opinión

Fin del cepo: Necesaria pero impredecible

Las medidas sobre el dólar, desde el análisis económico.

Fin del cepo: Necesaria pero impredecible

La necesaria salida del cepo cambiario anunciada hoy por el ministro Alfonso Prat Gay apunta a normalizar la economía pero, en definitiva, terminará convalidando una devaluación cercana al 45% y el impacto en precios es impredecible. Al anunciar la medida, Prat Gay intentó mostrarse calmado y hasta hizo algunos chistes, pero también admitió que hay "preocupación" por el efecto inflacionario y que, en definitiva y más allá de los anuncios, "el partido se juega en la cancha".

"Trabajamos todos los días para que eso no suceda", dijo sobre los precios y adelantó que si bien no utilizarán los controles "extorsivos" de Guillermo Moreno, tampoco dejarán librado todo a la "ley de la selva". 

Repitió cada vez que pudo que ya no se podía seguir con estas restricciones, que eran parte de "la herencia" y que el cepo instaurado en octubre de 2011, terminó "matando a la gallina de los huevos de oro". Para clausurar el cepo, el Gobierno ideó una compleja ingeniería financiera destinada a preparar el terreno para suavizar los efectos. 

Negoció un préstamo con un grupo de bancos, subió las tasas de interés y tuvo el compromiso de las cerealeras de aumentar hasta 330 millones de dólares el volumen de divisas que liquidarán, favorecidas por la eliminación de retenciones. Con todo, el efecto de la devaluación, que siempre implica una transferencia de riqueza desde sectores con ingreso fijo (asalariados) hacia grupos concentrados de la economía (exportadores, complejo financiero y comerciantes), aun no se puede determinar. 

Por ahora, lo que se viene dando tras el balotaje del 22 de noviembre es una fuerte escalada en precios de los alimentos y de artículos de primera necesidad, como un anticipo del empresariado de la unificación de los tipos de cambio. En el fondo, esta unificación no era más que una devaluación como consecuencia de la brecha existente entre el valor oficial de la divisa, inferior a 10 pesos y la del mercado paralelo, en torno a los 15 pesos. 

Convalidados esos aumentos, los empresarios adelantaron que podrán aceptar una extensión del programa Precios Cuidados, pero que de ninguna manera habrá un retroceso: lo que subió, así quedará. Ante este panorama, los gremios salieron en bloque a pedir bonos de fin de año y sumas extraordinarias, que en algunos casos orillan los 10 mil pesos.

Otros sindicatos, incluso algunos que apoyaron la campaña electoral de Macri, anticiparon que pedirán mejoras de hasta el 50 por ciento. Ahora, con la devaluación en la puerta, habrá que determinar el impacto en los precios y si los sindicatos suben la apuesta salarial.  

Opiniones (0)
17 de noviembre de 2017 | 17:12
1
ERROR
17 de noviembre de 2017 | 17:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia