opinión

Dos alertas amarillas

El jurista Roberto Gargarella frente a las protestas y la Ley de Medios.

Dos alertas amarillas

 En este duro fin de año, tenemos dos preocupaciones principales en el ámbito público: lo que ocurre y ocurrirá con la protesta social, y lo que ocurre y ocurrirá en relación con la Ley de Medios. Entiendo serán los dos temas dominantes en este espacio, en el porvenir.

1) Lo primero sigue siendo preocupante (luego de los más de 3000 muertos por gatillo fácil y tortura, y 21 muertos en protesta social del kirchnerismo -ver CORREPI, acá) porque la conflictividad va a crecer; porque la oposición va a apuntar a remover al gobierno como a Duhalde; y porque el fijar una postura dura en el área está en el ADN de un cuarteto fuerte y muy influyente dentro del gobierno (los nombres son conocidos). O sea que habrá que extremar la atención en el tema -lo que se vislumbra no es bueno.

2) La Ley de Medios es otra cuestión crucial. Otra vez, lo hecho por el kirchnerismo en el área fue casi puramente delictivo (Sabatella ocupaba su posición de modo ilegal -y por tanto debió ser removido con una orden judicial- el directorio funcionaba de modo ilegal -por no darle a la oposición el lugar que debía- y la mayor parte de las decisiones tomadas por ese directorio también fueron ilegales -más aún lo fueron, me animaría a decir, las decisiones no tomadas, esto es, las relativas al 33 por ciento reservado para "otros medios"). Pero lo sugerido por el nuevo Ministro de Comunicaciones -todo lo dicho hasta ahora- representa una mezcla de irresponsabilidad política e ignorancia jurídica asombrosos. Entiendo que en el gobierno hay "otra gente" capaz de frenar estos impulsos, pero la situación sigue siendo en todo caso muy preocupante.

(El marco de la discusión tampoco ayuda. En parte por el espacio que ganaron en estos años dos de los sectores con peor formación local, esto es decir, los periodistas y los comunicadores sociales, el nivel de la discusión descendió a los infiernos: "no hay posiciones imparciales"; la única postura aceptable es la "militante"; los medios hegemónicos oprimen; la "gente" tiene el cerebro lavado o no de modo intermitente, y de acuerdo a si respalda o no lo que me gusta; etc.: lamentable, y otra fuente de malos augurios. Para colmo, el silencio cómplice que guardaron los aliados del kirchnerismo, en estos años, desautoriza a quienes hoy quieren aparecer como los grandes nuevos críticos del poder: cómo respetar la opinión de organizaciones que hoy critican lo que ocurre en materia de comunicación, pero convivieron alegremente con violaciones masivas, consistentes, graves y permanentes del derecho?).

Opiniones (0)
12 de diciembre de 2017 | 17:01
1
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 17:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Leopardo al acecho
    7 de Diciembre de 2017
    Leopardo al acecho
    Incendios en California
    6 de Diciembre de 2017
    Incendios en California