opinión

Control de arsenal policial: importante para prevenir el delito

El descontrol en arsenales policiales alimenta al crimen. El Ministerio de Seguridad dio un paso fundamental al auditar y denunciar el faltante de armas y municiones. Es el principio de cualquier política integral de prevención de la violencia armada.

Control de arsenal policial: importante para prevenir el delito

 Las armas y las balas no nacen de un repollo. Alguien las fabrica, alguien las vende, alguien hace negocio con las armas con márgenes de ganancia muy generosos, alguien las usa. Y alguien las guarda. En todo el mundo, los arsenales oficiales son proveedores de armas y balas que terminan en manos del crimen. Por eso hay que controlarlos muy bien para prevenir la violencia y los delitos más graves. El Ministerio de Seguridad acaba de tomar una medida indispensable: auditó el arsenal policial y denunció que faltan armas. Es la punta del ovillo.

Ciurca Comperatore Aranda

Según la información periodística, detectaron un faltante de 13 ametralladoras, un puñado de pistolas, chalecos antibalas y municiones. Primero: son bienes públicos y bajo custodia de funcionarios públicos, si hubo un ilícito la Justicia tendrá que encontrar a los responsables. Segundo: más grave, ametralladoras, municiones y chalecos andan sueltos por ahí, muy posiblemente en manos de delincuentes que los podrán usar para seguir delinquiendo o incluso para atacar a policías.

Los tiroteos son un tema de preocupación de los vecinos de los barrios del Gran Mendoza. Esas balas y armas salieron de algún lado. En el mundo 50% de las víctimas de homicidios con armas tienen entre 15 y 29 años, el 79% son varones. En América Latina la posibilidad de morir siendo joven es cuatro veces más alta que en el resto del mundo, potenciada por el uso de armas: 66% de los homicidios (el doble que en Asia y África). En la Argentina, 6 de cada 10 homicidios son con armas de fuego. Controlar de dónde salen y a quiénes llegan las armas es un imperativo para la seguridad pública.

Las políticas de prevención de la violencia armada dan buenos resultados en todos lados. Ciudades de Estados Unidos, Sudáfrica, Australia, Escocia, tienen logros importantes. Se trata de evitar que las armas y balas lleguen a las personas inadecuadas, de desmantelar los proveedores y almacenes del mercado negro de armas con inteligencia criminal, de controlar la fuga de los arsenales públicos y privados, de prevenir los tiroteos de banditas juveniles. Aquí cerca, Santa Fe, trabajó en estos ejes y Rosario logró bajar considerablemente los homicidios.

Lejos de los buenos ejemplos, Mendoza parece condenado a repetir sus errores. No es la primera vez que faltan armas y municiones del arsenal policial. Hace 15 años hubo una auditoría. Con el entonces subsecretario de Relaciones con la Comunidad, Gabriel Conte y el director de Administración, Martín Kerchner, denunciamos el ilícito. Hubo investigación judicial y responsables.

También hubo medidas reparatorias: las Naciones Unidas a través de la agencia regional de paz, desarme y desarrollo (UN-LiREC), contribuyó con dinero y expertos para ordenar el arsenal, darle más seguridad e incluso adaptar una de las piletas de la ex bodega Giol como depósito de armas secuestradas bajo custodia de la Justicia (a la que le habían robado cientos de armas). Paradójicamente al final del gobierno de Pérez y por insistencia del ex gobernador, el depósito de armas judicial pasó a manos policiales por una acordada de la Suprema Corte. Preocupante, después de conocerse los resultados de la auditoría que hizo el Ministerio de Seguridad.

Es vergonzoso para los mendocinos que hayamos retrocedido en la historia. Mendoza supo ser pionera al establecer una política de control de armas que moldeó la actual política nacional y generó precedentes de peso internacional. El propio gobernador Alfredo Cornejo impulsó políticas estrictas de control y persecución de los mercados ilícitos de armas cuando fue Ministro de Seguridad, fue motor en el Parlamento de nueva legislación y luego invitado por las Naciones Unidas para contárselas a representantes de todos los países. Como entonces fuimos noticias por la transparencia hoy somos noticia por el desatino que se apoderó del Estado en los últimos años. La auditoría es un buen primer paso para empezar a remediarlo.

(*) Martín Appiolaza.  Director de Prevención, Participación Comunitaria y Derechos Humanos de la Municipalidad de Godoy Cruz.


Opiniones (2)
28 de Mayo de 2017|07:28
3
ERROR
28 de Mayo de 2017|07:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El descontrol del arsenal habrá sido parte del "mapa del delito" de la "DEKADA GANADA". y TODAVÍA NO DENUNCIAN A NINGUNO DE LOS DEL GOBIERNO SALIENTE POR INCOMPETENTE ? ? ?
    2
  2. Es un principio, una intención manifiesta y un paso importante.-
    1
En Imágenes
Las mejores fotos de viajes de National Geographic 2017
25 de Mayo de 2017
Las mejores fotos de viajes de National Geographic 2017