opinión

El forzado destierro de la opinión

Desde hace años en Mendoza, el periodismo de espectáculos se ha limitado a la producción de entrevistas y publicación de gacetillas. La escasez de notas de opinión, pone al descubierto una alianza que deambula entre la amenaza y la complacencia.

El forzado destierro de la opinión

Más que certezas, aquí va un puñado de interrogantes y tal vez el disparador de una discusión necesaria. La relación entre artistas y periodistas de espectáculos en Mendoza, ha sido históricamente difícil. A pesar de que contamos con notables exponentes en música, cine, teatro, danza y demás expresiones; en la última década este vínculo ha permanecido en una inerte medianía. En cambio, en plazas como Córdoba o Santa Fe, que ostentan una movida tan estimulante como la nuestra, hacedores y prensa dan por sentado que el hecho artístico tiene como parte de su engranaje el ejercicio de la opinión.

Es cierto que la mayoría de las bandas, elencos, directores y productores locales; comprenden que la la labor del periodismo contempla la posibilidad de diversas devoluciones. Pero lo cierto es que ese abanico de apreciaciones hoy en Mendoza brilla por su ausencia. ¿No es curioso que en los medios de gran alcance no haya casi opiniones sobre espectáculos locales?¿Todo lo que aquí se hace es tan unánimemente brillante?¿Por qué el periodista de espectáculos hoy elige no cuestionar?

Es cierto que en su proceso de progresiva reducción de integrantes, los medios en general han tendido a disminuir las columnas de opinión hasta su cuasi extinción. Siendo en algunos casos los directivos o los jefes de sección, quienes han determinado esta suerte de zona desierta. En este panorama, la rutina del periodismo de espectáculos se ha limitado a la producción de entrevistas y publicación de gacetillas. Por lo tanto, la información que generalmente se publica, está relacionada solamente con la previa a la presentación de un espectáculo, como si allí empezara y terminara el proceso creativo.

"Si no me gusta la propuesta, no publico mi opinión porque no quiero tener problemas", sostiene hoy uno de los periodistas más respetados de nuestra escena en las últimas décadas. No se trata de ir a la caza de nombres, ni de artistas ni de periodistas; sino de reflexionar sobre un ida y vuelta que desde hace largo tiempo no sale de la zona ríspida. ¿A qué se refiere el profesional en cuestión cuando dice "no quiero tener problemas"? Yo he sido testigo de algunas amenazas insólitas que ha recibido tanto este como otros colegas. Y también he atravesado un par de choques con todo tipo de descalificaciones, tanto a nivel profesional como personal. 

Muchas veces se piensa que quienes ejercemos el periodismo de espectáculos, no conocemos o desmerecemos el esfuerzo de nuestros artistas. Esto no es así. Creemos en el respeto que la mayoría de los hacedores tienen por el espectador. Y deberíamos desde los medios en los que trabajamos, sostener una multiplicidad de voces, para no seguir construyendo una cobertura de espectáculos renga, que ni siquiera llega a cuestionar al artista en escena. Para acompañar y fortalecer las propuestas locales, no tendríamos que sentirnos forzados a publicar sólo lo complaciente, ni reducir nuestra labor al esquema de la entrevista y la gacetilla. Es necesario salir de esa zona de confort en la que periodistas no opinan para "no tener problemas", y artistas - no todos, sino unos pocos - festejan y validan sólo los comentarios elogiosos.

Celebremos que se hable sobre todo lo que pasa en nuestros escenarios. Ninguna creación es tan sublime como para no ser interpelada. Ninguna apreciación periodística tiene carácter terminante ni absoluto. Artistas y periodistas tenemos suficiente trayecto y entidad para hacer lo que nos corresponde, sin aleccionar al otro sobre cómo debe realizar su trabajo. En definitiva, tanto para espectadores como para hacedores, sería más útil y estimulante contar con una pluralidad de aproximaciones, que abrir páginas y portales que sigan descansando sobre la comodidad de la tibieza. 


Opiniones (2)
19 de octubre de 2017 | 06:21
3
ERROR
19 de octubre de 2017 | 06:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Aca, por lo que dice la nota, el problema son los actores o los que hacen una obra de teatro, que no se bancan que los critiquen o les digan que son malos o la obra no es buena, empecemos primero por educar a los protagonistas, aunque es de mediocres, pensar que lo que haces esta bien y no tiene ningun error.-
    2
  2. Habría que hacer una crítica de los periodistas encargados de hacer la crítica a los espectáculos, para saber criterios, gustos, etc.
    1
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes