Finanzas

El legado "K": éramos tan pobres

Las cifras de riqueza y desigualdad muestran mejor que nada la fantasía del "relato".

El legado K: éramos tan pobres

El kirchnerismo en retirada ha hablado más que nadie de los pobres en la Argentina, por lo menos en las últimas décadas. Y, sin mencionar casi nunca a Juan Domingo Perón, redefinió el discurso de la inclusión social casi como si se hubiera inventado el 25 de Mayo de 2003, cuando Néstor Kirchner llegó para inaugurar el relato, entre tantas otras cosas.

Pero el mismo Perón les hubiera dicho que la única verdad es la realidad, como solía decir parafraseando a Aristóteles. Y que, para hablar de verdadera inclusión, primero habría que saber en cuánto disminuyeron los pobres, y cómo mejoró su calidad de vida.

Una columna de Marcelo Zlotogwiazda en El Cronista muestra datos estremecedores, porque detrás de ellos está la desmentida más irrefutable del verso de la inclusión social. Veamos:

· La Argentina tiene alrededor de un 20% de pobres (en un país que puede alimentar a 300 millones de personas, por lo menos).

· Según el Ministerio de Trabajo, el 33% de los trabajadores a tiempo completo ganan menos de $ 6.500 (a valor de un dólar oficial bastante atrasado, son unos US$ 750).

· Según el Informe Global sobre Riqueza del Banco Credit Suisse, que mide la riqueza por adulto, el 86,6% de la población posee menos de US$ 10.000. Vale la pena resaltar el dato: más de 8 de cada argentinos posee una riqueza promedio de menos de 10.000 dólares.

· Otro 12,5% tiene entre US$ 10.000 y US$ 100.000, y un 0,9 de los argentinos posee entre US$ 100.000 y 1 millón. Después de eso vienen los millonarios, pero son sólo el 0,1%.

Esas cifras patéticas se complementan con lo que se denomina Índice Gini, que mide la desigualdad en materia de riqueza y de ingresos. El indicador varía entre 0 y 1, y mientras mayor sea la igualdad más se acerca al 0, mientras que a medida que se acerca al 1 mayor es la desigualdad.

Pues bien, el Índice Gini de riqueza en Argentina es de 0,81, que es más del doble que el Gini de ingresos, según el informe.

Es decir que, en pocas palabras, el reparto de riqueza en nuestro país es mucho más desigual que el reparto de ingresos. Con todo lo cual es difícil hablar de inclusión social, sobre todo si se dejó de medir el número de pobres para no estigmatizarlos.

En estos días en que inexorablemente el kirchnerismo se despide del poder, está bueno recordar estas cifras, entre otras, porque ahí no hay relato que alcance. En lo estructural, y después de haber dispuesto de más recursos que nadie en los últimos 80 años, el gobierno de CFK se va con un panorama en el cual, más allá del despliegue de relativas redes de contención, es difícil decir que los pobres dejaron de serlo. Otra vez: la única verdad es la realidad.

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 07:04
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 07:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial