opinión

La universidad pensando más allá

Conocidas las nuevas modificaciones, hay más preguntas que respuestas.

La universidad pensando más allá

Con respecto al proyecto ya aprobado que reforma la Ley de Educación Superior (Ley 24.521 de 1995) la cual tenía media sanción en Diputados en 2013, éste ya venía siendo analizado desde principios del 2008, momento en el que se comenzaron a escuchar a universitarios y distintos sectores sociales. Temas como los de la autonomía, la gratuidad, la evaluación y el cogobierno, formaron parte de los debates para evitar que la universidad “se piense sólo a sí misma”, como manifestaba en esa oportunidad la diputada Adriana Puiggrós del FpV y una de las autoras del proyecto.

Más allá de que los distintos medios enfaticen en sus titulares algún aspecto de las modificaciones, ya que en estos momentos cualquier medida puede tener cierto impacto en los electores del 22 de noviembre, los temas sobresalientes son tres: el ingreso irrestricto, la garantía de gratuidad en las universidades públicas y la flexibilización de los requisitos para que los alumnos mantengan su condición de regular.

ART. 2º BIS.- Los estudios de grado en las instituciones de educación superior de gestión estatal son gratuitos e implican la prohibición de establecer sobre ellos cualquier tipo de gravamen, tasa, impuesto, arancel, o tarifa directos o indirectos.

ART. 7º. Todas las personas que aprueben la educación secundaria pueden ingresar de manera libre e irrestricta a la enseñanza de grado en el nivel de educación superior.

En relación a este último artículo, el que seguramente será el más controvertido, el texto de la norma fundamenta los cambios señalando que las universidades deben promover la igualdad de oportunidades y condiciones en el acceso, definiendo el ingreso a la educación universitaria como libre e irrestricto, para lo cual deben omitirse los “exámenes eliminatorios” u “otros mecanismos de exclusión”, siendo suficiente la acreditación del nivel secundario.

Es oportuno para los próximos debates, considerar informes como el realizado por el Centro de Estudios de Educación Argentina, que analizó la evolución de la matrícula y la graduación universitaria entre 2003 y 2012, señalando el alto abandono y que no concluyen sus estudios 73 de cada 100 ingresantes. Las causas estarían relacionadas con las dificultades del sistema para hacerse cargo de la gran demanda, el bajo nivel de conocimientos de los alumnos y la ausencia de exámenes cuando se finaliza el nivel secundario.

Conocidas las nuevas modificaciones, hay más preguntas que respuestas acerca de su implementación, pero si existe algo que aparece con claridad, es que la Educación Secundaria en nuestro país debe sincerarse y repensarse junto a todo el sistema, ya que cuando un estudiante egresa, su escuela, le están asegurando a él y a la sociedad que posee los saberes necesarios para acceder al mundo del trabajo y a la universidad, descontando que se lo ha preparado también para ser un ciudadano responsable y comprometido con su país(1).

Esta es una nueva oportunidad para que todos los ciudadanos opinemos, no sólo sobre qué profesionales queremos, sino qué sistema educativo transformará nuestra sociedad. 

(1) Ley de Educación Nacional. Capítulo II - Fines y Objetivos de la Política Educativa Nacional, Artículo 11.

Opiniones (2)
16 de agosto de 2017 | 12:19
3
ERROR
16 de agosto de 2017 | 12:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esto, desde mi humilde punto de vista, es otro palo más en la rueda, por si gana Macri.-
    2
  2. Primaria y secundaria de calidad y que la universidad se ponga las pilas para que nuestros profesionales sean de calidad. Universidad para todos los estudiantes con los mejores profesores. Para eso: pongan la plata donde hay que ponerla!!!!!!!!
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
14 de Agosto de 2017
EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville