opinión

Pacto criminal: un buen maridaje entre la mafia y la ley

A pesar de no contar con un brillo de originalidad en su propuesta, este violento y oscuro relato constituye un curioso caso de cine amoral en la anémica industria de Hollywood.

Pacto criminal: un buen maridaje entre la mafia y la ley


El desmesurado camino de ascenso y caída de un capo de la mafia es algo que hemos visto en decenas de películas en las últimas décadas. Martin Scorsese ha sido tal vez el referente más calificado a la hora de internarnos en esos oscuros laberintos a través de títulos tan emblemáticos como Buenos Muchachos, Pandillas de Nueva York y Los infiltrados. En esta línea, tal vez Pacto criminal no tenga mucho por agregar, y si bien no hay brillo de originalidad en su propuesta, la configuración de un relato que alterna momentos de brutalidad con otros filosamente distantes, y la excelencia de un elenco que funciona sin fisuras, alcanzan para que este nuevo film dirigido por Scott Cooper (Loco corazón) inicie su carrera hacia el Oscar.

La acción comienza en Boston hacia mediados de los '70. Allí, los dos personajes centrales de esta historia trazan una alianza políticamente incorrecta para acabar con un enemigo en común. James "Whitey" Bulger (un Johnny Depp sofocado por un exceso de caracterización) pelea por el control de cuanto negociado ilegal pueda presentarse en su zona de influencia. John Connolly (un superlativo Joel Edgerton que ya tiene el premio de la Academia en sus manos) es un agente del FBI que le ofrecerá protección a Bulger a cambio de que el mafioso de origen irlandés le suministre información para limpiar a un cartel de delincuentes comandados por un capo italiano. En el medio, está el hermano senador de "Whitey" (desaprovechado Benedict Cumberbatch), y algunas tragedias familiares que incluyen un momento de fuerte confrontación entre Bulger y su mujer (correcta Dakota Johnson).

Pacto criminal película

Uno de los problemas que suelen tener este tipo de apuestas está relacionado con su exuberante abanico de protagonistas. En este caso se suma el hecho de que la duración original de la película iba a ser de tres horas, y en la reducción a 2, algunas subtramas pierden intensidad y más de un personaje queda con un desarrollo a mitad de camino, el senador que interpreta Cumberbatch seguramente recibió unos cuantos recortes en el montaje final. Así y todo, Pacto criminal está lejos de parecer un injerto o una obra parcial. El film tiene un tono coherente de principio a final, potenciado a través de una áspera atmósfera que lejos de buscar la complicidad del espectador, se emplaza en un acertado distanciamiento. La música del productor y Dj Junkie XL, que aquí firma con su verdadero nombre Tom Holkenborg, es el punto más arriesgado y sobresaliente dentro de un engranaje artístico en el que también descollan la fotografía y la dirección de arte, con una minuciosa ambientación en las escenas que transcurren los años '70 y '80.

Pacto criminal cumberbatch depp

Más allá de las internas entre la mafia y el FBI, están las crispadas confrontaciones entre los integrantes de la eternamente cuestionada oficina de investigación americana. El siempre eficaz Kevin Bacon se luce en las intensas escenas de tensión con su subordinado Joel Edgerton. Pero es sin dudas el vínculo entre los personajes portados por Depp y Edgerton el que está en el centro de la escena. Más allá de la alianza de intereses entre ellos, hay una amistad histórica que data de la infancia, y es aquí donde Pacto criminal traza sus líneas más sustanciosas, esas que se debaten entre la lealtad y la chance de una traición.

El director Scott Cooper elige un registro más cercano al testimonial, que al del análisis crítico de los nexos entre política, policía y mafia. De esta manera, su película se desliza sobre una zona de confort cuyo valor se eleva por el buen maridaje entre los recursos artísticos y técnicos con los que cuenta. El estilo seco y amoral que domina buena parte del relato, emparenta a este film con aquel cine áspero y desencantado que facturó Hollywood hacia comienzos de los '70. Un importante logro en tiempos de una industria que deambula entre tanques de superhéroes y fábulas tan pacatas como anémicas.

Pacto criminal

Black Mass / Estados Unidos / 2015 / 122 minutos / Apta mayores de 16 años / Dirección: Scott Cooper / Con: Johnny Depp, Joel Edgerton, Benedict Cumberbatch, Dakota Johnson, Kevin Bacon, Peter sarsgaard, Rory Cochrane, Jesse Plemons.

Opiniones (0)
20 de agosto de 2017 | 01:20
1
ERROR
20 de agosto de 2017 | 01:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial