opinión

Usar un impuesto para combatir el congestionamiento vehicular

Una propuesta contra la proliferación vehicular.

Usar un impuesto para combatir el congestionamiento vehicular

 Conducir en una de las megalópolis de América Latina o el Caribe es acostumbrarse a quedar atrapado en el tráfico, ser envuelto por nubes de gases del escape de un auto, y terminar conducido a la distracción por el sonido de cornetas que producen los vehículos de viajeros exasperados. El estancamiento crónico en las mega-ciudades de la región no sólo crea estrés. Conduce a accidentes, problemas de salud relacionados con la contaminación y las emisiones de carbono. Más aún, resulta terriblemente ineficiente. Un reciente estudio piloto por el BID y el Instituto Politécnico Rensselaer encontró que la congestión vial aumentó el tiempo de entrega de cargamentos en un 342 % en Sao Paulo, 225 % en Barranquilla, y 140 % en Santiago, aumentando también los costos de operación para las empresas y socavando la competitividad.

Algunas regiones alrededor del mundo que enfrentan a problemas similares, han experimentado con tarificación vial, en la cual, los conductores pagan por conducir sus vehículos en áreas usualmente congestionadas. En Singapur, por ejemplo, se instalaron sensores en las cimas de las estructuras generales que se comunican con una tarjeta de dinero en efectivo en cada coche y cobran una tarifa monetaria de acuerdo con el tipo de vehículo, hora y lugar. En Londres, los números de matrícula se capturan con cámaras y se cobran tarifas para viajar en horas “pico.” Pero esos sistemas, si bien pueden ser efectivos en la reducción del tráfico, también plantean cuestiones de supervisión del tipo “Big Brother” sobre las actividades privadas de los conductores, además de ser costosos de desarrollar.

¿Qué otros esquemas podrían utilizarse para alentar a los latinoamericanos a dejar sus coches detrás, utilizar el transporte público, caminar o transportarse en bicicletas? Un experimento que incrementa los impuestos sobre las tarifas de estacionamientos en Chicago ofrece una alternativa, como lo plantean Sebastián Miller y Riley Wilson en un reciente informe.

Chicago, un importante centro comercial donde cientos de miles de trabajadores se desplazan diariamente desde condados vecinos, ha luchado profundamente contra su problema de congestión vehicular. Luego, en 2012, la ciudad elevó los impuestos sobre estacionamiento en más de $12 dólares al día, del 25% al ​​42 % y aumentó los impuestos mensuales de estacionamiento en los garajes más caros por cantidades similares. El impacto de los aumentos, que asciende a un extra de $1-2 dólares por día, fue significativo. El tráfico en las zonas de altos ingresos afectados por el incremento, cayó 6.4 % sobre una base diaria, mientras que el uso del “tren L,” red de la ciudad de los ferrocarriles y trenes subterráneos, se incrementó en 02.03%. También se generó una costumbre de compartir el coche.

En términos prácticos, estas medidas eran probablemente resultan la mitad de eficaces como lo fue un aumento del 2003 en el peaje de congestión en Londres. Y a diferencia de la tarificación vial, la medida de Chicago no tuvo en cuenta la distancia, ruta o fecha del viaje del coche, que también impacta la congestión. Pero, en general, todavía indica un solo camino a seguir para América Latina, donde la propiedad de vehículos ha crecido de forma espectacular en las últimas décadas, especialmente entre los grupos de mayores ingresos afectados en el experimento de Chicago.

Una mayor inversión en infraestructura de transporte, así como la tarificación vial, son probablemente la forma más eficaz de hacer frente a la parálisis. Podrían mejorar dramáticamente el bienestar de la región en áreas que van desde el crecimiento y el comercio hasta el bienestar ambiental. Pero esta inversión se necesitará tiempo. Mientras tanto, las medidas más simples como los aumentos en el costo de estacionamiento podrían aliviar un poco el daño causado por el uso excesivo del vehículo.

(*) Sebastián Miller. Senior Research Economist in the Research Department.  

Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 14:39
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 14:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial