opinión

Vuelta de página: entre un "tal Pérez" y un capricho final

Uno se va sin haber hecho nada por Mendoza y lo que es peor: sin pedir disculpas por ello. La otra, se cuelga de la página para que no dé la vuelta.

Vuelta de página: entre un tal Pérez y un capricho final

Nadie deseó este final de mandato a nivel nacional y tampoco en Mendoza. La sobreactuación de Cristina Fernández de Kirchner por seguir ocupando un rol protagónico aun en el ocaso de su período presidencial opaca lo que la historia pudo decir sobre sus ocho años en el poder. En Mendoza, más previsible debido a la impericia del equipo al que le entregamos la tarea de gobernar, la situación es inédita.

La historia recordará que "un tal Pérez" fue elegido a dedo por un operador poderoso de este tiempo, que ya no está entre nosotros, como el que más posibilidades de ganar tenía. La época quedará en la memoria como aquella en la que el peronismo elegía a sus candidatos no por antecedentes o capacidades de gestión, sino por sus posibilidades de ser "vendidos" públicamente para ganar. Mejor hubiese sido que pasara sin ruido. Hizo mucho y así quedó la provincia, devastada, descontrolada, en ciertas áreas anárquica. ¿Qué dirán los libros de historia de los berrinches públicos y privados de un gobernador que no sabía manejar las crisis y para el que cualquier cuestión era una de ellas? ¿O de su esposa omnipresente en Casa de Gobierno, con despacho oficial y sin cargo?

Se llega al día del traspaso de mando y algo une a Cristina Kirchner y a Paco Pérez más allá del abismo que separa a uno y a otro si es que se analiza su liderazgo y gestión: ambos se van por la puerta de atrás. Pérez lo hace literalmente: no puede enfrentar a la multitud y el tiempo dirá si podrá caminar libremente por las calles de Mendoza, como lo hacen los exgobernadores habitualmente. Cristina, en función de un capricho, hará lo mismo en una situación tan insólita que la máxima dirigencia de su partido guarda respetuoso silencio en medio del triste papel en que sus adláteres más cercano se han colocado a la hora de que la historia deba dar una vuelta de página.

Vendrán tiempos difíciles, porque no es común que una Nación democrática se rija por caprichos personalistas o por el hambre desmedido de poder que los lleva a fundar insólitas teorías, con tal de justificar cualquier acción que los lleve a no tener que cumplir los cuatro años de destierro de la Casa Rosada que, mínimamente, deben cumplir por mandato popular.

Acá vemos cómo el gobierno de un país que si no es gemelo, al menos actúa como mellizo de grandes semejanzas del nuestro, Venezuela, sufre la espantosa cachetada de su presidente elegido democráticamente, Nicolás Maduro, diciéndole a su pueblo que se equivocó, que votó erróneamente y que con el voto del domingo "ganaron los malos" y que por ello deben aguantarse el ajuste fenomenal que él hará.

El secreto de un país feliz está en que hay volver a comprender la finitud de los mandatos y que esa alternancia es nada y nada menos que lo que hace que seamos libres y no rehenes de la maquinaria de ganar elecciones en que se transformado la política.

En los últimos años se ha invertido la carga: se nos pide que agradezcamos a quienes gobiernan las libertades y los logros de gestión cuando no le debemos nada a nadie, y ellos sí tienen que rendirle cuentas al pueblo que es soberano. En su lugar, se ha creado una entelequia que indica que la ciudadanía es "pueblo" cuando los aplaude ciegamente, y es poco menos que una horda golpista cuando indaga, cuestiona y pone sobre la mesa disconformidades que son lógicas en una sociedad plural y participativa.

Somos todos responsables de un cambio de actitud, porque ningún gobernante se sentiría tan poderoso como para querer frenar una vuelta de página para imponer su imagen en la que sigue, si no fuera porque se le tolera la actitud.

¿Qué dirá la historia de este traspaso de mando en Mendoza y en Argentina? Es un primer buen ejercicio para comprender cuánto avanzamos, cuánto retrocedemos y cuánto toleramos del status quo como sociedad en democracia.

Opiniones (15)
19 de octubre de 2017 | 00:53
16
ERROR
19 de octubre de 2017 | 00:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. la clase politica no se suicida, cornejo ni el poder judicial hara algo contra la clase politica, pues todos estan unñ poco implicados en asuntos feos. Por ello todo quedara tal cual . Acá lo importante no es judicializar sino para quien gpobernará cornejo y macri, si para el pueblo o si para plos grupos economicos concentrados y los poders financieros multinacionales
    15
  2. http://www.unidiversidad.com.ar/barcesat-califico-el-fallo-de-servini-de-cubria-como-vergonzoso
    14
  3. "fairplay" Demos una oportunidad al Poder Judicial. Los jueces le han perdido el miedo a los "K". QUE HAGAN DENUNCIAS PENALES . . .
    13
  4. estimados lo mas grave es que paso de todo y no van a tener consecuencias, los organos de control mendocinos son los que deberian revisar y sancionar si correspondiera- algo obvio,. pero atila perez cubrio bien su retirada UNA CORTE con 3 socios suyos arado- adaro, palermo y gomez apoyados por transa llorente UNTRIBUNAL DE CUENTAS con caputo su contador , petignano su negociado para los otros cargos, barbasa y angellini muchachos del rolo gabrielli famoso por su prosperidad , acompañadpo po r el gran equilibrista farrugia y hay que ver quien remplaza a gomez , se habla de otro refugiado FISCAL DE ESTADO simon , su compañero de gabinete 4 años con jaque , su gran defensor como presidente del bloque peronista estos ultimos 4 años en todas las discusiones legislativas , ver el tema de la cooparticipacion como ejemplo -CONCLUSION no va a pasar nada para atras , ellos mismos intervinieron en actos que deben ser revisados , eso si ,para adelante tendremos los mas celosos controladores UNA VEZ MAS GANARA LA IMPUNIDAD
    12
  5. Mamarrachos
    11
  6. "Día no trabajado, día no pagado... " , espetaba con cinismo, indolencia e ironía, Poko, ante los paros y medidas de fuerza. Me pregunto ¿Cuántos días hay que descontarle a este personaje nefasto, por su incumplimiento de deberes de funcionario público? ¿Cómo se puede compensar económicamente tantísimo daño ocasionado a la ciudadanía que hoy ve con angustia que no puede hacer frente ni siquiera a la comida? ¿Cuánto vale la vergüenza y desesperación de quienes tienen que pedir prestado para sobrevivir culpa de este "señor"?. Sin castigo, estamos condenados a que se vuelva a repetir esta desgracia. Individuos sin moral ni ética, sobran por estas tierras.
    10
  7. Muy buena la nota. Muy acertados silvi0070, y otros, que en cierto modo expresan el sentir de la mayoría: no alcanza con el reproche social. Hay que ir a fondo y que se pague con la condena judicial, y con el propio patrimonio, los daños que la corrupción o la ineptitud han causado a cada mendocino.
    9
  8. Es una demostración más del "espíritu democrático", el "respeto por las instituciones", y el "respeto por los ciudadanos" y cuánto verdaderamente, les importa el país, a los funcionarios que del gobierno saliente. Las caretas terminan de caer. Cuando han sobrepasado todo lo imaginable, cabe preguntarse si estos funcionarios y representantes , no están seriamente afectados por algún severo trastorno psíquico u orgánico.
    8
  9. Hay que darle la oportunidad a MM, si se lo dio a la payasa, antidemocratica y bipolar..., esto en vez de parecer un país parece un psiquiátrico, la diferencia es el tamaño de edificio.
    7
  10. Seguimos siendo pioneros en dar malos ejemplos y encerrados en un círculo en donde lo que brilla es el pequeño sentido en donde cobijamos el poco espíritu democrático que tenemos, a pesar de haber pasado por varias dictaduras. El primer gran contrasentido es que vivimos en un país inmensamente rico, o por lo menos producimos alimentos para 400 millones de personas -que no es poca cosa- y vivimos como si estuviéramos en un país en donde tenemos que importar hasta la comida. Seguimos desde años con una pésima distribución de esa riqueza y como dice la nota, aplaudimos y rendimos culto a gobernantes que en vez de implementar justicia social, nos conforman con el asistencialismo. Gastamos más de lo que producimos e implementamos planes cuyos objetivos pueden ser nobles, pero no son sustentables en el tiempo, porque lógicamente hay un momento en que el dinero se acaba. Muchos, quizás demasiados, creen que un país anda bien mientras tengan dinero en el bolsillo y no ponen la mirada en el futuro. Culpamos a los que producen la riqueza, olvidándonos que gracias a esa riqueza viven hasta los que no producen. Cumplimos con los mandatos de los pactos internacionales, como por ejemplo el sueldo a los presos, pero incumplimos los tratados que le dan derechos a las poblaciones indígenas. Nos tildamos como los campeones de los derechos humanos, pero acotados a una etapa de la historia. Decimos que estamos bien, midiendo el consumismo de los argentinos en la reiterada franquicia de los feriados largos, olvidándonos que el consumismo es el ariete del neoconservadurismo, nos declaramos nacionales y populares, pero dejamos nuestros recursos en multinacionales como Barry Gold; Monsalto o Chevron. Hablamos de soberanía, pero le cedemos al gobierno chino 200 hectáreas de territorio argentino y permiso para construir una base de "investigación aéreo espacial", bajo el mando del ejército de ese país. Nos manejamos desde el año 1992, bajo una ley de "emergencia económica", para poder así gobernar con decretos de necesidad y urgencia, aunque está comprobado que esa tal urgencia no existe, pero así podemos violar las atribuciones del Senado de la Nación. (Ver Artº 75; 76 y 29 de la Constitución Nacional). Culpamos a la derecha de querer volver a la década de los 90, olvidando que en esa época gobernaba el mismo partido que hasta hoy nos gobierna y en donde la mayoría de los dirigentes, también lo fueron en esos 90. Políticamente nos manejamos con el viejo paradigma de la "teoría de los dos demonios" -siempre hay que crear un enemigo al cual endilgarle la culpa- y convencemos a los más necesitados que nos preocupamos por ellos, pero los dirigentes son todos millonarios, justificando el "ser argento" del péndulo. Decimos que hemos creado millones de puestos de trabajo en blanco, pero en cada presupuesto, el dinero destinado a subsidios ha crecido en forma exponencial y sin relación con los aumentos otorgados. En la provincia, sumamos una nula y por ende pésima gestión de los recursos del Estado; un aumento incontrolado de la cantidad de empleados públicos, sin que por ello mejoren los servicios básicos, como seguridad, salud y educación, por el contrario, sus prestaciones han sido cada vez más lamentables. Dejamos que grandes empresas argentinas se declaren en quiebra, a pesar de haber ganado licitaciones internacionales, porque no lo permitimos importar materiales para construir sus productos u obras. Acomodamos a todos los parientes, amigos y también a los amigos de estos y nos mofamos de los empleados de planta, ya que los nuevos entran por la ventana y todos en los cargos más altos. Los que tratan de criticar esto, aún dentro del propio partido, son traidores, golpistas o gorilas, un sano ejercicio mantenido a través de los años, salvo que esa crítica la realice Atilio Boron, allí no hay ningún insulto, por el contrario, ni un solo comentario, como si efectivamente el silencio fuera salud. Gónzalez, director de la biblioteca nacional, integrante de "Carta Abierta" nos dice; "votaremos a Scioli, pero desgarrados". Hebe de Bonafini (vocero extra oficial del gobierno); "Scioli es un hijo de puta y facho" y Atilio Boron manifiesta; "Se pasaron denigrando y humillando durante un año, al único candidato posible que tenían" y después quieren que la mayoría del pueblo argentino lo vote. Un buen amigo, tildó a los 3 candidatos más votados como "los trillizos de oro"; uno que nació en jaula de oro, el otro menemista y el tercero proveniente de la UCD., todos empresarios, millonarios y amigos entre ellos. En el 2011, "la voz del pueblo, era la voz de Dios", en el 2015, una masa manejadas por los medios de comunicación, como si estos hubieran nacido en el 2012. Hay dos frases que tengo frescas en la memoria, una del Dr. Roberto Chediack; "En la vida y la política hay que tener coherencia", eso significa que hay que tener principios y por ende ética y moral en nuestro comportamiento. Otra de "Pepe" Mujica; "Uno debe vivir como piensa, sino termina pensando como vive". Y por mi lado digo, el que no sabe perder, es porque no supo ganar y por supuesto porque ganó. Eso si, en algo hemos progresado, antes culpábamos al gobierno anterior y ahora la culpa la tiene el que viene.
    6
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes