opinión

Solo la tolerancia ciudadana puede salvarnos

Un análisis a mitad de camino entre elecciones y balotaje.

 El futuro de Argentina está absoluta e irremediablemente en nuestras manos. Ya elegimos a todos los legisladores, a todos los gobernadores, y el país está claramente dividido entre las provincias más pobladas y que más ganancias económicas generan por un lado (la franja central de Argentina que va desde Buenos Aires y Capital Federal, junto a Córdoba, Santa Fe, San Luis y Mendoza, que tienen dos terceras partes de la población y generan casi el 60% del PBI), y la gran mayoría de provincias pobres, poco pobladas, al norte y sur del país.

Los dos postulantes que pueden llegar a convertirse en el próximo Presidente, van a tener una oposición importante, y están claramente posicionados con uno de estos sectores de provincias. Y más allá de que algún gobernador y/o legislador acomodaticio pegue el salto para el lado del que gane, el mapa actual muestra que cada una de las cámaras del Congreso de la Nación tendrá una mayoría y minoría opuesta a la otra, cada una de ellas más cerca de uno de los dos candidatos en pugna, lo que podría dificultar la aprobación de leyes, salvo que las mismas sean de menor importancia.

Si a esto le sumamos la necesidad imperiosa de blanquear el tema inflacionario, y de reducir los subsidios a la energía que ponen a las cuentas del país en rojo, sea cual fuera el presidente, su tarea va a requerir del apoyo ciudadano, y no solo de quienes lo votaron, sino de todos.

Y la ciudadanía parece estar más enfocada en vengarse de la otra mitad que en avanzar en un proyecto de país común.

Los argentinos tenemos el deporte nacional de aceptar sin cuestionamientos a el o la President@ en épocas de vacas gordas, pero cuando las cuentas no cierran, los atacamos sin piedad olvidando el amor que le proferíamos hasta ayer. El exitismo que se observa a nivel deportivo, se traslada del mismo modo a nuestros representantes, con la diferencia fundamental de que a estos, a diferencia de los jugadores de la selección, sí los elegimos nosotros.

De este modo, hemos rechazado con los métodos más violentos a quienes elegimos hace poco, sea la actual Presidenta o su antecesor o el de antes, o el de antes de ese…

Hay que admitir que, sin el aval del imperio global que ya no se preocupa por el avance del comunismo, hemos evolucionado desde los viejos golpes de estado a las manifestaciones públicas y a los ataques a través de redes sociales, pero salvando las grandes virtudes del método actual, que nos permite seguir eligiendo a nuestros representantes, el ciudadano de a pie en su cabeza sigue actuando igual: no haciéndose cargo de su responsabilidad ciudadana, y no tolerando a quienes piensan distinto.

Los argentinos somos de creernos superiores al entorno. Y más allá de que no lo somos, si no nos ponemos de verdad la camiseta del país vamos a terminar estando, indefectiblemente, por abajo del promedio.

Y esto no es una cuestión de patriotismo. Porque el verdadero problema es que, mientras algunos nos leemos por internet, hay muchos necesitados, ancianos, niños, miembros de nuestra sociedad que necesitan del soporte común para poder seguir adelante, y de los que como sociedad debemos hacernos cargo por una cuestión de solidaridad humana, porque es su derecho y no podemos mirar para el costado.

Y hasta tanto no dejemos de mirarnos el ombligo, y de odiar al que piensa distinto, la solución de lo importante sigue esperando…

Opiniones (1)
22 de noviembre de 2017 | 10:10
2
ERROR
22 de noviembre de 2017 | 10:10
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mucha de las cosas que aca se dicen es verdad, pero convengamos que somos un rebaño de ovejas entre lobos muertos de hambre. Ante ello y la pasividad que demuestra el argentino tipico, aquel que se contenta por hay planes de vagancia , porque sos son los planes hoy en dia, ver a Lesgiladores, diputados y otros tener un Dieta astronomica y jubilacion de privilegio, cuando al jubilado comun que aporto toda la vida de sus trabajo se le niega el 82% movil, porque no hay plata, pero paralelamente le damos la plata del Anses al Futbol, automovilismo y cuanta cosa se te ocurra, sin tener en cuenta el pobre sistema judicial que tenemos que nos deja en manos de la delincuencia( a la cual le pagamos salario,,,,me da risa esto) . Se dice que debemos dejar de mirarnos el ombligo, y yo pregunto hasta cuando ??? NO es rencor sino justicia postergada, ya que no tenemos otra arma a mano.
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia