opinión

Paciencia, Argentina

"No podemos ser Noruega en una semana", advierte el autor.

Paciencia, Argentina

 El problema de ser economista es que siempre y sin excepciones en un asado familiar de los domingos tenés un “zapallo”, familiar o no, que te pregunta te sobre economía y no entiende que uno vive de esto toda la semana, y lo que menos querés escuchar en un asado de domingo es una pregunta sobre macroeconomía argentina. Y me preguntaban lo siguiente ¿con la liberación del cepo, entro dólares o los saco? “Entrálos, estoy comprado Argentina hasta los dientes”, respondí y seguí disfrutando del asado sin dar más explicaciones.

El nuevo gobierno de Mauricio Macri tiene una lista enorme de problemas heredados de la pésima e incomprensible administración anterior de Cristina Fernández de Kirchner.

El primero ya comenzó a resolverse: liberar el cepo al dólar, la obra macabra de la heterodoxia local. Recordemos que entre otras cosas llegaron a poner “perros olfateadores de dólares en Aduana” para controlarnos. Increíble pero lamentablemente real.

Los primeros días de su liberación han sido soñados con la negociación del dólar muy tranquila e incluso con clara tendencia hacia la baja y con tasas en pesos que terminaron la semana más tranquilas respecto a la última licitación de lebacs.

Sin embargo, para aquellos que ya se relajaron y creen que lo del cepo es historia, les recomendaría que no bajen la guardia, la estabilidad definitiva del tipo de cambio se llevará los primeros seis meses de gestión y para su éxito, la liberación del cepo deberá ser complementada con una larga serie de medidas, algunas de cortísimo plazo y otras de mediano y largo plazo: lo urgente frente a lo importante.

(*)  Germán Fermo es Director de MacroFinance y de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella. Posee un Ph.D. en Economía en la Universidad de California y una especialidad en estrategia de opciones en ETF's y monedas.

Opiniones (2)
20 de agosto de 2017 | 01:18
3
ERROR
20 de agosto de 2017 | 01:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Germán. Es fácil entenderte con sólo leer donde te adoctrinaron. Es como querer escuchar a alguien que estudió con Hitler hablar mal del nazismo. Si te adoctrinaron en la Torcuato Di Tella y en la Universidad de California, es sabido que vas a decir que todo lo que no se condice con lo que allí aprendiste es nefasto, pésimo e incomprensible, pero ¿sabes qué?, no porque vos lo digas eso tiene que ser verdad, sólo es tu verdad y te vas a tener que ir acostumbrando a que hay varias verdades. De todas formas gracias por repetir las mismas idioteces que repiten siempre los garcas del mundo, por lo menos sabemos de qué lado jugás.
    2
  2. El problema de varias personas es que siempre y sin excepciones en un asado familiar de los domingos tenés un “zapallo”, familiar o no, que chapea de "economista" (?!) y pretende no entender que uno vive en eso toda la semana. Y lo que menos querés escuchar en un asado de domingo es a este forro petulante; tarado pagado de sí mismo; necio supremo que se cree la gaseosa del desierto, hablarle a los demás como de favor y encima decir pelotudeces sin parangón.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial