opinión

Sínodo se escribe con "s" de serpiente

Leé y debatí con esta "Carta abierta a los cristianos exiliados (con motivo dela finalización del Sínodo de las Familias)", de Andrés Gioeni.

Sínodo se escribe con s de serpiente

 Desde los primeros tiempos la Serpiente se encargó de que la humanidad no pudiera tener una relación sana y madura con su Creador; que el hombre no pudiera acceder a un diálogo equilibrado, pacífico y en comunión con Dios.

Con su astucia, cuenta el Génesis, se llenó la boca de mentiras, presentó su propio relato de la realidad, impuso su interpretación del mandato divino, y disfrutó luego creando en el hombre una deuda permanente por haber desobedecido a las órdenes y reglas de Dios.

Se disfrazó de “ángel de luz” y embaucando con sus mentiras, nos hizo creer que era la dueña de la verdad y que podía decodificar y entender cuáles eran en el fondo los verdaderos planes y designios de Dios sobre lo que se debía o no hacer con el Árbol del Bien y del Mal. El final de esa historia lo sabemos todos. Adán y Eva quedaron excluidos, segregados del Paraíso, y tuvieron que emprender un nuevo destino, alejados de su antiguo hogar.

Un nuevo capítulo del Génesis (Gn 3, 1-24) se está escribiendo en el Sínodo de la Familia. La Serpiente se está encargando de volver a generar en la humanidad una aversión hacia Dios y alejarla de él una vez más. Al menos ese Dios que la Iglesia creepregonar.

Es que Sínodo se escribe con “S” de Serpiente. Se escribe con “S” de segregación, con “S” de separación.

Es muy probable entonces que la historia termine de un modo similar; en el Paraísosólo deberían quedar aquellos que “se porten bien” y “obedezcan las reglas”; el resto seremos excluidos de las puertas del Edén.

Un nuevo capítulo del Génesis (Gn11, 1-9)se está escribiendo en el Sínodo. Los Obispos y Cardenalespretenden construir una nueva Babel, participantes de todas las lenguas del mundo, vuelven a crear confusión y enfrentamientos, sin poder comunicarse, porque pretenden hacernos creer que ellos sí pueden acercarse a Dios y contemplar su rostro (o leer la Voluntad de Dios sobre los hombres).

Es que Sínodo se escribe con “S” de Soberbia, de arrogantes seres humanos que pretenden equipararse con Dios.

Un nuevo capítulo del Génesis (Gn 19, 1-29) se está escribiendo en el Sínodo. Los Obispos y Cardenales no quieren dar hospedaje “en su casa” a los extranjeros, aquellos que “de paso” por Sodoma, querían solamente pasar la noche. No, ellos se empecinan en volver a cometer uno de los peores pecados en los códigos de los pueblos seminómadas, ese pecado que condena la correcta y verdadera interpretación del texto: la falta de hospedaje, el dejar “al otro” a la intemperie, expuesto a las inclemencias y no querer refugiarlo o recibirlo bajo un mismo techo.

Es que Sínodo se escribe con “S” de Sodoma, aquella tierra donde llovió azufre y fuego porque sus habitantes se llenaron de egoísmo.

Ojalá Francisco pueda con las resoluciones de este encuentro, ir más allá en el tiempo, y en lugar de reescribir nuevos capítulos del Génesis, imite a Dios, separe la luz de las tinieblas, y del caos de este Sínodoredacte una encíclica que sea expresión de la primera frase con la que Dios irrumpe en la Biblia: “hágase la luz”.

Que renueve la frescura del mensaje evangélico, que reproduzca la Valentía del Buen Pastor y pueda prevalecer, como en la verdadera Historia de Salvación, la Misericordia sobre la Condena.

Para finalizar, de algo estaremos siempre seguros. El Génesis nos enseña que haber salido del Paraíso nos hizo autónomos y empezamos a depender de nuestras propias acciones y decisiones. Es hora de hacerse cargo de esa parte de la historia y dejar de pedir permisos para lo que es un derecho adquirido. Tenemos la vida por delante, ysomos constructores de nuestro propio destino. Sólo nosotros deberemos dar cuenta de nuestras decisiones y de nuestra felicidad que se forja día a día.

Ya nadie debe decirnos qué es lo que podemos o no podemos hacer. Ya nadie puede prohibirnosel acceso a los sacramentos. Como mucho podrán solamente aconsejar o exhortar. Y sino que revisen la doctrina, donde los sacramentos no son “premios por portarse bien”, sino más bien “alimento y gracia para continuar la peregrinación”.

Entonces, si un divorciado que se dio una nueva posibilidad cree en conciencia que puede acercarse a comulgar, pues no tiene que esperar ningún edicto que redacten desde Roma; basta con mirar a su interior y descubriren su conciencia, siempre informada y formada, si decide y desea acercarse al Sacramento. No debe ser una imposición externa.Nadie es dueño de prohibir la Comunión con Dios.

Ya no hay que subestimar a nadie. Es tiempo de dejar de lado la Fe infantil que se desentiende de las decisiones personales depositándolas en otros, sus pastores.Cada uno lo sabe en su intimidad. Cuando algo nos corresponde, pedir permiso es evadir la responsabilidad.

Cuántos divorciados se animaron a poner punto final, muchas veces con dolorosa renuncia, a situaciones de violencia, ya sea física o psíquica; a situaciones de indiferencia; a situaciones de engaño; a situaciones de desamparo; o simplemente a situaciones de insatisfacción. Y no sólo fueron capaces de dar ese paso significativo de dejar atrás lo que los dañaba, sino que decidieron correr el riesgo de recomenzar su camino y darse una nueva posibilidad, un nuevo sendero de liberación. ¡Vaya ejemplo para capitalizar! ¡Vaya testimonio de vida de quienes no se quedaron mirando hacia atrás, sino que siguieron caminando!Recordemos que en el Génesis quienes miran hacia atrás se convierten en estatuas de sal (Gn 19, 26).

Pedir permiso es evadir la responsabilidad. Y cuántos riesgos se corren. Muchas veces atrás de una mujer golpeada hay una persona que intentó seguir el consejo o la recomendación de un cura obtuso que le dijo que debía seguir al lado de su marido a pesar de todo. O atrás de un matrimonio infiel y desdichado hay una insistencia desmedida en preservar el valor de un sacramento a costa de la mentira, el ocultamiento y la falta de respeto.

Estas máximas se extienden del mismo modo a los demás cristianos de la periferia. Si un homosexual quiere creer, o un creyente salir del armario y reconocer su identidad sexual, nadie puede restringirles ese derecho. Es tiempo de dejar de repetir mentiras ya reconocidas y asumidas por cuantiosos estudios teológicos y bíblicos. En la Biblia no hay textos objetivos que condenen las relaciones consentidas entre personas del mismo sexo. Y si una pareja de homosexuales o lesbianas, quieren conformar una familia y llamarla de ese modo, no tienen que pedir permiso a la religión. Tienen todo el derecho humano, y hasta la obligación de llamarse familia. Y no es un insulto ni una burla hacia esa institución, sino un enriquecimiento y una contribución a la diversidad y un reconocimiento de la creatividad de la creación de Dios. Es reconocer y aceptar que las relaciones humanas crecen, maduran y se repliegan a lo largo de la historia, con respeto y diversidad. Nadie puede arrogarse el derecho de restringir ese nombre por discriminación de algún tipo, ni impedir la posibilidad de llamar con esa palabra tantas valiosas experiencias familiares. Y menos aún podrán negarles que sus hijos o hijas puedan ser bautizados, o excluirlos de algún Sacramento por arrogancia o capricho.

Porque en el fondo, Sínodo, si se trata de un Sínodo de Familias, debería escribirse con “S” de Solidaridad, con “S” de Sencillez, con “S”de Sensatez, con “S” de Sexualidad, con “S” de Servicio. Con “S” de Sabiduría.

(*) Andrés Gioeni. Ex sacerdote católico mendocino. Actor, escritor.

Opiniones (10)
21 de agosto de 2017 | 12:05
11
ERROR
21 de agosto de 2017 | 12:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. tatohe23 de Octubre de 2015 | 11:59: "Quien a vosotros no escucha, es a Mí a quien no escucha". Son palabras de Nuestro Señor, que me dan la confianza de presentarme ante el Señor, habiendo preservado el déposito de la fe "en vasijas de barro", como dice el Apóstol. La Iglesia no es dueña de la verdad, es depositaria. Tan sólo, un simple laico, tiene que ser fiel al depósito, y en eso estoy en paz. unmendocinomas23 de Octubre de 2015 | 14:37. Dice Ud: "La fe no se inculca con las escrituras ni con el Código del Derecho Canónico, sino con corazón", pero el corazón es cambiante y es lo más débil del hombre. Un día amamos y otro odiamos. La fe es creer, y al creer se otorga la fe en cuanto virtud infusa o don de Dios. Repasemos el catecismo bimilenario. Tantos santos no pueden estar equivocados. El padre Pio, cuyo cuerpo está incorrupto, no puede estar equivocado. La fe se apoya en la razón para que el corazón pueda amar razonablemente, pues no se puede amar a quien no se conoce. ¿Quién es Dios? ¿Qué nos pide? Está en las Escrituras y en la Tradición apostólica (esto último es lo que se ataca desde todos lados, desde la oscura época de Lutero)
    10
  2. publiquen mi comentario, no ofendí a nadie
    9
  3. Me imagino que a esthorace y jcgsl le debe provocar uritcaria cada vez que ven el decir y el hacer de Francisco.La fe no se inculca con las escrituras ni con el Código del Derecho Canónico, sino con corazón. Como dice el dicho "comen santo y c... diablo".
    8
  4. jcglsl: Le digo lo mismo que a esthorace. Yo en contra de lo que sostienen algunos grupos de homosexuales, pienso que la homosexualidad no es una decisión libre... ¿Puede Dios condenar a alguien que no es libre de decidir? Dejemos estas cosas bajo la vara del juicio divino y no condenemos nosotros. La Biblia dice: "con la misma vara conque medís serás medido".; y nos insta a no condenar, porque eso es asunto absolutamente divino.
    7
  5. Son más papistas que el Papa, relajen chicos... La religión es un invento para dominar pueblos e intentar explicar cosas que no tienen explicación. Por suerte estamos en el Siglo XXI y la mayoría de las cosas se pueden explicar por la ciencia y no por la presencia de ningún "Dios" o algo parecido Y por suerte para ustedes, el Papa es bastante abierto de mente y está logrando que la Iglesia abarque a cada vez más personas en el mundo. Lo que me resulta gracioso es que critican el aborto, el matrimonio igualitario, el uso de anti conceptivos... Pero hacen la vista gorda ante la complicidad de la Iglesia con las dictaduras más feroces de la historia, con los miles de curas violadores y toda la mugre que ya todos conocemos
    6
  6. Es simple. Si les das una lección de conocimiento, es malo. Si por otro lado les dices lo que piensas sin filtros, es malo. Si les dicen su condición a partir de "su" propia elección de vida corrupta, eres malo y discrimanador. Si les dices en las condiciones que se encuentran y que están fuera de la gracia de Dios, es malo y dagmático. En definitiva, si se dieran cuenta que a cada segundo de vida, mueren, verían lo cerca que nos encontramos de pronto tener que rendir cuentas. esthorace: Déjelos, ellos solos eligieron ese camino y no somos quienes para pretender se salven.- Viven la vida, como si nunca fueran a morir, ni rendir cuentas.-
    5
  7. esthorace: ¿No tiene temor de presentarse algún día delante de Dios con tanto dogmatismo y prejuicio? ¿Qué le dirá el Señor que amorosamente dijo al criminal de la cruz "hoy estarás conmigo en el paraíso" sin pedirle ningún ritual? Jesús compartión con los pecadores, ignoró a los políticos, pero no pudo soportar a los fariseos hipócritas... Pienselo en vez de andar premeditando denuncias absurdas. Que mi Dios, de perdón y de amor, lo bendiga.
    4
  8. Sr. Andrés, dice Ud.: "Nadie es dueño de prohibir la Comunión con Dios": Al hablar de la Iglesia Católica parece ser católico. Mi deber como confirmado es corregirlo, aunque sea por este medio. Debería leer la doctrina acerca de la gracia, doctrina de Nuestro Señor, los Apóstoles y los Santos Padres de la Iglesia. San Agustín, "Doctor de la gracia" desde el siglo IV ya ha hablado sobre la gracia. Pues bien, el sacramento de le eucaristía es un sacramento para quienes viven en estado de gracia, se le llama "sacramento de vivos". No se puede recibir la eucaristía en estado de pecado mortal o, como es lo mismo, no estar en estado de gracia. "Quien come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. (?) El que come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propia condenación." (1 Co 11, 27.29) Es indigno recibirlo en estado de enemistad con Dios, como es el caso del concubinato, pues el concubino "ha separado lo que Dios a unido" faltando al sexto y noveno mandamiento. Hay muchísimos pasajes en la Escritura donde Nuestro Señor y la Iglesia hablan sobre el matrimonio y la homosexualidad. Soberbia sería "hacernos como dioses" y caer en la tentación de la serpiente y querer cambiar las divinas palabras. Recordemos que San Juan Bautista fue alabado por Cristo, y sabemos que murió decapitado por denunciar un caso de concubinato público. Separarse de la Iglesia es dejar de tener fe. La fe es creer en todo lo que Nuestro Señor reveló a los apóstoles y profundizaron sus sucesores. Si empezamos a hacer recortes porque queremos ser como dioses, conocedores del bien y del mal, y creernos más misericordiosos que el mismo Evangelio, ya nos formaríamos una propia religión, una religión del hombre y no de Dios. La fe si se recorta, deja de ser fe. La negación de uno de sus dogmas nos separa de la comunión de las gracias con la Iglesia, cuya cabeza es el mismísimo Cristo. Ya que ha hecho público lo que piensa, Ud. mismo se separa de la Iglesia si sigue manteniendo esta doctrina heterodoxa, lo que se llama "herejía". Si sigue sosteniendo este pensamiento pernicioso para su alma y para quienes lo escuchan, nos veremos obligados a denunciarlo al Ordinario de su jurisdicción para que proceda conforme al Código de Derecho Canónico, y pueda hacer pública su excomunión por pertinaz en herejía pública y notoria. Ojalá no suceda y reflexione. Acepte lo que misericordiosamente enseña Nuestro Señor y su Iglesia ha reproducido durante siglos... No hay mayor misericordia que lo que enseña la Iglesia. Lo demás es un engaño del maligno, como está escrito.
    3
  9. Jesús murío para liberarnos del pecado original, enotnces de que sentimiento de culpa o que culpa tenemos ahora los creyentes. Solo el gozo de esa buena nueva, pero la Iglesia siempre pretende que vivamos en un sentimiento de culpa permanentente, porque la culpa permanente se recuerda... y con ella se manipula. Hoy somos libres. Viviamos nuestra religiosidad con sabiduria. Punto aparte: que extraño que un DIOS nos castigue de tal manera porque el hombre, imperfecto por naturaleza, se dejó seducir. No creo en ese Dios vengativo. En la Biblia el Dios del antiguio testamento no es el mismo Dios "compasivo y de gran misericordia" que se pregona en el nuevo testamento.
    2
  10. Andrés: La Biblia dice que el juicio es de Dios y prohíbe juzgar y condenar. Por eso estoy en muchas cosas de acuerdo con vos, aunque debo aclararte que al principio de tu opinión pareciera que toda la culpa la tiene la serpiente; pero en realidad fue el hombre quien decidió desobedecer a Dios. Por eso todos estamos bajo el mismo juicio y por eso Jesús murió y resucitó para salvarnos a todos. No hay mayor hipocresía que condenar al otro que lo único que hace es tener otros pecados distintos a los nuestros.
    1
En Imágenes