Economía

El problema de las "Sciolinomics"

Las promesas sciolistas sólo remarcan la gravedad de lo que pasó en los últimos años.

El problema de las Sciolinomics

Daniel Scioli parece haberse despertado de pronto y ha empezado a prometer más en concreto. El 82% a los jubilados, la normalización del Indec, una baja en la inflación y una devaluación gradual. Está buenísimo, salvo que parece un candidato opositor. Porque la sola enunciación de sus promesas muestra la gravedad de algunas fallas del kirchnerismo en materia económica en los últimos años.

El 82% móvil a los jubilados viene con un problema: que fue promovido por Julio Cobos y vetado por Cristina el 14 de octubre de 2010, porque dijo que representaría la quiebra del Estado. Y eso que por entonces la soja valía mucho más y nos encaminábamos a los 50.000 millones de dólares de reservas en el Banco Central (que eran dólares y no yuanes). La pregunta es cómo podría hacerlo ahora su candidato cuando todas las cuentas públicas han empeorado notablemente (para un recordatorio del veto, http://www.mdzol.com/nota/244928-cristina-veto-la-ley-del-82-movil-para-los-jubilados/l.)

La normalización del Indec también es una buena promesa, pero sería interesante conocer cuántas veces Scioli alzó su voz para condenar aquel atropello (aquí no se adjunta link, porque no se encuentra ninguno). El bochorno fue en 2007, cuando el presidente era Néstor Kirchner y como jefe de Gabinete revistaba Alberto Fernández, quien sí criticó el hecho, pero después de pasarse a la oposición. La Argentina pasó a ser un país tan bananero que falsificaba sus estadísticas oficiales y trataba todos los meses de idiotas a sus ciudadanos, como si no se pudieran dar cuenta de que las cosas aumentaban más de lo que decía el gobierno. Scioli gobernó con esas cifras y nunca dijo nada, por lo cual habría que celebrar que ahora se haya dado cuenta del asunto.

Ligado a lo anterior viene la promesa de bajar la inflación, aunque no se advierte cómo se podría hacer si no se frena el gasto demencial. Y el candidato oficialista no aclara porque no puede decir que habrá que reducir subsidios o bajar déficits de cosas mal administradas, como Aerolíneas o Fútbol para Todos. O revisar nombramientos de ñoquis al por mayor en todo el Estado.

Queda la promesa de la devaluación gradual, con un dólar a 10 pesos para enero (¿entonces devaluamos en febrero?). Eso es tratar de meter miedo con algo que de por sí ya da miedo, y es que un dólar a ese valor, si no se frena la inflación en seco, seguirá ahogando a todos los exportadores y fundiendo a todas las economías regionales, más de lo que ya lo están.

En contraste habría que decir que, como la sensación imperante es que Scioli difícilmente gane, el dólar blue ya perdió un 6% en las dos semanas posteriores a la primera vuelta. Porque, simplemente, los empresarios y los agentes financieros le creen más al que parece que llega que al que no se quiere ir. Veremos cómo siguen las próximas semanas.


Opiniones (2)
20 de octubre de 2017 | 13:04
3
ERROR
20 de octubre de 2017 | 13:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buena descripción histórica de los hechos. Sólo que los hechos que menciona, son siempre consecuencia de desajustes muy fuertes que alguien, a veces los mismos que devaluaron, generaron por malas administraciones y varias por populismo desenfrenado. Cuando me refiero a populismp que no se me confunda con algún
    2
  2. El buen ejercicio del recuerdo: MEGADEVALUACION. En caso de cumplirla se incorporará en la tabla de las seis mayores devaluaciones de la historia desde la década del cincuenta. La primera fue en octubre de 1958, cuando el flamante gobierno de Arturo Frondizi modificó la paridad cambiaria en 68,2 por ciento y la inflación se aceleró a 113,7 por ciento anual. Esta fue la primera vez en la historia argentina en que la suba de precios superó los dos dígitos. La segunda fue en abril de 1962 con el gobierno de José María Guido y el ministro de Economía, Federico Pinedo, que liberalizó el mercado cambiario y con fuertes devaluaciones mensuales el alza del tipo de cambio nominal fue de 64,5 por ciento en el año. La siguiente fue en junio de 1975, cuando el ministro de Economía, Celestino Rodrigo, ajustó 99,3 por ciento el tipo de cambio nominal, junto a una liberación de precios y suba de tarifas, con congelamiento de salarios. En 1981, el nuevo ministro de Economía, Lorenzo Sigaut, comenzó una sucesión de fuertes devaluaciones el 2 de abril hasta terminar el año con un aumento del tipo de cambio nominal de 225,8 por ciento. La quinta gran devaluación fue en febrero de 1989 cuando la paridad cambiaria subió 61,1 por ciento en relación con el mes anterior. Por último, la de enero de 2002 con el estallido de la convertibilidad y posterior devaluación violenta: la paridad trepó de 1 a 3 pesos por dólar de diciembre de 2001 a marzo de 2002. Mauricio Macri y su equipo de economistas se sumarían a ese ranking con la megadevaluación que anuncian aplicar. Daniel Scioli y sus economistas plantean en cambio una política gradualista sobre la paridad cambiaria, descartando movimientos bruscos. Fuente : Alfredo Zaiat
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México