opinión

La sorpresiva expulsión del amonestado y lo que se viene

Ahora sí, el gobierno del Ceo y sus gerentes. ¿El momento del ajuste? La columna de Carlos Burgueño, para MDZ.

La sorpresiva expulsión del amonestado y lo que se viene

Lo que pasó: la sorpresiva expulsión del amonestado

Si bien jugaba con amarilla desde diciembre, cuando fue sancionado por el fallido proyecto original de cambios en el impuesto a las ganancias, sorprendió la expulsión del ministro más importante (siempre lo es el que ocupa el cargo de máximo responsable de la economía del país), Alfonso Prat Gay. Si bien se hablaba desde la segunda semana de diciembre que su destino estaba marcado. la especulación, y el manual de conveniencia política hablaban de una salida elegante para bien entrado enero, o febrero, o marzo, cuando comiencen a definirse las listas para las elecciones legislativas de medio tiempo del 2017. 

prat gay macri

Sin embargo, Mauricio Macri dio una nueva lección sobre cómo entiende el manejo político de su gestión. El Presidente no esperó los tranquilos días del verano, donde la gente (y los operadores económicos) pueden estar más relajados y proclives a noticias de cambios, y aceleró su decisión para la siempre complicada semana que separa Navidad de Año Nuevo. Pero hubo más: para su despido, Prat Gay tuvo que soportar un golpe directo a su ego y volar desde Buenos Aires hacia Villa La Angostura donde lo esperaba el jefe de Estado para comunicarle sentado en una poltrona vacacional que ya no lo tenía en sus planes. En el medio le ofreció algún jugo de frutas refrescante y le comentó lo bien que la estaba pasando en esos días "de descanso" junto a su familia. 

El ahora ex ministro se había enterado que ya no pertenecía al gobierno el mismo lunes cerca de las 10 horas, cuando ya estaba en su puesto de comando preparando la última semana del año, comunicándose de manera festiva con su entonces secretario de Finanzas Luis Caputo, a punto de embarcarse hacia Punta del Este para pasar el fin de 2016 junto con la familia.

La salida de Prat Gay muestra ahora un costado inesperado de Macri: el de la crueldad que puede ejecutar cuando se trata de eyectar personal de su gabinete. Una manera de mandar un mensaje al resto de los ministros y secretarios. Una forma de decir internamente "quedan todos avisados".

Lo que pasa: ahora sí, el gobierno del Ceo y sus gerentes

La lectura más lineal de lo que dejó la salida de Alfonso Prat Gay del gobierno podría ser que quedaron tres ganadores claros: el jefe de gabinete, Marco Peña, y los vicejefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. Los tres mantenían enfrentamientos dialécticos y personales con el ex ministro de Hacienda, y los tres fueron ratificados y ponderados por Mauricio Macri días antes de la salida de Prat Gay.

peña prat gay

Pero la forma de tomar la decisión de parte del Presidente, y la resolución del nuevo formato de gabinete con un ministerio dividido en Finanzas y Hacienda, determinan que, hacia delante, lo que habrá que observar es una estructura de gobierno (y de ejercicio del poder) más parecida a la administración de una gran multinacional que a un Ejecutivo político. Habrá un Ceo referente máximo, Mauricio Macri; un gerente general que ejecute decisiones y aconseje al Ceo, Marcos Peña; y dos gerentes plenipotenciarios, Quintana y Lopetegui. El resto de los muchos ministros, secretarios, directores y extras tendrán que rendir cuentas en sus propias áreas, sin avanzar sobre las de sus colegas y compañeros y, eventualmente, explicar al resto del gabinete sobre el manejo de la gestión de sus comarcas.

Otra lección que muestra la salida de Prat Gay es más curiosa: no siempre la salida del gabinete se da por hacer las cosas mal. A veces, haciéndolas bien pero con criterios independientes (y cierto ego), también se puede perder el puesto de trabajo. Como contrapartida, haciendo las cosas bastante mal (o con resultado magros), pero respetando jerarquías y estructuras, se puede sobrevivir.

Lo que pasará: ¿el momento del ajuste?

Nicolás Dujovne se hará cargo del ministerio de Hacienda. Para los que el nombre de la cartera no le referencie mayores precisiones, se trata del ministerio que deberá tener como objetivo básico lograr que se cumpla la proyección para el 2017 de un déficit fiscal cercano a 4% (según reza el Presupuesto Nacional para el próximo ejercicio). La tarea es inmensa y, para algunos, utópica. Se trata de reducir el desequilibrio entre los ingresos por la recaudación y los gastos, a la mitad de lo que sucedió en el 2016, con Alfonso Prat Gay como responsable.

Se especula con que habrá una mayor actividad económica en el mercado interno, lo que hará mejorar, algo, la recaudación impositiva. Pero no alcanzará con este factor para mejorar las cuentas públicas. Habrá que pensar entonces en la otra columna del balance: la de los gastos.

Allí aparecen en el listado todas las ideas que el flamante ministro desplegó en diferentes columnas de opinión, en especial en el diario La Nación. Dujovne hace un punteo exhaustivo de sectores donde se debe avanzar, especificando que el gran problema de la economía argentina en la actualidad es el desequilibrio fiscal. Menciona tanto el alto gasto en áreas aparentemente superfluas, la falta de calidad que tiene ese gasto y hasta menciona que Argentina tiene un problema de costos de transporte, culpando a Hugo Moyano y su sindicato de camioneros como los responsables.

dujovne

Las preguntas que surgen entonces son simples pero directas: ¿podrá llevar el nuevo ministro sus ideas básicas a la practica desde el Palacio de Hacienda, avanzando con recortes en el gasto público que, políticamente, serían difíciles de practicar y ejecutar por el gobierno de Mauricio Macri? ¿Podrá el gobierno avanzar en estos recortes en un año electoral y con un Congreso en contra; que, además, demostró con el conflicto por Ganancias lo dañino que puede ser? ¿Moyano aceptará la tesis de Dujovne y reconocerá que su sindicato es un problema para el crecimiento de la Argentina? 

La primera respuesta a las preguntas sería simple: es casi una utopía pensar que las intenciones, al menos en sus editoriales previas a su nombramiento, puedan suceder. O estamos ante una avanzada fiscalista que probará los límites políticos del macrismo y de la estructura de poder de la Argentina en un año electoral, o estaremos ante un nuevo ejemplo del ya muy mencionado durante el actual gobierno "Teorema de Baglini".

Lo bueno de estas preguntas es que tendrán respuesta rápidamente. Dujovne no tendrá mucho tiempo para demostrar cuál es su idea del poder.

Opiniones (11)
24 de enero de 2018 | 06:59
12
ERROR
24 de enero de 2018 | 06:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. no entiendo a los piccolinos, aun los problemas internos del partido gobernante y las decisiones que tomen estos "ceos" son culpa de los KK?......???
    11
  2. piccolino: me ahorraste mis propias palabras pues suscribo totalmente a las tuyas. Estos KK, tratan de desvalorizsr a los funcionarios del gobierno tildándolos de "CEO" y "Gerentes", como si ser eficientes y ejecutivos (cualidad inherente a esos cargos) tuviera connotaciones negativas. Una nota berreta y mañosa
    10
  3. Burgueño ...entregate ..ya sabemos que sos K...en tus opiniones durante el año no pegaste una...un pasaje a Venezuela para que vayas a ayudar...
    9
  4. "Egos & celos" podría llamársele a este culebrón de fin de año, comidilla de vacaciones para la farándula.
    8
  5. Coincido parcialmente con el autor de la nota. Alfonso era Lilita y parte de la UCR en el gobierno. Visto desde afuera, el más moderado de los ministros, el menos derechista u ortodoxo. Aviso del error de los tarifasos, recordar que el gobierno tuvo que recular con esas decisiones. Además si aspira a una segunda Presidencia, Mauricio no puede encarar un feroz ajuste en el año de su primer test electoral.
    7
  6. Antes que nada aclaro que no soy macrista; mi ideología política es socialdemócrata y humanista. Pero me atrevo a escribir debido a la asquerosa parcialidad demostrada por el columnista, que recurriendo al uso de verdades a medias y de interpretaciones extremistas de nuestra realidad nacional, hace uso del espacio que le han concedido para bajar una línea de opinión que demuestra a las claras su posición desconstituyente, en clara línea con toda la basura kk que el pueblo echó del gobierno en las urnas. ¿Escribió él la nota o se la dictó el nazi-facho Marcelo Padilla?
    6
  7. Otra lección que muestra la salida de Prat Gay es más curiosa: no siempre la salida del gabinete se da por hacer las cosas mal. A veces, haciéndolas bien pero con criterios independientes (y cierto ego), también se puede perder el puesto de trabajo. "Como contrapartida, haciendo las cosas bastante mal (o con resultado magros), pero respetando jerarquías y estructuras, se puede sobrevivir." Pero miren ustedes que novedad !!!, hace años que la politica se maneja asi, los de arriba quieren ser no solo respetados, aplaudidos, a veces casi idolatrados. EN todos los gobiernos , de cualquier partido eso pasa. Ya lo decia Maquiavelo, en "El Principe ". En definitiva, lo que sirve para mantenerse es el conocido "chupar las medias ", por eso, estamos como estamos. Y si hay alguno que saque los pies del plato o sea mas inteligente o activo, con seguridad se va de la gestion en cuestión
    5
  8. Estas políticas implementadas en el país ya las hemos hecho. Hemos terminado muy mal. Nada nuevo. Por mas que tengan toda la prensa a su favor y laven la imagen y distorsionen la realidad o no la muestren, la gente trabajadora no los vota mas cuando vea que no les alcanza para vivir y haya poco trabajo. Lamentablemente allá va este gobierno.
    4
  9. El columnista parece que prefiere el gobierno de los violentos, ladrones y discriminadores . Hasta cuando el periodismo militante ??
    3
  10. La Economia no arrancara, porque todavia y hasta que no PRODUZCA, Argentina es un PAIS poco confiable, que esta en manos de la Delincuencia y de la droga,.-QUE BRUTOS POR DIOS, Si en mi casa estamos mal economicamente no la arreglamos pidiendo plata prestada, la arreglamos TRABAJANDO , PRODUCIENDO.-NECIOS.-
    2
En Imágenes