Deportes

El Globo no tiene quien le escriba

Dedicado a todos los hinchas de Huracán Las Heras, especialmente a los que no leerán este relato.

El Globo no tiene quien le escriba

Ascendimos. Yo no voy a ponerme entero el mote de campeón. Lo voy a abrigar como pidiendo entrar a una fiesta en la que otros pusieron el cuerpo, y el tiempo. Lo siento en mi corazón, pero es menos mío que de otros. Sin embargo te escribo, y otros amigos también, aunque nadie pueda arrogarse el traje, porque el Globo es incorregible, resbaladizo como un pez, melancólico como el Coronel.

Yo no voy a ponerme el mote de campeón, pero me puse la camiseta mientras la final y me besé el escudito mal diseñado. Cuando en la ida Central Norte nos lo dio vuelta dos a uno, me desmoroné entre un tumulto de pantalones, casi me explotaron los ojos pero me la aguanté. Cuando una semana después, el salteño pateó el último penal a las nubes, también, sentí los ojos que me rebalsaban, y tampoco los dejé ¿Se irá otra vez hacia adentro todo eso? andá a saber. Ahora quiero que me salga de las manos y esparcirlo sobre este teclado.

***

Voy salteado a la cancha, a veces a la platea con la excusa de ver mejor el partido, pero desde hace treinta años, y llevo cumplidos apenas un puñado más que eso. Y aunque no tengas dueño Globo, ni quién te escriba, te pido permiso para juntarte estas palabras.

Vi caminar niños, cientos de veces para ir a verte, alguna vez yo mismo fui uno de ellos, y eso me basta. Vi la construcción y reconstrucción del relato mítico, lo que traía la historia, el horno siempre caldeado del ahora, el espíritu en común que forja en hierro fundido una familia de Game of Thrones pero en Las Heras.

Me excuso por algunas complejidades, pero cierto es que pertenecemos a los símbolos que construimos. Los ritos son fundamentales para ser algo emocionalmente, y el Gral. San Martin está hechizado, sostenido, tierno de mañana, hirviente los domingos a la siesta, peligroso a las madrugadas. Como ejemplifica el sociólogo Daniel Miguez sobre los símbolos compartidos "el que no hace palmas es un cheto y se deja", en la Olascoaga se coreó "el que no salta, no va a ascender".

La representación de lo real está conformada por una mirada en conjunto de lo que pasa, de lo que en general sienten los vecinos, la proximidad, las carencias, las formas de la celebración, el día a día del zanjón de Los ciruelos para acá. Las tres siglas esparcidas por toda la provincia, tiernas o maléficas, según a dónde estén pintadas, según quién las lea, aluden a lo que fue, a la constitución de los que por allí pasaron, insinuando un sello como el de los médicos, o como el de los doctores de la Facultad.

Ascender es escalar en la estructura social porque, si hay algo que el mundo sabe de sí mismo, es que ganar es existir.

Ascender es que todo lo que está afuera se meta adentro, es que lo que está corrido haga foco, que lo periférico se haga punto central, aunque más no sea por una vez, apenas por un manojo de míseros penales, siquiera por capricho o providencia, por talento del plantel y cuerpo técnico, o al fin por ese teatro fatal para ignorantes llamado fútbol, con que las masas resuelven sus conflictos y contradicciones.

Perdón Globo por querer decirte. Me salgo de mí, me voy con ese dulzor ahumado que me dura del domingo, como esos whiskys que el pianista Ticher Galván a veces me trae. Mis palabras, y las que te escriben hoy todos los hinchas no te alcanzan, quizá te lleguen, pero no te escriben.

El ascenso es conseguir que la figura construida, toda la imagen a pulmón, sea vista, la voz escuchada, aunque no sea un canto de sirena, sino el pagano método sonoro con el que toda la gente del globo declama su verdad

Uno de los referentes, Fernando Cámara, lloró frente a la cámara del canal Acequia, lloró con la expresión de los que han visto algo en altamar, lloró sin la armadura, en el vestuario, lloró, y mientras gritaba "comimos mierda toda la vida... pero salimos", lloraba, porque en Huracán el ascenso lo es también en el imaginario, en la fantasía general de un aumento del bienestar en todos los sentidos, también en lo material, "salimos", dijo. Todo el sistema social, histórico, de lucha de clases con las que se conformó a los perdedores, siempre los mismos, acababa de ser derrotado. La frase podría ser de Fidel en la Sierra Maestra, o de un sans cullotes en la Bastilla, pero no, era la de un deportista de un club humilde metido en una barriada pobre y enorme.

Para nosotros no es un penal que entra o va afuera. Es hogar, es más escuela para los chicos. Todas las campañas que vuelven a estar contigo son el transcurrir de la propia vida.

***

Vi sobre el arco un trapo escrito con la leyenda: "Lo que hice por vos no lo hice por nadie". Estuve días interpelado por ese ingenio, esa adivinanza. Lo que hice por vos, ¿por quién?, ¿de qué incienso fantasioso está hecho el merecedor sujeto de tan fuerte afirmación? No lo hice por nadie, ¿por nadie humano? me preguntaba yo, ¿será que eso hecho de ilusorio macramé en el éter de calle Olascoaga recibe más cosas que un ser humano? con seguridad.

Finalmente es sencillo, la felicidad tiene que estar cerca, claro, dónde si no en el barrio, para digerir la realidad, para desaprender a Adam Smith por 90 minutos, apenas por otra categoría, olvidar los mecanismos de poder económico y social en los que siempre se pierde, y llevar en cambio el barrio ahora hasta el Nacional B, hasta Primera A, hasta la Copa Libertadores, y porqué no, hasta Japón, si hoy los hacendados, los ascendidos, son los del globo.


Opiniones (2)
23 de Junio de 2017|05:48
3
ERROR
23 de Junio de 2017|05:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gracias por emocionarnos. Hay un lugar parecido a Macondo, pero es nuestro. Es un globo surcando los barrios faltos de riquezas macroecónomicas y llenas de armaduras blancas y rojas, con bolsas de polietileno al viento. Un globo, una pelota y a jugar; que todavia queda vida.
    2
  2. Excelente tu nota socioemotiva. Se nota que sabés de lo que hablás. Los miles que estamos dispersos por el país y el mundo seguimos festejando. Simplemente gracias.
    1
En Imágenes
El festejo de los hinchas xeneizes en el Obelisco
21 de Junio de 2017
El festejo de los hinchas xeneizes en el Obelisco
Incendio en Londres
14 de Junio de 2017
Incendio en Londres