientos que la reforma laboral pensada por Dujovne dejó entrever. Esto es, cambiar contrataciones de empleados en negro por más flexibilización laboral y menores aportes. El macrismo inauguró así, a poco de comenzar el año, el primer conflicto serio económico y social; que amenaza incluso, según las palabras del propio Triunvirato, a abrir una cuña entre el Ejecutivo y el sindicalismo que podría derivar en las primeras amenazas de medidas de fuerza del 2017. Las consecuencias podrían derivar además en trabas directas en el Congreso cuando el gobierno quiera avanzar seriamente en su plan de reforma laboral enviando los primeros ensayos al Legislativo. En un año electoral, y a días de haber solucionado el conflicto por Ganancias (salida de Alfonso Prat Gay incluida), el primer problema a resolver parece ya planteado.

Lo que pasará. Esperando el peor resultado. Este miércoles 11 de enero, a las 16 horas, el INDEC difundirá uno de los dos peores resultados del primer año de gestión del macrismo. Será cuando se conozca la inflación de diciembre, el último dato del año, y se puede hacer una proyección de cómo fue el 2016 en cuando al aumento de los precios. Si bien no se podrá hacer una anualización del ejercicio ya que el nuevo IPC se difunde desde mayo de este año, se podrá hacer la proyección sobre si finalmente el año pasado terminó con más o menos aumento de precios de 40%. El gobierno apuesta a un 28 o 39% máximo, y a un diciembre de menos de 1%. Si el dato fuera superior, el problema político sería importante. Macri competiría con el 42% que tuvo que mostrar Eduardo Duhalde en 2002, cuando los precios sufrieron la atolondrada y caótica salida de la convertibilidad, con la megadevaluación que llevó el peso del uno a uno al cuatro a uno contra el dólar.

Opiniones (2)
19 de noviembre de 2017 | 15:22
3
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 15:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. "El indicador más utilizado para medir la desigualdad de ingresos es el coeficiente de Gini. Es un número entre 0 y 1, en donde 0 representa la perfecta igualdad y 1 implica la perfecta desigualdad. El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) estimó, en base a los datos de ingresos por decil publicados por el Indec (utilizando la fórmula de Brown), un incremento de la desigualdad del 7,93 por ciento (pasó de 0,4245 a 0,4582) entre el segundo y tercer trimestre de este año."Volver al 2010." La distribución del ingreso del tercer trimestre del año pasado se ha ubicado en niveles del 2010. En ese año, el 20 por ciento más rico embolsaba el 49,0 por ciento de la riqueza, y el 20 por ciento más pobre, apenas el 4,1. " Fuente ZAIAT, Alfredo. Nota de opinión, Economía " Tarea cumplida " La distribución del ingreso empeoró en el tercer trimestre con respecto al período inmediato anterior, y también en relación a los terceros trimestre de cada año de los últimos cinco. Es necesario remontarse al 2010 para encontrar cifras peores.
    2
  2. Son flexibilizadores, son una runfla de yuppies noventosos neoliberales con recetas viejas que solo llevan al estancamiento y a la recesión
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia