opinión

Los hijos del diablo: una de terror con bajada de línea ecologista

El debut como director de Corin Hardy apuesta a un relato terrorífico eficaz que mantiene la tensión durante gran parte de la película. Un claro ejemplo del nuevo cine de terror que se viene.

Una pareja llega con su pequeño bebé desde Londres para instalarse en Irlanda. Esta es una nueva oportunidad de trabajo para nuestro protagonista Adam (interpretado por un soberbio Joseph Mawle) que se dedica al estudio de los árboles. Pero quienes pagan su salario son, nada más y nada menos, que una poderosa multinacional que se encarga del negocio de la tala indiscriminada de este importante recurso natural.

A medida que avanza la historia, nos daremos cuenta de que los residentes locales tienen sus objeciones para darle la bienvenida al nuevo vecino, que no cree en bosques sagrados y aún menos en las terroríficas advertencias de provincianos supersticiosos. Según ellos, viven en la zona seres que secuestran niños. Básicamente de eso se trata toda esta historia: preservar las tradiciones y leyendas de ciertas cosas que pueden suceder ante la intervención externa, como la que representa la llegada de esta nueva familia.

Los hijos del diablo


Un dato particular, que le suma a la película un anclaje con lo real, lo determina el contexto político-económico: Irlanda permite la tala indiscriminada de arboles para poder continuar siendo parte de la Eurozona. Esa pata ambientalista logra darle a la historia una veta más realista, aunque los que defienden este supuesto equilibrio natural sean seres fantásticos y malvados.

El debut como director de Corin Hardy (quien pronto se hará cargo de la remake de "El cuervo") apuesta a un relato eficaz que mantiene la tensión durante gran parte de la película, basándose en la inteligente decisión de dosificar la información, logrando que las preguntas obtengan su respuesta de a poco sin perder sutileza y ganando en tensión.

los hijos del diablo


Para un género que últimamente estrena pocos proyectos originales, "Los hijos del diablo" se muestra como un claro ejemplo de un nuevo cine de terror en donde la fotografía se combina con efectos especiales que apuestan a lo análogo antes de la habitual parafernalia digital, y el sonido refuerzan el poder de sugestión del espectador. Una de terror clásico con muchas referencia al cine de clase B que aporta un alegato ecologista, donde se disputa en el plano ideológico la visión del mundo cientificista frente a la creencias en las tradiciones.

Los hijos del diablo (The Hallow, 2015, Irlanda, Reino Unido) / Dirección: Corin Hardy / Guión: Corin Hardy y Felipe Marino / Elenco:Joseph Mawle, Bojana Novakovic, Michael McElhatton y Michael Smiley /Fotografía: Martijn Van Broekhuizen / Montaje: Nick Emerson / Música: James Gosling / Duración: 97 minutos / Calificación: Apta para mayores de 13 años. 


Opiniones (2)
22 de agosto de 2017 | 20:36
3
ERROR
22 de agosto de 2017 | 20:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Habra que verla.
    2
  2. La vi por internet hace semanas y no me pareció tannnnn terrorifica. la tipica familia (esta es irlandesa) que va a una cabaña en un bosque y aparecen las criaturas (de la naturaleza??) y hacen sus cosas. Recomiendo a la chica protagonista, esta rebuena.
    1
En Imágenes