opinión

La fiaca: el teatro local conquista otro hito a sala llena

Atractiva versión local de la legendaria comedia escrita por Ricardo Talesnik. Segundo gran éxito comercial del año de un teatro Selectro que va camino a replicar el fenómeno de público de una sala porteña de calle Corrientes.

La fiaca: el teatro local conquista otro hito a sala llena

 Afortunadamente, el cartelito de "localidades agotadas" se está colgando cada vez con más frecuencia en las boleterías de nuestros teatros. Y el doble mérito es que ese anuncio no sólo responde a producciones que llegan desde Buenos Aires, sino a apuestas locales que logran trazar una temporada a sala llena. En 2014, el teatro Selectro cerró el año con el estreno de la exitosa Mujer celosa... marido mártir, que fue vista por miles de personas durante 2015. Y ahora la misma sala, que sigue la línea de replicar el fenómeno que vemos habitualmente en el circuito de la porteña calle Corrientes, conquista un nuevo hito de suceso con el estreno de una versión mendocina de La fiaca, una comedia clásica de la escena nacional.

Una teatro de barrio como el Selectro, ubicado en Capitán Fragata Moyano y 9 de julio, está escribiendo una página nada menor en nuestra historia teatral, y cumpliendo una misión clave: ofrecer su escenario a propuestas cuidadas en términos de producción y así convocar a la mayor cantidad de público posible. Para directores, productores y actores; la experiencia de presentarse cada fin de semana frente a cientos de espectadores representa una experiencia tan única como necesaria.

En esta ocasión, el elenco Pasajeros Sobre Tablas debuta con una adaptación de la aplaudida comedia escrita por Ricardo Talesnik a fines de los '60. La fiaca ha tenido una enorme cantidad de versiones, tanto dentro como fuera del país. Su traslación al cine con dirección de Fernando Ayala, y con Norman Briski como protagonista principal, se transformó un suceso de taquilla en 1969.

La fiaca obra

El punto de partida de esta historia sigue resultando fascinante. Néstor Vignale es un empleado ejemplar de una empresa a la que le dedica buena parte de su monótona existencia. Un lunes, sin justificación médica ni motivo alguno, decide faltar a su trabajo y quedarse en cama "haciendo fiaca". Este simpático y juguetón arranque tiene una doble vuelta de tuerca. Por un lado, representa el sueño de muchos laburantes frente a la oscura pesadilla de cada lunes. Por otro, encierra un tono de insurrección y desconcierto. ¿Hasta qué punto este trabajador podrá cumplir con su premisa de quedarse atrincherado en su cama?

Gerónimo Miranda interpreta a Vignale, y su brillante performance define en gran parte los logros de esta adaptación de la obra de Talesnik. Su arsenal de recursos para dar con este personaje que decide amotinarse en casa, es simplemente perfecto. Una actuación con gracia, carisma, timing y una precisión permanente. Miranda logra ganarse al público desde los primeros minutos de la obra, y da en la tecla justa sin pasarse de vueltas, en un rol que bien podría prestarse para los excesos.

La fiaca geónimo miranda

Sus compañeros de elenco también se mueven con eficacia y encanto sobre el escenario. Jorgelina Flores encarna a la mujer de Vignale, enfrentada a la inesperada decisión del empleado insurrecto. Vilma Rúpolo regresa a la actuación después de más de una década, interpretando a la posesiva madre de Néstor. Fernando Soto es un compañero de oficina, que en algún momento será tentado de caer bajo el hechizo de la fiaca. Y Carlos Romero es el señor Jáuregui, representante de Recursos Humanos de la empresa, y encargado de persuadir a Vignale para que vuelva a su trabajo.

La puesta dirigida por Daniel Posada apuesta a un movimiento dinámico, con entradas y salidas de los personajes desde diferentes rincones de la escena, o bien desde la platea. En algunos momentos, falta un poco de ritmo en los remates de los diálogos, o bien en ciertas instancias que requieren de una reacción más precisa; pero eso seguramente se irá aceitando con el correr de las funciones. La ambientación en los años '70 aporta un toque de frescura pop, con una colorida escenografía a cargo de Quiroga-Mengarelli y un atinado vestuario de Jorgelina Flores.

Hay sólo un aspecto que luce algo desactualizado en este debut del elenco Pasajeros Sobre Tablas. Más allá de un momento de rebelión de la mujer del trabajador declarado en paro por fiaca, los personajes femeninos se presentan demasiado satelitales y serviles a los deseos del macho alfa. Esta situación obviamente es funcional a los patrones más conservadores de una familia de los '70, pero al no depender la obra de un verosímil de época, se podría jugar más con las tensiones de género.

La fiaca (protagonistas femeninas)

De todas formas, en su conjunto, la supervivencia de un clásico se define por su efecto en el espectador. Y en este sentido, sin lugar a dudas, La fiaca sigue funcionando como un entretenimiento que se desliza con ligereza y se reserva algunos momentos de desopilante agudeza, como el del diálogo entre Vignale y Jáuregui, potenciado por la convincente y fuerte presencia de Carlos Romero.

El teatro mendocino continúa su recorrido de propuestas dirigidas al gran público. Que sigan sonando fuerte los aplausos de miles de personas, que no siendo habituales fans de las tablas, llegan a una sala y comprueban que una puesta local puede competir de igual a igual con una porteña. Y en muchos casos, hasta sacar varios puntos de ventaja.

Fotos gentileza: Federico Tomassi.

La fiaca


Ficha:

La fiaca: viernes 13 a las 22. Continúa en cartel: sábados 21 y 28 de noviembre a las 22; sábados 5, 12 y 19 de diciembre a las 22.

Teatro Selectro (Capitán Fragata Moyano 102)

Entradas: $120 (boletería del teatro); $150 (promoción 2x1 socios Los Andes Pass y Club Vea Vino).

Reservas: 4246972.

Dramaturgia: Ricardo Talesnik.
Dirección: Daniel Posada.
Asistencia de dirección y couching actoral: Silvia Del Castillo.
Actúan: Gerónimo Miranda, Vilma Rúpolo, Jorgelina Flores, Fernando Soto y Carlos Romero.
Escenografía: Quiroga - Mengarelli.
Vestuario: Jorgelina Flores.
Selección musical: Daniel Posada.
Diseño Lumínico: Rafael Navarta, Daniel Posada.
Técnica: Rafael Navarta.

Producción general: Fernando Soto.

Prensa: Argot Prensa-Comunicación 

Opiniones (0)
17 de agosto de 2017 | 17:17
1
ERROR
17 de agosto de 2017 | 17:17
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial